Israelíes y palestinos negocian la posible liberación de presos, según una agencia

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 28 jun (EFE).- Israelíes y palestinos negocian en secreto una posible puesta en libertad de palestinos presos en cárceles israelíes antes de los Acuerdos de Paz de Oslo de 1993, indicó hoy la agencia palestina Maan.

Amin Shuman, director del Alto Comité de Coordinación para la Liberación de los Prisioneros, informó a esa agencia independiente de la negociación, que coincide con la visita a la zona del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y su esfuerzo para relanzar el proceso de paz entre las partes, estancado desde septiembre de 2010.

La liberación de los prisioneros que llevan en las cárceles dos décadas o más es un compromiso que el Gobierno israelí adquirió en el Memorando de Sharm El Sheij de 1999 y que aún no ha cumplido y, también, una de las exigencias impuestas por el presidente palestino, Mahmud Abás, para reiniciar el diálogo.

Se trata de 107 presos, de los alrededor de 5.000 palestinos que están a día de hoy en cárceles israelíes.

Según el analista político palestino Hani Al Masri, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, podría estar considerando la liberación de los reos en distintas fases durante el periodo de negociaciones, señaló Maan.

Ayer y hoy Kerry lleva a cabo una intensa actividad diplomática en la zona para conseguir que Abás y Netanyahu se avengan, si bien no a relanzar el proceso de paz, al menos a mantener un encuentro cara a cara en una fecha próxima.

El secretario de Estado se reunió ayer en Ammán con el rey Abdalá II y en Jerusalén con Netanyahu y hoy regresó a la capital jordana para encontrase con Abás y, posteriormente, volvió a la ciudad santa para entrevistarse de nuevo con el jefe del Gobierno israelí y cenar con el presidente, Simón Peres.

Jerusalén, 28 jun (EFE).- El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha tenido hoy una maratoniana jornada con idas y venidas entre Ammán y Jerusalén para convencer al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y al presidente palestino, Mahmud Abás, de que se sienten cara a cara.

Kerry concluirá esta intensa jornada con un encuentro y una cena con el presidente israelí, Simón Peres, después de entrevistarse hoy con Abás en Ammán, en una reunión en la que, según informó a Efe una fuente diplomática jordana, no se consiguió avanzar en el desbloqueo de las conversaciones de paz entre palestinos e israelíes.

Si bien ninguno de los encuentros de Kerry fue seguido por declaraciones oficiales ni ruedas de prensa, fuentes diplomáticas jordanas confirmaron a Efe que la entrevista con Abás -de dos horas y media y en la que participaron el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, y el portavoz presidencial, Nabil Abu Rudaineh- no dio los frutos previstos ni consiguió desbloquear el diálogo de paz.

“No ha habido un progreso tangible como resultado de la reunión, debido a la continuada intransigencia israelí y al fracaso de Kerry en convencerles para detener la construcción de asentamientos”, señaló la fuente, que pidió el anonimato.

Se trata de la quinta visita de Kerry a la zona y su último e intenso esfuerzo diplomático para devolver a sus raíles un proceso de paz que agoniza desde septiembre de 2010.

La llegada de Kerry a la región ha estado precedida por declaraciones de uno y otro lado mostrándose partidarios de un acuerdo de paz y dispuestos a negociarlo, pero también de anuncios israelíes de nueva construcción de colonias en Cisjordania ocupada y de recordatorios palestinos de que, mientras los asentamientos sigan creciendo, no hay nada que hablar.

Según medios israelíes y palestinos, el objetivo de Kerry con este viaje es lograr, al menos, el compromiso de ambas partes para sentarse en un cara a cara que tendría lugar en Ammán y que trata de impulsar para la próxima semana.

Para ello, intenta también arrancar gestos de buena voluntad a uno y otro lado, como la liberación de presos palestinos o una rebaja de las condiciones que éstos imponen para volver a la mesa de negociaciones.

Pero, para que Abás se siente con Netanyahu, el liderazgo palestino exige que haya una declaración pública israelí sobre el establecimiento del Estado palestino en las fronteras de 1967, algo a lo que hasta ahora el primer ministro israelí se ha negado de plano con el argumento de que deberá determinarse durante las negociaciones y no ser una precondición.

En una reciente entrevista a la cadena catarí Al Yazira, Abás aseguró que está dispuesto a reiniciar las negociaciones de paz, pero ello depende de “la seriedad del Gobierno israelí sobre el alcance de un acuerdo en base a la solución de dos Estados”.

En las últimas semanas se han repetido las declaraciones de ambos líderes asegurando su disposición a negociar y Netanyahu llegó a decir que está dispuesto a sentarse en una tienda de campaña que Kerry coloque entre Jerusalén y Ramala y a no levantarse de ella hasta que haya un acuerdo.

Ayer, el jefe del Gobierno israelí afirmó durante una ceremonia militar que Israel “no quiere un Estado binacional” y que es necesario “llegar a un acuerdo con los palestinos”, un paso que “eliminará sus salvajes acusaciones contra el Estado judío”.

Ante una posible reunión de las dos partes, la Unidad para las Negociaciones de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) envió esta semana un comunicado en el que indica que su posición respecto a las condiciones para la reanudación del proceso de paz no ha cambiado.

La OLP exige “un cese total de todas las actividades de colonización en el Estado ocupado de Palestina, incluido en Jerusalén Este”, tal como pedía la Hoja de Ruta de 2003, y un compromiso de centrar el diálogo en “la creación de un Estado palestino en las fronteras de 1967”.

Tras el sonoro fracaso del lanzamiento de negociaciones de 2010, anunciado por todo lo alto en Washington con el apadrinamiento del presidente estadounidense, Barack Obama, y que se suspendió tres semanas después de comenzar, la Casa Blanca no puede jugarse de nuevo el tipo con un nuevo reinicio del diálogo que no lleve a ningún lado.

Si bien un encuentro cara a cara mejoraría la actual situación de desconexión entre las partes, lo alejado de las posiciones israelíes y palestinas y la composición del Gobierno del primero, con varios miembros del gabinete opuestos rotundamente a la solución de dos Estados, generan serias dudas sobre la viabilidad de un proceso de paz en estos momentos.

Ana Cárdenes

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo