Los presidentes caribeños cierran filas alrededor de la AEC y llaman a la integración

Por Publimetro Colombia

Puerto Príncipe, 26 abr (EFE).- Los presidentes caribeños cerraron hoy filas alrededor de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), que celebró hoy su V cumbre en la capital haitiana, e hicieron un fuerte llamado a favor de la integración en la zona.

En la llamada declaración de Petion Ville, los gobernantes ratificaron “la visión fundadora de la Asociación” y se comprometieron a consolidarla e impulsarla para que sus esfuerzos “permitan el desarrollo de políticas, programas y proyectos exitosos de cooperación orientados hacia el fortalecimiento y unificación del Gran Caribe”.

Asimismo, insistieron en la necesidad de poner en marcha una estrategia que conlleve al afianzamiento de los programas y proyectos de este bloque, que no celebraba una cumbre desde la de 2005 en Panamá.

Por otro lado, los jefes de Estado y de Gobierno reiteraron su llamado a EE.UU. para que ponga fin al bloqueo a Cuba, al tiempo que reafirmaron su condena a “todos” los actos de terrorismo, pero también “a las evaluaciones, listas y certificaciones unilaterales, en particular las referidas al terrorismo, narcotráfico, trata de personas y otras de similar carácter”.

De la misma forma, expresaron su “profundo” y “sincero” pesar por el “lamentable” fallecimiento del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el pasado 5 de marzo víctima de un cáncer.

Al mismo tiempo, destacaron el apoyo de la comunidad internacional por su apoyo y muestras de solidaridad con Haití, que trata de reponerse del potente terremoto de 2010 que dejó más de 300.000 muertos y 1,5 millones de damnificados.

Por otro lado, se comprometieron a seguir impulsando las acciones necesarias para la reducción del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático.

En la cita participaron además del mandatario anfitrión, Michel Martelly, sus colegas de México, Enrique Peña Nieto; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Chile, Sebastián Piñera (como observador); de la República Dominicana, Danilo Medina; de Guatemala, Otto Pérez Molina; de Honduras, Porfirio Lobo; y la primera ministra de Jamaica, Portia Simpon Miller.

En sus discursos los presidentes mantuvieron una posición de integración y subrayaron la necesidad de impulsar la AEC.

La cumbre fue inaugurada por Martelly, quien señaló que la cita de hoy es una oportunidad para el Gran Caribe para “reflexionar juntos acerca de los problemas que afectan a uno y a otro y que deciden el destino de millones de seres humanos”

El gobernante enfatizó la necesidad de dinamizar la AEC y propuso que las cumbres de la organización se celebren cada dos años, pues la última cita fue en Panamá en 2005.

A su turno, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, señaló que su país “quiere estar más cerca” de esta región y se comprometió a apoyar financieramente la creación de una unidad gestora de proyectos en el Gran Caribe.

Peña Nieto, cuya nación ocupa la secretaria del consejo ministerial de la AEC, aseguró que solo a través de una mayor integración regional se podrá contar con economías más fuertes que generen desarrollo para los ciudadanos.

En el mismo tono se pronunció su colega de Chile, Sebastián Piñera, quien ofreció la cooperación de su país con esta región en temas como competitividad y atención a los desastres naturales.

Piñera, que asiste como invitado especial a este encuentro en Haití, dijo en su intervención oficial que “Chile es un país físicamente lejano pero siempre se ha sentido y ha estado muy cercano de la Comunidad de Estados del Caribe”.

Por su lado, el canciller de Venezuela, Elías Jaua, quien encabezó la delegación de su país en la cita presidencial, afirmó en unas declaraciones a Efe que su país está presente en la Cumbre de la AEC para reiterar su compromiso de cooperación con esta región.

“No solo vamos a mantener la cooperación, vamos a profundizarla y expandirla, y con todo el Caribe, incluido Centroamérica”, aseguró.

Mientras que el gobernante guatemalteco, Otto Pérez Molina, exhortó a sus colegas a unir esfuerzos para construir un “bloque de acciones” a favor de la región; y el mandatario dominicano, Danilo Medina, propuso trabajar juntos “por un desarrollo más justo y solidario”.

“En los albores del siglo veintiuno debemos ser escuchados y atendidos para poder tener acceso a los nuevos conocimientos, adelantos de la ciencia y tecnología, inversiones estratégicas, de energía y tecnología que nos permitan rompen el aislamiento y exclusión social (…)”, indicó.

Puerto Príncipe, 26 abr (EFE).- El tan anhelado desarrollo de los países del Gran Caribe dependerá, en buena medida, de su capacidad para actuar como un bloque sólido que logre minimizar las grandes asimetrías de la región.

La V Cumbre de la Comunidad de Estados del Caribe AEC, celebrada hoy en Puerto Príncipe, parece ser un buen primer paso, pues contó con la presencia de siete presidentes (México, Colombia, Chile, República Dominicana, Guatemala, Honduras y Haití) y una primera ministra (Jamaica), lo que pareciera revelar un genuino interés por dinamizar el foro.

La AEC no celebraba una cumbre presidencial desde 2005, y en esta ocasión la invitación de Haití convocó además al vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel y al canciller venezolano, Elías Jaua.

El guatemalteco Hugo Beteta, director subregional de la Comisión para América Latina y el Caribe (CEPAL), dijo a Efe que “muchas cosas han cambiado en ocho años y al parecer el Caribe ha entendido la necesidad de pensar en bloques que no afecten la soberanía y que tengan efectos positivos en los países”.

Es por ello, a juicio de Beteta, que la integración debe ser un proceso clave para los países del Gran Caribe, y afirmó que en esta cumbre se lanzaron señales concretas en esa dirección.

“El Caribe es una región muy heterogénea, con economías muy disímiles, pues se juntan países como Bahamas, con ingresos per cápita de más de 20.000 dólares, con otros como Haití; países de 112 millones de habitantes como México con islas que no alcanzan el millón. El reto es cerrar esas brechas a través de la integración”, afirmó.

Para el Canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, la AEC debe ser un foro natural y cercano para cada país con costas en el Caribe, al cual acudir y en el cual encontrar apoyo político y en cooperación.

Actualmente hay otras iniciativas muy dinámicas a lo interno de Latinoamérica, como la Alianza del Pacífico, por lo que el Gran Caribe no puede quedarse atrás.

En ese sentido, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró hoy a sus colegas en Puerto Príncipe que su país “quiere estar más cerca” del Caribe y se comprometió a apoyar financieramente la creación de una unidad gestora de proyectos en el Gran Caribe, que tiene 274 millones de habitantes.

Por su parte, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, anunció el apoyo económico de su país para un Fondo Especial de Proyectos manejado por la AEC, aunque ninguno precisó los montos de su colaboración.

Beteta destacó la urgencia de mejorar aspectos logísticos intrarregionales que obstaculizan una mejor relación comercial entre los países.

El Caribe, dijo, está dividido en dos bloques, el de los países continentales y el de los insulares, que tienen economías complementarias pero no logran aprovechar estas oportunidades por limitaciones sobre todo en el transporte.

“Centroamérica y México son exportadores netos de bienes, mientras que las islas son fuertes en su mercado de servicios. Hay que enfocarse en bajar los costos logísticos, por ejemplo con un servicio de cabotaje y aumentar las rutas aéreas para el transporte de mercancías y pasajeros”, argumentó.

En ese sentido, Santos anunció en la cumbre que tendrá un diálogo con la aerolínea Avianca-Taca respecto a las rutas y los costos de sus vuelos, con la intención de hacerlos más accesibles y contribuir así con la integración regional.

Al menos en las intenciones verbales, el acercamiento entre los Estados del Caribe ya no será un tema de relleno en la agenda de los países del área. Hasta el mandatario chileno, Sebastián Piñera, manifestó un “genuino interés de su país” por acercarse a esta región.

Para garantizar la continuidad de las propuestas y los acuerdos de la cumbre, el presidente de Haití, Michel Martelly, propuso a la AEC celebrar cumbres cada dos años.

Habrá que esperar los resultados del trabajo de los próximos 24 meses para determinar si la AEC será capaz de tornarse en un motor de desarrollo que efectivamente vaya cerrando las brechas entre los 25 países que la integran.

Puerto Príncipe, 26 abr (EFE).- La V Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) que concluyó hoy en Haití emitió su “calurosa felicitación” a Venezuela, Paraguay, Barbados y Granada por la celebración de sus procesos electorales, según destacó un documento oficial de última hora.

“Expresamos nuestra calurosa felicitación al pueblo venezolano por su amplia participación en la pasada elección presidencial del 14 de abril, que ratificó la vocación democrática de esa hermana nación, y saludamos al presidente Nicolás Maduro Moros por su elección como presidente de la República Bolivariana de Venezuela”, dice un comunicado servido por la Presidencia haitiana.

La reunión regional también expresó sus más “sentidas condolencias” a los familiares de las víctimas de la violencia acontecida en Venezuela un día después de esos comicios.

“Instamos a todos los sectores que participaron en el proceso electoral a respetar los resultados oficiales emanados de la autoridad electoral competente, conforme a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”, agregó el parte oficial.

La felicitación de los mandatarios, según el documento, también fue extensiva al pueblo de Paraguay por su “amplia participación” en las elecciones generales del 21 de abril, al tiempo de saludar al presidente electo, Horacio Cartes.

Asimismo, la cumbre felicitó al pueblo y al Gobierno de Granada por el resultado de las elecciones del 19 de febrero pasado en las que Keith Mitchell resultó elegido como primer ministro.

Los jefes de Estado y de Gobierno caribeños y de otras latitudes también felicitaron la reelección en febrero último del primer ministro de Barbados, Freundel Stuart.

Los mandatarios concluyeron hoy la cumbre con la firma de la declaración de Petion Ville en la que ratificaron “la visión fundadora de la Asociación” y se comprometieron a consolidarla e impulsarla para que sus esfuerzos “permitan el desarrollo de políticas, programas y proyectos exitosos de cooperación orientados hacia el fortalecimiento y unificación del Gran Caribe”.

Asimismo, insistieron en la necesidad de poner en marcha una estrategia que conlleve al afianzamiento de los programas y proyectos de este bloque, que no celebraba una cumbre desde la de 2005 en Panamá.

La cita regional contó con la asistencia de los presidentes de Haití, Michel Martelly; de México, Enrique Peña Nieto; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Chile, Sebastián Piñera (como observador); de la República Dominicana, Danilo Medina; de Guatemala, Otto Pérez Molina; de Honduras, Porfirio Lobo, y la primera ministra de Jamaica, Portia Simpon Miller.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo