La oposición egipcia cree que el discurso de Mursi está lejos de la realidad

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 27 jun (EFE).- Activistas, intelectuales y opositores criticaron hoy el discurso en el que anoche que hizo balance de su primer año en el poder el presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, al que acusaron de estar lejos de la realidad.

El escritor Alaa al Aswany calificó de “triste” el discurso del mandatario, porque “confirma que los Hermanos Musulmanes (grupo al que pertenecía Mursi hasta antes de ser elegido presidente) viven en un mundo virtual, totalmente lejos de la realidad”, en un comentario en Twitter.

Al Aswany insistió en que las protestas contra el presidente convocadas por la oposición para el próximo día 30, con motivo del primer aniversario de su ascensión al poder, serán el “final de Mursi”.

Uno de los dirigentes del opositor Frente de Salvación Nacional, el izquierdista Hamdin Sabahi, opinó que la alocución de Mursi “no está ni a la altura del momento, ni de la Presidencia, ni responde a la voluntad del pueblo”.

“La Presidencia de Egipto es más grande que la capacidad de Mursi”, dijo Sabahi a la cadena de televisión por satélite ONTV, ya que, a su juicio, el jefe de Estado quiere alejar el país de los objetivos de la revolución que acabó con el régimen de Hosni Mubarak en febrero de 2011.

El opositor, también líder del partido Corriente Popular, instó a Mursi a renunciar a su cargo por lo que consideró su fracasó en administrar el Estado.

El joven activista revolucionario Wael Ghonim lamentó en Facebook las críticas que lanzó Mursi ayer contra los jueces y los opositores.

Ghonim, antiguo ejecutivo de la multinacional Google que instigó la pasada revolución egipcia desde las redes sociales, auguró que el presidente utilizará los tribunales militares para juzgar a sus detractores, tal y como hacía Mubarak con los miembros de los Hermanos Musulmanes.

En su discurso, Mursi mencionó a la minoría cristiana, que se queja de estar discriminada frente a la mayoría musulmana, y aseguró que el antiguo régimen aterrorizó a los coptos hablando de la amenaza islamista.

El activista cristiano Sherif Ramzy, fundador del Movimiento Coptos sin Fronteras, destacó en un comunicado que los miembros de su comunidad “no temen ni a los regímenes islamistas ni a los no islamistas”.

Para Ramzy, los cristianos trabajan junto a sus “hermanos” musulmanes para derrocar a cualquier régimen corrupto que use la religión como tapadera.

En su discurso, que duró más de dos horas, Mursi culpó a los restos del anterior régimen de causar problemas y querer destruir la democracia en el país.

El mandatario egipcio reconoció haber cometido “muchos errores” y que se necesitan reformas “no convencionales, profundas y rápidas”.

El Cairo, 27 jun (EFE).- El jeque salafista Yaser Borhami, una de las personalidades más influyentes del movimiento en Egipto, pedirá la dimisión del presidente, Mohamed Mursi, “si millones de personas participan” en las protestas convocadas por la oposición para el domingo.

Borhami apuntó en una entrevista con Efe que “si el número de manifestantes supera el que votó al presidente actual (13 millones), la única salida constitucional que tiene Mursi es la dimisión”.

El vicepresidente del grupo Dawa Salafiya (Predicación Salafista), de 55 años, explicó que su grupo no tomará parte en las protestas previstas estos días a favor y en contra de Mursi porque, a su juicio, Egipto se encuentra en un “periodo sensible, que incluye llamamientos a la violencia de todas las partes”.

Para él, su movimiento se encuentra en un lugar intermedio entre los dos bandos de la actual polarización, los Hermanos Musulmanes y el opositor Frente de Salvación Nacional, y dedica sus esfuerzos a hallar una solución política a la crisis.

“No queremos derrocar al presidente y, al mismo tiempo, tememos por el futuro del Estado egipcio si se le hace caer de una manera inconstitucional”, subrayó.

Borhami, que trabaja como pediatra en la ciudad mediterránea de Alejandría, expresó su temor ante un posible estallido de actos violentos durante la protesta del domingo, que se produce, en su opinión, en un momento de circulación descontrolada de armas entre la población.

Predicación Salafista, en cuya fundación participó Borhami en la década de 1970, es el germen del partido Al Nur, el segundo más votado en las elecciones legislativas.

Según Borhami, su grupo, que se ha distanciado paulatinamente de los Hermanos Musulmanes y de Mursi durante el primer año de mandato presidencial, está interesado en participar en la administración del país, pero no en gobernarlo.

El principal punto de fricción con Mursi que reconoce este líder salafista afecta a las relaciones de Egipto con Irán, y, particularmente, al acuerdo que El Cairo firmó con Teherán para permitir el intercambio de turistas.

Los grupos salafistas, seguidores de una ideología rigorista y ultraconservadora del islam suní, consideran herejes a los chiíes y acusan a Irán de tener la intención de propagar las ideas del chiísmo dentro de las sociedades suníes.

“El proyecto iraní es un proyecto persa-chií y representa un peligro para todo Oriente Medio. Su ejemplo en el Líbano es Hizbulá, que ha formado un ente independiente del Estado, y si eso sucediera en Egipto sería muy dañino”, consideró.

Por ello, el predicador pidió que haya una cooperación entre todas las corrientes y las instituciones del Estado para resistirse contra esa “expansión chií”, y reclamó más colaboración entre Egipto y los países del Golfo Pérsico.

Respecto al ejecutivo del primer ministro egipcio, Hisham Qandil, Borhami señaló que este es “muy débil” y que no ha abordado los problemas diarios de los egipcios, por lo que cuestionó el “apego” que Mursi ha mostrado hacia él.

Además, lamentó que todavía existan casos individuales de tortura en las cárceles y recordó que la mentalidad de varios responsables del Ministerio de Interior está anticuada y “están esperando la oportunidad para volver a las prácticas anteriores”.

Borhami se mostró contrario a una posible reforma del sistema de subsidios -que el Fondo Monetario Internacional reclama al gobierno para concederle un préstamo- y abogó por “aumentar los salarios y fortalecer la divisa egipcia antes de pensar en la anulación de las ayudas”.

Predicación Salafista -dijo- defiende la promoción de tipos alternativos de turismo como el cultural, para que este no se limite solo al ocio, e insistió en que “los extranjeros que visitan un país tienen que respetar los valores de ese país”.

Los salafistas no tratarán de impedir que los turistas consuman alcohol, sino que prohibirán esas bebidas en los lugares públicos y que se vendan o se consuman por musulmanes, según el jeque.

Más ambiguo fue al señalar que su grupo “no impedirá la libertad de creación que no se oponga a los principios de las sociedad”, y explicó que tampoco impondrá el velo a las mujeres por la fuerza, “sino a través de la persuasión”.

Finalmente, explicó que su movimiento, que genera controversia dentro y fuera de Egipto, intenta cumplir “el credo islámico puro”, seguir las recomendaciones del profeta Mahoma, preservar el culto y la ética islámicos, convivir pacíficamente con los no musulmanes e interesarse por la modernidad, ya que “el salafismo no impide aprovecharse de los medios modernos”.

El Cairo, 27 jun (EFE).- Las autoridades egipcias han establecido un plan de seguridad para proteger los centros comerciales de las principales ciudades para evitar robos si se desencadenan disturbios el próximo día 30 durante las protestas convocadas por la oposición.

Un responsable de seguridad dijo hoy a la agencia de noticias estatal Mena que la iniciativa se ha lanzado tras recibir informaciones sobre posibles asaltos de centros comerciales y oficinas de cambio de divisas durante las protestas.

Para evitar robos y asaltos se reforzará la presencia policial en propiedades públicas y privadas, explicó la fuente.

El plan incluye acuerdos con los grandes centros comerciales, las oficinas de cambio y las joyerías para que aumenten su propia seguridad y activen cámaras de vigilancia.

La campaña “Tamarrud” (rebelión), que recoge firmas para pedir la celebración de comicios presidenciales anticipados, ha convocado para el próximo domingo varias protestas en el país, con motivo del primer aniversario de la llegada del presidente Mohamed Mursi a ese cargo.

La Unión de Jóvenes de la Revolución ha solicitado al Ejército que proteja los museos y los sitios arqueológicos, que “no son menos importantes que los bancos, las empresas y las instituciones del Estado”, según Mena.

Las organizaciones opositoras que participarán en las protestas del día 30 han formado grupos de voluntarios, en coordinación con el sindicato de funcionarios del sector de las antigüedades, para velar por la seguridad de todos los monumentos, especialmente, el Museo Egipcio, situado en la plaza Tahrir de El Cairo.

Ayer miércoles, las fuerzas armadas empezaron a desplegarse en puntos estratégicos de distintas provincias del país.

Por otro lado, la tensión continúa en la provincia norteña de Daqahliya, donde ayer murió una persona y más de doscientas resultaron heridas en choques entre partidarios y opositores al presidente.

Esta mañana, cientos de manifestantes de la oposición cerraron la sede de la Gobernación de esa provincia en protesta por la designación la semana pasada de un nuevo gobernador, Sobhy Atia, supuestamente cercano a los Hermanos Musulmanes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo