Tres meses y una semana transcendental para el Gobierno italiano de coalición

Por Publimetro Colombia

Roma, 28 jul (EFE).- Cuando se cumplen hoy tres meses desde su juramento, el Ejecutivo italiano afronta una semana transcendental, pendiente de una posible inhabilitación del ex primer ministro Silvio Berlusconi que pueda hacer saltar por los aires la coalición gubernamental que lidera Enrico Letta.

A las puertas de los cien días de cortesía que se suele dar a un Gobierno para empezar a valorarlo, el Ejecutivo ve cómo tiene que ir ya echando cuentas con la posible inestabilidad que puede desatar el Tribunal Supremo si ratifica la condena de 4 años de prisión y 5 de inhabilitación a Berlusconi por fraude fiscal.

Berlusconi insiste en que la decisión del Supremo, que comenzará a analizar este martes el caso Mediaset, no tendrá consecuencias, por su parte, sobre un Gobierno que tiene por número dos a su delfín político, Angelino Alfano, aunque la posibilidad de la inhabilitación pesa como una losa en su partido.

Y no sólo, la condena a “il Cavaliere” y su inhabilitación, que supondría la retirada inmediata de su escaño de senador, puede ser definitiva también en el Partido Demócrata (PD) de Letta, que da muestras de una gran división interna y en la que puede surgir una rebelión de quienes no puedan ser capaces de mantener la alianza con una formación con un líder condenado en firme.

Más allá de lo que ocurra el martes, lo cierto es que el Ejecutivo y sus dos cabezas visibles, el socialdemócrata Letta y el conservador Alfano, vive desde el inicio en medio de un tira y afloja, el que llevan a cabo la formación del jefe del Gobierno desde la izquierda y la del viceprimer ministro desde la derecha.

En estos tres meses, el gabinete de Letta ha aprobado una gran cantidad de reformas de tipo institucional, económico y social que han ido acumulándose en el Parlamento en una especie de efecto embudo y que han quedado eclipsadas por las dos grandes cuestiones sobre las que el partido de Berlusconi ha dado la batalla: el bloqueo de la subida del IVA y del impuesto a la primera vivienda.

La formación de “il Cavaliere” sigue presionando para la supresión definitiva de estas dos medidas después de haber logrado que el Gobierno aplazara unos meses el pago de la cuota de junio del impuesto sobre la vivienda habitual y la subida de un punto del IVA en su tipo general, hasta el 22 %.

Los conservadores quieren una supresión definitiva de la tasación sobre la vivienda habitual, mientras el Gobierno trabaja para lograr una nueva fórmula, antes de que termine agosto y siempre sin desviarse del compromiso de 2,9 % de déficit para 2013.

Los aplazamientos de estas dos medidas han llevado a muchos críticos con el Gobierno a calificarlo como el Ejecutivo de la “sospending review”, un juego de palabras inglesas e italianas que se sirve del término de Mario Monti “spending review” (revisión del gasto) para denunciar que el actual gabinete lo único que hace es dejar en “suspenso” medidas aprobadas en el pasado.

A pesar de que esto sea lo más mediático, Letta cuenta ya a sus espaldas con un amplio bagaje de medidas aprobadas en el Consejo de Ministros: desde la supresión de la financiación pública directa a los partidos políticos, la supresión de las provincias de la Constitución, hasta la equiparación de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio y los adoptados.

El Gobierno ha aprobado también la ley que instituye el camino a seguir para llegar, en un plazo de 18 meses, a las grandes reformas constitucionales, como la reducción del número de parlamentarios o la superación del bicameralismo perfecto.

En estos tres meses, Letta se ha esforzado además en dar un nuevo impulso a las políticas económicas en la Unión Europea (UE), con una mayor atención al desempleo juvenil, y ejemplo de ello fue la cumbre de ministros de Economía y Empleo de las cuatro primeras economías de la eurozona que organizó a mediados de junio en Roma.

Fruto de ese espíritu es el plan que, en clave italiana, aprobó el pasado 26 de junio, que contempla 1.500 millones de euros entre fondos nacionales y europeos y detracciones de hasta 650 euros al mes para las empresas por cada trabajador de menos de 30 años que contraten indefinidamente o temporal que hagan indefinido.

Más allá de lo que ocurra el martes, con un Berlusconi que hoy se muestra dispuesto a ir a la cárcel si es condenado a pesar de su edad, Letta prosigue con su trabajo y mañana se reúne en Atenas con homólogo griego, Andonis Samarás, para preparar las presidencias de turno de la UE que Grecia e Italia tendrán en 2014.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo