La ONU asegura que Irak está en "una encrucijada" y llama a la contención

Por Publimetro Colombia

Bagdad, 26 abr (EFE).- El enviado de la ONU en Bagdad, Martin Kobler, advirtió hoy de que Irak se encuentra en “una encrucijada” ante la ola de violencia de los últimos días, por lo que pidió a los líderes iraquíes contención e iniciativas inmediatas de paz.

Kobler aseguró en un comunicado, difundido por la delegación de la ONU en Irak, UNAMI, que “el país se dirige hacia lo desconocido si no se toman medidas cruciales e inmediatas para cesar la propagación de la violencia”.

“Pido a todos los líderes religiosos y políticos emplear la sabiduría para que la ira no venza a la paz, porque el país está en una encrucijada”, apuntó.

El responsable internacional señaló que los dirigentes iraquíes asumen una responsabilidad histórica por contener la situación y lanzar iniciativas valientes para recuperar la calma inmediatamente a través de “un dialogo nacional amplio”.

Kobler instó también al Gobierno iraquí a realizar una investigación integral sobre los sucesos de Al Hueiya y presentar ante la Justicia a los implicados en la violación de los derechos humanos.

El pasado martes, las fuerzas iraquíes atacaron una plaza en Al Hueiya, en la provincia septentrional de Kirkuk y escenario de manifestaciones de los suníes, causando la muerte a 26 personas y heridas a 155.

Tras este asalto, la violencia se ha extendido por las provincias de mayoría suní con enfrentamientos entre milicianos suníes y fuerzas de seguridad que han dejado decenas de muertos.

Los suníes se quejan de la discriminación que dicen sufrir por parte del Gobierno del chií Nuri al Maliki y piden la liberación de los detenidos sin cargos, la suspensión de sentencias de condena a muerte y la anulación de la ley antiterrorista, entre otros.

Ayer, Al Maliki advirtió de que todos perderán si prende la mecha de la discordia en Irak y subrayó que las autoridades no tolerarán ninguna agresión contra el Ejército y la Policía.

Bagdad, 26 abr (EFE).- Al menos cuatro personas murieron hoy y otras 46 resultaron heridas por el estallido de artefactos explosivos en tres mezquitas suníes de Bagdad, informaron a Efe fuentes de seguridad.

La cuatro víctimas mortales perecieron en un atentado contra la mezquita Al Kobeisi, ubicada en el barrio de Al Chorta al Rabea, en el sureste de la capital.

En la entrada de esta mezquita explotó una bomba cuando los fieles celebraban el rezo del mediodía, causando también 36 heridos, según las fuentes, que no descartaron que aumente la cifra de fallecidos.

Una explosión similar causó cuatro heridos cerca de la mezquita Al Rayaam, situada en el área de Al Rashidiya, en el norte de Bagdad.

Otras seis personas resultaron heridas por el estallido de un artefacto en las proximidades de la mezquita Al Shahid Yusef, en la zona de Al Shaar.

Estos atentados se producen después de que ayer, jueves, muriera una cincuentena de personas y más de un centenar resultaran heridas en enfrentamientos entre milicianos suníes y fuerzas de seguridad en provincias del norte y del oeste de Irak.

La violencia se ha extendido por varios puntos del país tras el ataque del martes por parte de las fuerzas del orden a una plaza en la población de Al Hueiya, donde al menos 26 personas fallecieron y 155 resultaron heridas.

Los suníes se quejan de la discriminación que dicen sufrir por parte del Gobierno del chií Nuri al Maliki y piden la liberación de los detenidos sin cargos, la suspensión de sentencias de condena a muerte y la anulación de la ley antiterrorista, entre otras demandas.

En un mensaje televisado ayer jueves, Al Maliki advirtió de que todos perderán si la discordia y la violencia se desbordan en Irak y subrayó que las autoridades no tolerarán ninguna agresión contra el ejército y la policía.

Bagdad, 26 abr (EFE).- Decenas de miles de iraquíes se manifestaron hoy contra el gobierno en las provincias de mayoría suní del norte y oeste de Irak, tres días después del sangriento ataque de las fuerzas iraquíes contra un lugar habitual de protestas.

Las concentraciones multitudinarias tuvieron lugar durante el rezo musulmán del mediodía, aprovechado por los imanes para denunciar las prácticas del primer ministro, el chií Nuri al Maliki, y el citado ataque contra la zona de Al Hueiya, que causó 26 muertos y 155 heridos.

En su sermón, el imán de la ciudad de Ramadi, Qusay al Zein, dijo que Al Maliki ha sumergido al país “en un mar de sangre y de sectarismo” y obligado al Ejército a proteger a su figura en vez de al pueblo.

“Los jefes de los clanes de la provincia de Al Anbar -de la que Ramadi es su capital- formaron el ejército del orgullo y la dignidad para defender el honor y la libertad de los suníes de los ataques de Al Maliki”, agregó, en alusión a los grupos armados de milicianos suníes.

El clérigo acusó al ejecutivo de acabar con la coexistencia confesional y “asesinar el carácter pacífico de las manifestaciones”, por lo que pidió que sea reemplazado.

Tras el ataque contra Al Hueiya, la violencia se ha extendido por las provincias de mayoría suní con enfrentamientos entre milicianos y fuerzas de seguridad que han dejado decenas de muertos.

Otra gran manifestación se celebró en la plaza Al Haq, de la ciudad de Samarra, 120 kilómetros al norte de Bagdad, donde los participantes portaron pancartas de condena al asalto a la plaza de Al Hueiya.

“Dirigimos nuestro primer mensaje a Al Maliki y le decimos: Después de que impediste nuestra pacífica manifestación en la que anunciamos nuestras demandas, nada de lo que prometiste se ha cumplido”, señaló el imán Mohamed Taha Saadun ante la multitud.

Calificó el asalto a Al Hueiya como “una acción sucia, ante la que no se puede permanecer impasible y a la que se debe responder con toda fuerza para que no se repita en otros lugares de Irak”.

Ante el aumento de la tensión, las fuerzas de seguridad adoptaron hoy estrictas medidas de seguridad en las zonas del oeste de Bagdad en previsión de protestas, según informó a Efe una fuente del Ministerio del Interior.

Pese a esas medidas, al menos cuatro personas murieron hoy y otras 46 resultaron heridas por el estallido de artefactos explosivos en tres mezquitas suníes de Bagdad.

Los suníes demandan el fin de la discriminación que dicen sufrir por parte del Gobierno del chií Al Maliki, la liberación de los detenidos sin cargos, la suspensión de sentencias de condena a muerte y la anulación de la ley antiterrorista, entre otras demandas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo