Misiones de la UE recomiendan que se impida negociar con las colonias judías

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 27 feb (EFE).- Los jefes de las legaciones diplomáticas de la Unión Europea en Jerusalén Este y Ramala han recomendado a Bruselas que impida y desincentive los negocios con las colonias judías en Palestina, en un informe interno al que tuvo acceso hoy Efe.

El informe insta a las autoridades europeas y a los países miembros que “impidan, desincentiven y conciencien sobre las implicaciones problemáticas de las transacciones financieras, incluidas las inversiones extranjeras directas desde la UE en apoyo de las actividades de los asentamientos, su infraestructura y servicios”.

Los representantes europeos consideran la expansión de las colonias en Jerusalén Este el mayor riesgo para que algún día pueda implementarse la solución de dos estados y advierten de que “Israel está perpetuando activamente la anexión ilegal de Jerusalén Este”.

Los jefes de misión realizan cada año una serie de recomendaciones a Bruselas, que en esta ocasión incluyen varias de contenido económico.

Aunque el documento no recomienda sanciones ni la prohibición de exportar a la UE productos procedentes de los asentamientos, si pide tomar medidas para que estos no disfruten del trato preferente que reciben los producidos en Israel y para que se respeten las reglas de origen y etiquetado, con el fin de garantizar que los consumidores tengan información a la hora de comprar.

Los diplomáticos también recomiendan que se informe a los ciudadanos y empresas de la UE “de los riesgos legales y financieros de comprar propiedades o prestar servicios en los asentamientos” y se les recuerde “que los asentamientos son ilegales bajo la ley internacional”.

En cuanto al sector del turismo, los representantes de la UE en Palestina piden que se distribuyan normas voluntarias a los tour operadores europeos para que no apoyen los negocios de asentamientos en Jerusalén Este.

El informe denuncia que Israel se está anexionando ese territorio palestino “a través de planificación restrictiva, demoliciones y expulsiones, acceso discriminatorio a sitios religiosos, políticas educativas desiguales (…), cierre continuado de las instituciones palestinas y sistema restrictivo de (permisos de) residencia”.

La construcción de colonias “sistemática, deliberada y provocativa” aleja la solución de dos estados ya que, para que ésta se realice, “Jerusalén tendrá que convertirse en la futura capital de dos estados, Israel y Palestina”, afirman los responsables de la UE, que critican la aprobación desde noviembre de “un número sin precedentes de planes de construcción en y alrededor de la ciudad”.

De las construcciones anunciadas, consideran que las más problemáticas son la expansión de las colonias de Har Homa y Giló y el levantamiento del asentamiento de Givat Hamatós, porque “cortarán virtualmente el flanco sur de Jerusalén Este de Belén y del sur de Cisjordania”, un plan que, a su entender, tiene como objetivo final “hacer imposible que Jerusalén sea capital de dos estados”.

Otro de los grandes peligros que destacan es el plan israelí para construir una colonia en la zona E1, al este de la ciudad, que supondría la transferencia forzosa de 2.300 beduinos y “dividirá Cisjordania de forma efectiva en dos partes separadas, norte y sur” además de “cortar Jerusalén Este del resto de Cisjordania”.

El documento alerta también sobre el hecho de que “unos 85.000 palestinos están en riesgo de demolición y desplazamiento forzoso en Jerusalén Este”, lo que considera algunas de las herramientas que Israel emplea para conseguir que la población palestina de la ciudad “no sea más de un 30 por ciento del total del municipio”.

La revocación de permisos de residencia palestinos y el que estos no sean directamente transferidos de padres a hijos y a sus cónyuges son otros de los instrumentos para lograrlo, a su juicio.

El informe también critica la barrera de separación y el régimen de permisos, que tienen un impacto negativo social, humanitario y económico sobre gran parte de los residentes palestinos, a los que desconecta del resto de Cisjordania.

La “grave escasez” de instituciones educativas en la parte árabe de la ciudad (con alrededor de 5.000 niños sin escolarizar), el hecho de que “muchos estudiantes y profesores tengan que cruzar al menos un puesto de control militar cada día en su camino a la escuela” son otros de los obstáculos a que se enfrentan los palestinos.

Los jefes de las misiones europeas en Palestina denuncian asimismo las carencias de los servicios sanitarios y la falta de libertad religiosa.

“El Gobierno de Israel aplica restricciones legales y políticas a la libertad religiosa y al acceso, en particular para los fieles cristianos y musulmanes, a sus lugares sagrados localizados en la Ciudad Vieja”, señala el texto de quince páginas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo