La oposición siria reitera que la misión de la ONU debe acceder a todas zonas

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 26 jul (EFE).- La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, reiteró hoy la necesidad de que la misión de la ONU para investigar el presunto uso de armas químicas en territorio sirio debe tener acceso ilimitado a todas las partes del país.

En un comunicado, la CNFROS dio la bienvenida a la visita a Damasco del jefe de esa misión, Ake Sellström, que el miércoles llegó a la capital acompañado por la Alta Representante de Naciones Unidas para el Desarme, Angela Kane.

La coalición destacó que las pruebas reunidas por civiles sirios y los informes aportados por Turquía, Francia, el Reino Unido y EEUU confirman que el régimen de Bachar al Asad ha empleado armamento químico en distintos puntos de Siria.

“Esto se considera una violación flagrante de las convenciones internacionales y un crimen contra la humanidad”, subrayó la CNFROS.

La agrupación se mostró confiada en que el equipo de Sellström trabaje de forma profesional e imparcial, “aunque está preocupada por su capacidad de llevar a cabo una investigación completa”.

Recordó que el régimen ha afirmado que restringirá los movimientos de la misión y su acceso al territorio sirio.

La CNFROS reiteró su voluntad de cooperar incondicionalmente con la misión e instó a los investigadores a visitar las zonas ocupadas por los rebeldes, donde podrán llevar a cabo una investigación “completa e imparcial”.

Hasta ahora, el equipo de expertos no ha recibido permiso de las autoridades sirias para desplegarse en el país por las diferencias sobre el alcance que tendrá la misión.

El lunes, los insurgentes tomaron el control de la localidad de Jan al Asal, en la provincia norteña de Alepo, tras choques con las fuerzas de Al Asad.

El régimen acusa a los insurgentes de haber lanzado el pasado 19 de marzo proyectiles con sustancias químicas en esa población, donde, según las autoridades, 26 personas fallecieron, 16 de ellas soldados.

El Gobierno sirio hasta ahora han rechazado el despliegue del equipo de inspectores de la ONU a menos que se limite a trabajar en Jan al Asal.

Ayer, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, confirmó que ya han muerto más de 100.000 personas en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011.

El Cairo, 26 jul (EFE).- Un periodista de la televisión siria Orient, cercana a la oposición, y dos miembros de su equipo técnico han sido secuestrados en la periferia de Alepo, en el norte del país, informó hoy el propio canal en un comunicado.

El corresponsal de la emisora en Alepo, Obeida Batal, y sus dos compañeros fueron capturados ayer por un grupo armado no identificado, que irrumpió en las oficinas de la cadena en Tal Refat, en los suburbios norteños de Alepo.

Los secuestradores robaron, además, el equipamiento que había en el lugar y el vehículo empleado para las emisiones en directo.

El propietario del canal, Gasan Abud, hizo un llamamiento en la nota a organizaciones internacionales, como la Media Luna y la Cruz Rojas, así como a las agencias de la ONU para que intervengan en este caso.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal grupo opositor, condenó, por su parte, en un comunicado el secuestro, y subrayó su compromiso, en colaboración con el rebelde Consejo Militar Sirio, de proporcionar protección “total a los periodistas en áreas liberadas” y de juzgar a quienes infrinjan la ley en esas zonas.

El miércoles, el fotoperiodista polaco Marcin Suder fue secuestrado supuestamente por un grupo islamista en la provincia de Idleb, en el noroeste de Siria.

Según Reporteros sin Fronteras (RSF), hay quince periodistas extranjeros secuestrados o desaparecidos en Siria, “uno de los lugares más peligrosos en el mundo para los actores de la información”.

El Cairo, 26 jul (EFE).- Más de 150 soldados sirios murieron entre el 22 y el 23 de julio durante combates con los rebeldes por el control de la localidad de Jan al Asal, en la provincia septentrional de Alepo, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La organización, que citó a activistas como fuentes, explicó que 51 de esos militares murieron en ejecuciones sumarias.

El lunes pasado, los insurgentes se hicieron con el control de Jan al Asal, en el oeste de Alepo.

El Observatorio difundió hoy un vídeo en el que aparecían imágenes de decenas de cadáveres de efectivos de las fuerzas del régimen y milicianos gubernamentales fallecidos en los días previos a la toma de los rebeldes de Jan al Asal.

Esta localidad es clave porque antes de ser capturada por los opositores fue bastión de los soldados de régimen, desde donde protegían varios cuarteles castrenses al sur de Alepo.

La toma de Jan al Asal puede afectar al despliegue de la misión de la ONU para investigar el uso de armamento químico en Siria, porque el régimen lo condiciona a que se ciña a esta población, donde, según las autoridades, en marzo 26 personas fallecieron por un ataque rebelde con proyectiles que contenían sustancias químicas.

El miércoles llegaron a Damasco el jefe de esa misión, Ake Sellström, y la Alta Representante de las Naciones Unidas para el Desarme, Angela Kane, para analizar con el Gobierno sirio los detalles del despliegue.

Ayer, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, confirmó que ya han muerto más de 100.000 personas en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo