27 Muertos en un nuevo foco de violencia en región china con minoría musulmana

Por Publimetro Colombia

Pekín, 26 jun (EFE).- Al menos 27 personas murieron hoy en los enfrentamientos entre la policía y la población de una localidad de Xinjiang, la región autónoma noroccidental china en la que residen minorías étnicas de religión musulmana como la uigur.

Las autoridades locales alertaron de que alrededor de las 6:00 hora local (22.00 GMT del martes) turbas armadas con cuchillos atacaron las principales comisarías y edificios gubernamentales de la ciudad de Lukqun, según la agencia oficial Xinhua.

Tras una reyerta entre los supuestos asaltantes y los funcionarios, en la que murieron diecisiete personas -nueve miembros de las fuerzas de seguridad y ocho civiles-, la policía abrió fuego y mató a diez de los presuntos atacantes, apunta Xinhua.

Al menos otras tres personas resultaron heridas durante los enfrentamientos y fueron trasladadas a los hospitales más cercanos.

Fuentes policiales citadas por la agencia china aseguraron que tres asaltantes fueron detenidos y que se persigue a los que lograron escapar.

Después del suceso, el Gobierno local interceptó la señal telefónica y de internet de la región, como suele hacer en estos casos.

En la rueda de prensa diaria del Ministerio de Asuntos Exteriores chino en Pekín, la portavoz Hua Chunying se limitó a subrayar que se han “iniciado las investigaciones” sobre lo ocurrido y eludió dar más detalles.

Se desconoce, por lo tanto, la etnia de los fallecidos, en una región en la que conviven minorías étnicas de religión musulmana emparentadas con pueblos de Asia central como los uigures con ciudadanos de etnia han, la mayoritaria en China.

Por el momento, grupos en el exilio como la Asociación Americana Uigur (UAA), que normalmente ofrece una versión diferente a la de los medios oficiales chinos, no han publicado nada sobre el suceso.

Las revueltas se producen apenas dos meses después de que un incidente similar causara 21 muertos en los alrededores de la ciudad de Kashgar, en la frontera entre China y Tayikistán y principal urbe de la etnia uigur.

Entonces, los enfrentamientos surgieron a raíz de que varios funcionarios irrumpieran en una vivienda de un residente en busca de “armas” y encontraran “varios sospechosos”, según el Gobierno local.

Xinjiang es uno de los polvorines étnicos del oeste de China junto a Tíbet, con frecuentes tensiones entre minorías como la uigur y la mayoritaria etnia han.

Pekín, que defiende un mayor control en la región para hacer frente a lo que denomina “grupos separatistas, extremistas y terroristas”, suele llevar a cabo detenciones y juicios contra quienes considera sospechosos de estos delitos.

Hace una semana, dos tribunales de Xinjiang condenaron a nueve uigures a penas entre los tres años de privación de sus derechos políticos y los seis años de cárcel por promover el odio racial y el extremismo religioso en internet.

El tribunal les acusó de entrar en páginas web ilegales y descargar y compartir documentos que incitaban al extremismo religioso, a “la guerra santa” y a la “movilización” racista.

Poco antes, otras ocho personas fueron condenadas a entre dos y cinco años de prisión por una corte de Kashgar tras irrumpir en los hogares de otros ciudadanos y destrozar 17 televisores, llevados “por el extremismo religioso”, según Xinhua.

Por su parte, los residentes de etnia uigur critican el aumento de presencia policial y la discriminación que sufren respecto a los han.

Un informe publicado en abril por la UAA denunció que la persecución china contra los uigures, sobre todo de sus actividades religiosas, “ha aumentado de forma tremenda en los últimos años”.

En el texto, que recoge entrevistas a testigos de la zona, informes oficiales y de los medios de comunicación o de grupos de derechos humanos, se denuncia la “represión religiosa y cultural” del Gobierno chino a los uigures.

En 2009, Xinjiang fue el centro del peor conflicto étnico en China de las últimas décadas, cuando diversas protestas de uigures en las principales calles de Urumqi, la capital regional, se tornaron en violentos enfrentamientos con inmigrantes han que se saldaron con alrededor de 200 muertos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo