La OTAN, preocupada por las armas químicas en Siria, lista para proteger Turquía

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 23 abr (EFE).- El posible uso de armas químicas por parte del Gobierno sirio, denunciado hoy por Israel, preocupa “extremadamente” a la OTAN, que aseguró que tiene todo listo para proteger a la vecina Turquía en caso de que sea necesario.

Así lo aseguró el secretario general aliado, Anders Fogh Rasmussen, tras analizar con los ministros de Exteriores del bloque la situación en Siria.

“Estamos extremadamente preocupados por el uso de misiles balísticos en Siria y por el posible uso de armas químicas”, señaló Rasmussen en rueda de prensa.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, también destacó en la reunión celebrada en Bruselas la “amenaza” de las armas químicas en Siria y destacó el riesgo de que estas caigan “en malas manos”.

Las declaraciones se produjeron después de que el jefe de la unidad de investigación de la Inteligencia Militar israelí, general Itai Baron, acusase al Gobierno de Bachar al Asad de haber utilizado en ciertas ocasiones armas químicas contra los rebeldes.

Entre otros casos, la inteligencia israelí considera al régimen responsable del lanzamiento el pasado 19 de marzo de un cohete en las afueras de Alepo con agentes químicos, posiblemente gas sarín.

Sin embargo, la información no ha sido confirmada por el Gobierno de Israel, según explicó a los periodistas Kerry, que habló desde Bruselas con el primer ministro del país, Benjamín Netanyahu.

“Yo todavía no conozco los hechos”, señaló el secretario de Estado estadounidense, quien subrayó que “cualquier acusación debe ser investigada en profundidad”.

El posible uso de armas químicas en Siria ha sido señalado en varias ocasiones por distintos actores, incluido EEUU, como una “línea roja” que podría desencadenar una intervención internacional.

Sin embargo, y aunque ha sido denunciado en varias ocasiones, organizaciones como la OTAN y la UE consideran que no se ha probado que ese tipo de armamento haya sido utilizado en Siria.

Mientras, para Israel, “el hecho de que armas químicas hayan sido usadas sin ninguna respuesta es una evolución muy preocupante y podría ciertamente significar que algo así es legítimo”, advirtió hoy el general Baron.

La OTAN, que desde un principio ha dejado claro que no intervendrá en Siria, insistió este martes en que se limitará a la defensa de Turquía, su socio en la región, pero a la vez manifestó su preocupación por la deriva del conflicto.

“Estamos extremadamente preocupados por la situación humanitaria y el sufrimiento de los sirios” y por “el riesgo de un contagio regional”, señaló Rasmussen, quien también insistió en el problema de las armas químicas.

“No hay llamamientos para que la OTAN tenga un papel, pero, si estos desafíos siguen sin resolverse, podrían afectar directamente a nuestra propia seguridad. Así que continuaremos extremadamente vigilantes”, dijo el político danés.

Según fuentes diplomáticas, la única opción de que la Alianza Atlántica, como organización, tenga algún rol en Siria sería el control del arsenal químico tras una eventual caída del Gobierno de Al Asad.

Sin embargo, aseguraron, no hay sobre la mesa ninguna propuesta concreta en ese sentido.

Los ministros de Exteriores de la OTAN también discutieron la situación en Siria con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

Tanto los representantes aliados como el jefe de la diplomacia rusa coincidieron en la necesidad de una solución negociada al conflicto, pero dejaron claras sus diferencias sobre los medios para lograrlo.

Lavrov criticó especialmente la opción de armar a la oposición siria, pocos días después de que EEUU anunciase que doblará su apoyo no letal a los rebeldes y en plenas discusiones en la UE sobre un posible levantamiento de su embargo de armas.

El ministro ruso pidió a Occidente que anime a elementos rebeldes a negociar con el régimen para lograr una solución política al conflicto y defendió la aplicación de los principios de Ginebra, acordados en junio de 2012, que prevén un diálogo nacional y un gobierno de transición integrado por representantes de todos los bandos.

En opinión de Lavrov, eso podría hacerse en un plazo de semanas, postura que contrasta con la de ministros de la OTAN como el belga Didier Reynders, que se declaró “muy pesimista” sobre el futuro de Siria.

La OTAN analizó también la evolución de la situación en Afganistán y pidió la cooperación de Pakistán para combatir el terrorismo en el país.

Rasmussen hizo ese llamamiento a Islamabad de cara a la reunión que mañana mantendrán en Bruselas el presidente afgano, Hamid Karzai, y representantes paquistaníes con la mediación de Kerry.

Washington, 23 abr (EFE).- La Casa Blanca dijo hoy que Estados Unidos no ha podido confirmar el supuesto uso de armas químicas en Siria, en la misma línea de lo expresado poco antes en Bruselas por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

“Apoyamos una investigación y estamos monitoreando el asunto, (pero) no hemos llegado a la conclusión de que haya habido tal uso”, explicó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Ese posible uso “es algo de gran preocupación para nosotros, para nuestros socios, y obviamente es inaceptable”, agregó el vocero del presidente de EE.UU., Barack Obama.

Kerry aseguró hoy desde Bruselas que el Gobierno israelí no le ha podido confirmar el supuesto uso de armas químicas por parte del régimen sirio y pidió que cualquier acusación en este ámbito sea investigada en profundidad.

El jefe de la diplomacia estadounidense habló así después de que hoy el titular de la unidad de investigación de la Inteligencia Militar israelí, el general Itai Baron, acusara al Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, de haber utilizado en ciertas ocasiones armas químicas contra los rebeldes.

“Sabemos que el Gobierno sirio tiene la capacidad de llevar a cabo ataques con armas químicas”, recordó hoy Carney.

Además, “hay personas en el Gobierno de Siria que han expresado su voluntad de utilizar armas químicas para proteger sus intereses y prolongar el dominio del régimen de Asad”, añadió el portavoz.

Carney subrayó que, por tanto, Estados Unidos está buscando “evidencias concluyentes, si las hay”, del uso de ese tipo de armas por parte del régimen sirio.

El portavoz de Obama también hizo notar que el Gobierno de Asad ha “bloqueado” una investigación de la ONU sobre el uso de armas químicas en Siria, lo que, a su juicio, “demuestra la falta de buena fe” por parte del régimen.

Obama ha alertado en varias ocasiones de que el uso de armas químicas en Siria sería intolerable y supondría cruzar “una línea roja”.

Naciones Unidas, 23abr (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban ki-moon, se reunió el lunes con su homólogo de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, y con el representante especial de ambos organizaciones para Siria, Lajdar Brahimi.

“El secretario general discutió con Al Arabi y Brahimi maneras de ayudar a las partes a empezar un proceso político para frenar la violencia y una transición política hacia una nueva Siria”, dijo la oficina del portavoz de la ONU al término de la reunión.

En un escueto comunicado, la oficina de Ban añadió que el diplomático surcoreano aprovechó ese encuentro para volver a mostrar su disposición a hacer “todo lo que esté a su alcance” para ayudar a frenar la “tragedia” en Siria.

Por último, reiteró su llamamiento al Consejo de Seguridad para que encuentren la unidad necesaria para impulsar una solución política al conflicto en ese país y apoyar los esfuerzos mediadores de Brahimi.

La reunión de Ban con Al Arabi y Brahimi en Nueva York tiene lugar después de que los últimos días se intensificaran los rumores y especulaciones que apuntaban a una posible dimisión del representante especial.

Sin embargo, Brahimi aseguró la semana pasada ante la prensa, después de reunirse con Ban, que “de momento” no tiene intención de presentar su renuncia, y también negó que tenga discrepancias con la Liga Árabe.

Entre otros argumentos para dimitir, se barajaba que Brahimi estaba disconforme con la decisión de la Liga Árabe de reconocer a los líderes opositores como representantes legítimos del pueblo sirio, lo cual dificultaba su trabajo de mediación.

Antes de la reunión de hoy con Brahimi y Al Arabi, el secretario general mantuvo un encuentro con su homólogo de la Liga Árabe, tras el cual exigieron frenar el suministro de armas a todas las partes en Siria.

“Más armas solo significarían más muertes y destrucción”, dijeron en un comunicado conjunto, después de expresar su “creciente preocupación” por el deterioro de la situación en Siria tras más de dos años de conflicto.

Ban y Al Arabi se pronunciaron así después de que este fin de semana, durante la Conferencia de Amigos de Siria, celebrada en Estambul, los rebeldes insistieran en solicitar más ayuda militar a los países occidentales.

Tras destacar la “devastadora” crisis humanitaria en Siria, donde un tercio de la población necesita ayuda urgente, reiteraron su llamamiento a la comunidad de donantes para apoyar los esfuerzos humanitarios de Naciones Unidas en ese país.

Siria vive desde hace más de dos años una situación de guerra civil que ha dejado más de 70.000 personas, además de millones de desplazados internos y refugiados, según datos de la ONU, que cifra en 6,8 millones el número de personas que necesitan asistencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo