El líder de la oposición camboyana denuncia un posible fraude en las elecciones

Por Publimetro Colombia

Phnom Phen, 27 jul (EFE).- El líder de la coalición opositora camboyana, Sam Rainsy, denunció hoy un posible fraude en las elecciones generales de este domingo, en las que el actual primer ministro, Hun Sen, parte como favorito.

Rainsy, quien regresó a Camboya hace unas semanas tras pasar cuatro años de exilio en Francia y recibir un perdón real a una condena de once años de prisión, indicó que su partido había descubierto la duplicidad en las listas de decenas de miles de votantes que supuestamente les permitirá emitir su voto en varios circuitos electorales.

“Más personas van a votar por nosotros. Pero sospecho que el partido en el poder, sabiéndolo esto, hará más trampas”, declaró ante los medios Rainsy, quien además denuncio que la tinta indeleble utilizada se puede quitar fácilmente.

El líder opositor, a quien las autoridades le denegaron la participación como candidato al alegar que era muy tarde para inscribir su nombre en el registro electoral, llamó “cobarde” al primer ministro camboyano.

“Si el primer ministro quiere mantener su posición debe de ser lo suficientemente valiente para enfrentarse conmigo. (La negación) Es muy injusta y muestra que él es realmente un cobarde”, señaló el opositor.

El gobernante Partido del Pueblo de Camboya (PPC), liderado por Hun Sen, buscará repetir la mayoría de dos tercios (90 de 123 escaños) que logró en los anteriores comicios y que le permitió gobernar en solitario por primera vez desde el restablecimiento de la democracia en 1993.

Enfrente tendrá al Partido para el Rescate Nacional de Camboya (PRNC), la coalición formada por el Partido Sam Rainsy (PSR) y el Partido de los Derechos Humanos (PDH), que lograron 26 y 3 escaños respectivamente hace cinco años.

Otras seis formaciones con escasas posibilidades de obtener representación también se presentan, incluido el monárquico FUNCINPEC, el principal oponente de Hun Sen hasta 2003 pero que, reducido por las deserciones al PPC, obtuvo solo dos escaños en 2008.

Unos 9,6 millones de camboyanos están convocados a votar mañana en las elecciones generales para elegir primer ministro para los próximos cinco años.

“Mañana no es el final de nuestra lucha, sino que será el comienzo de la lucha por la democracia real”, sentenció Rainsy.

Phnom Penh, 27 jul (EFE).- Unos 9,6 millones de camboyanos están convocados a votar mañana en las elecciones generales en las que el primer ministro, Hun Sen, en el cargo desde hace 28 años, parte como favorito ante una reforzada oposición que presenta una candidatura unitaria.

El gobernante Partido del Pueblo de Camboya (PPC) buscará repetir la mayoría de dos tercios (90 de 123 escaños) que logró en los anteriores comicios y que le permitió gobernar en solitario por primera vez desde el restablecimiento de la democracia en 1993.

Enfrente tendrá al Partido para el Rescate Nacional de Camboya (PRNC), la coalición formada por el Partido Sam Rainsy (PSR) y el Partido de los Derechos Humanos (PDH), que lograron 26 y 3 escaños respectivamente hace cinco años.

Otras seis formaciones con escasas posibilidades de obtener representación también se presentan, incluido el monárquico FUNCINPEC, el principal oponente de Hun Sen hasta 2003 pero que, reducido por las deserciones al PPC, obtuvo solo dos escaños en 2008.

Los comicios, los quintos en democracia, se celebran tras una campaña electoral agitada a última hora por el regreso al país del líder opositor Sam Rainsy, que tras pasar cuatro años de exilio en Francia recibió este mes un perdón real a una condena de once años.

Miles de seguidores salieron el pasado viernes a las calles de Phnom Penh para recibir a Rainsy, quien desde entonces ha capitalizado la campaña del PRNC a pesar de que no ha recibido el permiso de la Comisión Electoral para presentarse como candidato.

El portavoz del PRNC, Yim Sovann, dijo a Efe que el retorno del líder carismático contribuirá a mejorar las opciones de la coalición.

“(Rainsy) Es muy querido por la gente y esto nos dará muchos apoyos. Esperamos ganar la mayoría. Si las elecciones son libres y justas, estamos convencidos de que las ganaremos”, dijo el portavoz que denunció amenazas y sabotajes de seguidores del PPC contra actos electorales de la oposición.

Sovann criticó el control del PPC de todos los estamentos del Estado y de la mayoría de periódicos y televisiones, que evitaron informar de la multitudinaria recepción a Rainsy y han restringido el espacio dedicado a la oposición.

Observadores internacionales han denunciado irregularidades en el registro de voto, en cuyas listas no aparece un 10 % de los electores mientras que, según el diario Phnom Penh Post, hay un aumento sospechoso del censo -con centenares de nombres duplicados- en las circunscripciones más disputadas.

El Gobierno camboyano ha recibido críticas de EEUU y del relator de la ONU por los derechos humanos en Camboya por retirar el acta, la inmunidad y los salarios a los diputados del PSR y PDH que se adhirieron a la nueva coalición, y por intentar prohibir la emisión de noticias elaboradas fuera del país durante la campaña.

Esto se añade a la mala reputación por abusos de los derechos humanos y la rampante corrupción que arrastra el gobierno de Hun Sen, instalado en el poder desde 1985 por Vietnam, cuyo Ejército había ocupado Camboya seis años antes tras derrocar al Jemer Rojo.

El primer ministro ha defendido su candidatura agitando el temor a una guerra civil en el caso de que pierda las elecciones pero también exhibiendo los logros de su gestión, que han llevado a la economía camboyana a crecer por encima del 7 % desde 1998.

El progreso económico, la mejora de infraestructuras y servicios y la consolidación de la paz hace que el 80 % de los camboyanos considere que el país progresa en dirección correcta, según una encuesta de enero del International Republican Institute.

A pesar de las irregularidades, la campaña electoral se ha desarrollado sin incidentes graves, lejos de la violencia y el clima de amenazas que lastraron las convocatorias anteriores, y con una participación ciudadana inédita.

La televisión estatal retransmitió por primera vez un debate entre candidatos y los dos principales partidos han organizado actos multitudinarios durante una campaña marcada por la irrupción de Facebook y otras redes sociales.

“Son las primeras elecciones en las que la información ha circulado ampliamente gracias a las redes sociales y en las que los jóvenes han sido más activos”, dijo a Efe el analista político Khieu Vicheanon.

El experto coincide en los pronósticos que dan como ganador al PPC y señala que una oposición más fuerte “obligará al Gobierno a hacer las reformas necesarias” y a consolidar la democracia en el país.

“No creo que haya vuelta atrás hacia modelos autoritarios”, dijo Vicheanon que, en cambio, lamentó que ninguno de los dos partidos principales exponga sus planes de desarrollo económico y social.

“Nadie habla de que Camboya es, con Laos, el país de la región que destina menos recursos de su presupuesto a educación”.

Jordi Calvet

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo