Más de la cuarta parte de la población de Siria necesita ayuda para sobrevivir

Por Publimetro Colombia

Ginebra, 26 mar (EFE).- Unos 5,5 millones de personas en Siria, más de una cuarta parte de la población del país, necesita ayuda humanitaria para su supervivencia tras dos años de conflicto armado, revelaron hoy las agencias de socorro de la ONU.

De esas víctimas de violencia, alrededor de 3,6 millones son desplazados internos, lo que supone un millón adicional de personas que se han visto forzadas a abandonar sus localidades de origen con respecto a la cifra que manejaban hasta hace pocas semanas distintas organizaciones de ayuda.

A pesar de que las necesidades son inmensas, “la asistencia sólo está llegando a una fracción de los que la necesitan”, dijo el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Adrian Edwards.

Además de las víctimas de la guerra civil dentro de Siria están los 1,1 millones de refugiados sirios que han huido, en su gran mayoría, a los países vecinos.

Según las estimaciones realizadas hasta el pasado fin de semana, Líbano acoge a 376.000 refugiados sirios, Jordania a unos 370.000, Turquía a 261.000 e Irak a 118.000, mientras que hasta Egipto han llegado 45.000 y otros 8.000 se encuentran en distintos países del norte de África.

El portavoz confirmó que el Gobierno de Jordania ha decidido cerrar uno de sus principales puestos fronterizos con Siria debido a que en esa zona se han producido enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y rebeldes en los dos últimos días.

Sin embargo, Edwards aseguró que los refugiados “están cruzando por otros lugares”, tras precisar que sólo anoche 1.644 llegaron a Jordania.

También un portavoz de la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), Jumbe Omari, corroboró que pese al cierre de la frontera se sigue permitiendo la entrada de sirios a Jordania y dijo que, según la información recibida esta mañana de su personal en el terreno, 1.624 llegaron en las primeras horas de hoy.

Por otra parte, el ACNUR reiteró su llamamiento a todas las partes del conflicto para que garanticen el desplazamiento seguro de los convoyes con ayuda humanitaria para la población siria, tras revelar que últimamente varios de ellos han sufrido retraso o sido cancelados por la inseguridad.

Precisó que desde principios de este año, cuatro convoyes -el último, la semana pasada-, han llegado al norte de Siria, cuyo control está en gran parte en manos de los grupos opositores y adonde la ayuda humanitaria tiene grandes problemas para llegar.

El régimen de Bachar Al Asad no autoriza a que la ayuda humanitaria provenga de la vecina Turquía, lo que sería más rápido y eficaz. Por el contrario, obliga a que la ayuda humanitaria salga del interior de Siria hasta esa zona, lo que implica un trayecto largo, difícil y peligroso.

Ginebra, 26 mar (EFE).- La ONU aseguró hoy en Ginebra que puede garantizar la continuidad de sus operaciones en Siria a pesar de la decisión anunciada en la víspera de retirar a la mitad de su personal internacional de Damasco por motivos de seguridad.

Esa medida, que afectará a medio centenar de empleados de la organización, fue tomada tras un ataque con mortero que dañó su edificio en la capital siria, donde en los últimos días se ha incrementado el fuego cruzado entre las fuerzas gubernamentales y los grupos rebeldes.

Los puestos afectados son los considerados “no esenciales” en términos humanitarios y quienes los realizan serán reubicados en países vecinos, desde donde podrán seguir cumpliendo sus funciones.

“No es la primera vez que estamos ante la situación de reubicar a nuestro personal y de trasladarlo nuevamente al país cuando la situación de seguridad lo permite”, explicó en Ginebra la portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Elizabeth Byrs.

“Podemos mantener nuestra operación y incluso expandirla”, aseguró, aunque enseguida reconoció que hay una gran preocupación por el aumento de la violencia armada.

Mencionó que además de los combates, los constantes cierres de carreteras obstaculizan la llegada de la ayuda de primera necesidad a las víctimas de la guerra interna.

Bys precisó que antes de la medida, el PMA tenía 19 expatriados -de los cuales 8 serán trasladados a Aman (Jordania)- y 80 empleados nacionales trabajando en actividades de transporte, distribución y entrega de alimentos en Siria.

La Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU indicó que cuatro empleados extranjeros seguirán en Damasco, mientras que el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) aclaró que cuenta con 18 colaboradores internacionales -la mitad de los cuales se retirará de Siria temporalmente- y 60 trabajadores locales.

En cuanto al impacto que esa retirada parcial implicará, la portavoz del UNICEF, Marixie Mercado, recalcó que este organismo colabora mucho en el terreno con distintas entidades de ayuda de carácter local, por lo que se espera que el trabajo en favor de la población no se vea perjudicado.

“Las operaciones continúan y el centro de gravedad sigue estando en Siria”, indicó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo