El Grupo 5 más 1 espera impaciente la respuesta de Irán a su nueva propuesta nuclear

Por Publimetro Colombia

Moscú, 26 feb (EFE).- El Grupo 5+1 espera impaciente la respuesta a sus nuevas propuestas sobre el programa nuclear de Irán, cuya delegación se retiró hoy a deliberar para preparar su propia contraoferta durante una reunión en la ciudad kazaja de Alma-Atá.

“Hemos venido con una oferta revisada (…) con la ambición de ver avances al final de la reunión”, afirmó Catherine Ashton, jefa de la diplomacia europea, citada por las agencias rusas.

La reunión, la cuarta ronda de negociaciones desde el inicio del proceso en abril del pasado año en Estambul, se celebró a puerta cerrada, por lo que se desconoce el contenido exacto de las propuestas presentadas por uno y otro bando.

“Celebramos estas conversaciones con miras a avanzar en la disipación de las preocupaciones de la comunidad internacional sobre la naturaleza del programa nuclear iraní”, agregó Ashton.

Aunque estaba prevista una sola jornada de conversaciones, tanto los organizadores del evento como la delegación iraní confirmaron que las negociaciones proseguirán mañana, miércoles, lo que ha acrecentado el optimismo entre los participantes.

“La delegación iraní estudia ahora nuestras propuestas. El siguiente paso dependerá de cómo reaccionen los iraníes. Comprendemos que estos asuntos no se deciden en una tarde”, señaló Michael Mann, portavoz de la diplomacia europea.

Según los medios occidentales, las nuevas propuestas del Grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) incluirían medidas recíprocas para reducir las tensiones.

Entre estas medidas figuraría el levantamiento parcial de las sanciones internacionales sobre el régimen islámico, cuya economía y población ya sufren su impacto, a cambio de ciertas garantías y concesiones iraníes en materia de enriquecimiento de uranio.

Los expertos consideran que la aprobación de algunas medidas políticas de confianza y la voluntad de Teherán de seguir conversando abiertamente sobre la limitación de su programa nuclear serían un avance admisible para la comunidad internacional.

“Esperemos que Irán muestre flexibilidad y sea un paso adelante. Irán debe entender que (…) ésta reunión es una verdadera oportunidad para reforzar la confianza (mutua), algo que podría llevar a un acuerdo más duradero y global”, dijo Mann.

El diplomático europeo destacó que “en Estambul Irán aceptó hablar sobre el programa nuclear, lo que ya es un avance”, y que la nueva oferta del Grupo 5+1 “también responde a las ideas expresadas por Irán”.

“No estamos aquí para conversar, sino para lograr resultados”, aseguró.

Las grandes potencias siguen reclamando a Teherán que detenga el enriquecimiento de uranio al 20 por ciento -que ven como un posible paso previo al desarrollo de una bomba atómica-, que saque del país las reservas ya existentes y que cierre la planta de enriquecimiento subterránea de Fordo.

En los días previos a la reunión, el Grupo 5+1 ha insistido en que reconoce el derecho de Irán a hacer un uso pacífico de la energía nuclear, pero exige pruebas concretas de que detrás del programa no hay propósitos militares.

Al respecto, Mann aseguró que la reciente decisión de Teherán de instalar 180 centrifugadoras en la principal planta iraní de enriquecimiento de uranio de Natanz es una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Mientras, la delegación iraní, encabezada por el secretario del Alto Consejo de Seguridad Nacional iraní, Said Yalili, llegó a Kazajistán con su propia propuesta tras defender a capa y espada el pleno derecho de su país al uso pacífico de la energía atómica.

“Nosotros, al igual que el sexteto, hemos venido con propuestas basadas en las decisiones de la ronda de Moscú” de junio de 2012, indicó a la agencia rusa Interfax un miembro de la delegación iraní.

Fuentes oficiales iraníes informaron a la televisión de su país de que Teherán sólo suspendería las actividades de enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de todas las sanciones internacionales.

Jalili aseguró en víspera de la reunión que Teherán no aceptará “más deberes y menos derechos” en materia atómica que los recogidos en el Tratado de No Proliferación nuclear.

Al respecto, el nuevo secretario de Estado norteamericano, John Kerry, llamó hoy a Irán a dar “pasos concretos” para una solución diplomática a la crisis nuclear.

“Hay una vía diplomática. Las propuestas están sobre la mesa. Irán debe dar pasos concretos”, dijo Kerry en Berlín.

Según expertos occidentales, Irán ha incrementado considerablemente el volumen de uranio enriquecido desde la última ronda de negociaciones en Moscú.

Las elecciones presidenciales iraníes previstas para junio podrían influir en la marcha de las negociaciones nucleares, aunque la última palabra en el régimen islámico la tenga siempre el incombustible ayatolá Ali Jamenei.

Moscú, 26 feb (EFE).- Irán y el Grupo 5+1 proseguirán mañana, miércoles, las negociaciones sobre el programa nuclear de Teherán, al que la comunidad internacional presentó hoy una serie de propuestas durante la reunión en la ciudad kazaja de Alma-Atá.

“En estos momentos tienen lugar las consultas entre las delegaciones. Hoy ya no se reanudarán las negociaciones. Continuarán mañana”, informaron los organizadores de la reunión a las agencias rusas.

La reunión, la cuarta ronda de negociaciones sobre el controvertido programa nuclear iraní, se celebró a puerta cerrada, por lo que se desconoce el contenido exacto de las propuestas presentadas por uno y otro bando.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, quien encabeza la delegación del Grupo 5+1 que negocia con Irán, aseguró que espera progresos tras presentar al régimen islámico una “oferta revisada”.

“Llevamos a cabo estas conversaciones con miras a avanzar hacia la disipación de las preocupaciones de la comunidad internacional sobre la naturaleza del programa nuclear iraní, y esta ronda no es una excepción”, subrayó.

Mientras, la delegación iraní, encabezada por el secretario del Alto Consejo de Seguridad Nacional iraní, Said Yalili, llegó a Kazajistán con su propia propuesta para arreglar el conflicto nuclear.

“Nosotros, al igual que el sexteto, hemos venido con propuestas basadas en las decisiones de la ronda de Moscú” de junio de 2012, indicó a la agencia rusa Interfax un miembro de la delegación iraní.

Fuentes oficiales iraníes informaron a la televisión de su país que Teherán sólo suspenderá las actividades de enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de todas las sanciones internacionales.

En los días previos a la reunión, el Grupo 5+1 ha insistido en que reconoce el derecho de Irán a hacer un uso pacífico de la energía nuclear, pero exige pruebas concretas de que detrás del programa no hay propósitos militares.

En rondas de negociación anteriores, las potencias han reclamado a Teherán que detenga el enriquecimiento de uranio al 20 por ciento -que ven como un posible paso previo al desarrollo de una bomba atómica-, que saque del país las reservas ya existentes y que cierre la planta de enriquecimiento de Fordow.

Moscú, 26 feb (EFE).- La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, al frente de la delegación del Grupo 5+1 que negocia con Irán, aseguró hoy que espera progresos de la ronda de conversaciones sobre la política nuclear iraní que arrancó hoy en la ciudad kazaja de Alma Ata.

“Hemos venido aquí con una oferta revisada y hemos venido a dialogar con Irán en un manera significativa, nuestro objetivo es asegurarnos de que tendremos una conversación buena y detallada”, dijo Ashton a la prensa al término de la primera reunión entre las delegaciones de Irán y el Grupo 5+1.

La jefa de la negociación por parte de la comunidad internacional aseguró que el sexteto tendrá en cuenta la situación interna en la República Islámica y sus demandas, al igual que las conclusiones a las que llegaron las partes en la anterior ronda de negociación, en alusión a la celebrada en Moscú el pasado verano.

“Llevamos a cabo estas conversaciones con miras a avanzar hacia la disipación de las preocupaciones de la comunidad internacional sobre la naturaleza del programa nuclear iraní, y esta ronda no es una excepción”, subrayó.

Mientras, la delegación iraní, encabezada por el secretario del Alto Consejo de Seguridad Nacional iraní, Said Yalili, llegó a Kazajistán con su propia propuesta para regular el conflicto diplomático sobre la política nuclear de Teherán.

“Nosotros, al igual que el sexteto, hemos venido con propuestas basadas en las decisiones de la ronda de Moscú”, indicó a la agencia rusa Interfax un miembro de la delegación iraní.

La primera reunión entre Irán y las potencias del Grupo 5+1, formado por los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania, en la que los iraníes escucharon la propuesta de la comunidad internacional, duró dos horas y media.

“La delegación iraní está estudiando la propuesta”, dijo al término del primer encuentro a la agencia rusa Interfax Michael Mann, portavoz de Ashton.

El Grupo 5+1 está a la espera de la reacción de Teherán a su propuesta, respuesta de la que depende la continuidad de la ronda de negociación.

“No está claro (cuándo seguirá la ronda). Podría ser o mañana”, apuntó el diplomático europeo.

Poco antes, Mann señaló que el Grupo 5+1 “no tiene interés en negociar por negociar” y por eso se quedará en la mesa de negociaciones “tanto como sea necesario para lograr un avance”.

Al mismo tiempo, el sexteto descarta la posibilidad de levantar parcialmente las sanciones que pesan sobre la República Islámica por su tozuda política nuclear y su negativa a cooperar con la Organismo Internacional de la Energía Atómica.

“Debo responder directamente que no”, aseveró Mann al responder si la oferta del Grupo 5+1 incluye el levantamiento parcial de sanciones a Teherán.

En los días previos a la reunión, el Grupo 5+1 ha insistido en que reconoce el derecho de Irán a hacer un uso pacífico de la energía nuclear, pero exige pruebas concretas de que detrás del programa no hay propósitos militares.

En rondas de negociación anteriores, las potencias han reclamado a Teherán que detenga el enriquecimiento de uranio al 20 % -que ven como un posible paso previo al desarrollo de una bomba atómica-, que saque del país las reservas ya existentes y que cierre la planta de enriquecimiento de Fordow.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo