Olviden la guerra, acá hay otros problemas más graves

Pyongyang. Mientras Kim Jong-un habla de guerra, los norcoreanos están ocupados preparándose para la temporada de siembra

Por Publimetro Colombia

La Agencia Estatal de noticias KCNA hace mucho alarmó sobre la posibilidad de atacar a Corea del sur y Estados Unidos, pero la gente del común en Corea del Norte está más interesada en poder cultivar en un suelo apropiado.

Kim, de 43 años y residente de Kowon, provincia del sur de Hamgyong, dijo a METRO: “No es la primera vez que el régimen declara una guerra y arma una conmoción. Ellos pararán. Debe sentirse tan libres jugando a la guerra”, dice Kim, que señala que la vida dentro del régimen es independiente a la vida de las personas normales.

Kim afirma que es bien sabido que los funcionarios del Gobierno solo aparentan estarse preparando para la guerra. Pero asegura que esto no lo distrae de continuar yendo a la zona de la frontera con China a buscar alimento y seguir con su vida cotidiana en las tierras cultivables.

Otro corresponsal de Corea del Norte dijo que a mediados de marzo el régimen norcoreano distribuyó durante una semana alimentos y gasolina después de que había declarado estado de movilización para la guerra. Algunos soldados, sin embargo, lograron vender la gasolina en el mercado. Vendían un litro de gasolina por 1,3 dólares.

En Pyongyang prevaleció el ambiente festivo cuando el régimen celebró el cumpleaños de Kim Il-sung durante la semana del 15 de abril. Sin embargo, muchos ciudadanos se excusaron por no asistir a los acontecimientos ya que viven con un presupuesto muy limitado y no pueden permitirse perder horas de trabajo.

Aún así, la cultura de la bebida, la comida y el juego se ha expandido rápidamente y se han abierto restaurantes estadounidenses de comida rápida, así como centros de entretenimiento nocturno. Casi todos los hombres tienen un teléfono móvil en Pyongyang y cada vez son más las mujeres que tratan de seguir la última moda de Corea del Sur, influenciada por la esposa de Kim Jong-un, Ri Sol-ju.

Por estos días, el patinaje se ha convertido en todo un furor. A menudo se ven adultos y niños absorbidos por la actividad, no solo en las plazas públicas, sino además en cualquier superficie pavimentada.

Estos eventos, de parte de Kim Jong-un para con los ciudadanos de Pyongyang, puede interpretarse como un intento de estabilizar su régimen a través de la antigua práctica romana de “pan y circo”. A menudo se dice que la gente en Pyongyang pertenece a la clase privilegiada al compartir su destino con Kim Jong-un, que es muy diferente al de la mayoría de las personas, cuya preocupación por la subsistencia no deja tiempo para el ocio.

Una vez que estas personas en Pyongyang hayan explorado los “placeres del consumo”; ¿quién puede decir qué cosas nuevas demandará el régimen en el futuro? Todo puede desarrollarse de manera muy diferente a como lo espera Kim Jong-un; por ejemplo, una mayor variedad en el consumo puede dar lugar a la llamada democracia.

Joo-il Kim / Metro World News – Free NK

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo