El calvario de una ‘defensora de Cristo’

Secta. METRO México entrevistó a una de las seguidoras que hacía parte del culto ‘Los defensores de Cristo’

Por Publimetro Colombia

Ella buscaba consuelo luego de que su bebe murió, sin embargo fue víctima de extorsión, tortura mental y depravación sexual. ‘Olivia’ es una de las cientos de víctimas que cayeron en el culto ‘Los defensores de Cristo’, cuyos miembros eran forzados a ejercer labores sexuales.

 El mes pasado, autoridades federales desmantelaron la extraña secta, que se encontraba en una casa en Nuevo Laredo, en el nororiente de México. Fueron capturados 24 miembros, 14 de ellos de nacionalidad diferente a la mexicana, incluyendo a su líder, el español Ignacio González de Arriba (foto), quien aseguraba ser la reencarnación de Cristo. La secta ofrecía clases de bioprogramación y cuidados seudocientíficos para atraer seguidores.

Por primera vez, ‘Olivia’, una mujer de 30 años que pidió que se cambiara su nombre para proteger su identidad, nos habló sobre la forma como operaban en el nombre de Cristo.

¿Cómo se unió a esta secta?

Todo comenzó en 2008: un amigo de mi exesposo me invitó. En ese momento estaba atravesando por una etapa muy difícil porque perdí a mi bebé. Estaba emocionalmente devastada. Después escuché de todo lo que se podía hacer en la secta para mejorar, entonces decidí tomar unas clases allá. Me sentí muy bien en el nivel básico y pasé al siguiente, donde quedé como voluntaria de la secta. En abril de 2009 me contrataron como asistente.

¿Cuál era la mecánica de las contribuciones?

Sistemáticamente ellos implantaban en nuestras mentes que teníamos que pagar cada 11 días, después era todos los días. Por Western Unión recibían diezmos de Colombia, España, Venezuela y Chile. En ese momento nos hicieron creer que Ignacio (líder de la secta) era el maestro, un ser divino.

¿Cuál fue el pico de todo?

Nos dijeron que debíamos tener sexo con mujeres, no con hombres. Se tenían que traer prostitutas porque Ignacio tenía una falla cardiaca y necesitaba mujeres.

¿Qué les obligaban a hacer?

Yo tenía que ir a los bares o clubes, encontrar prostitutas, seducirlas y llevarlas con Ignacio. Perdí mi dignidad y mi familia se desbarató. Había momentos en los que Ignacio me obligaba a beber algo, me decía “eso es veneno” y se reía muy fuerte. Me decía que era para probar mi lealtad.

¿Cuándo se dio cuenta de la gravedad de la situación?

En 2010 tuve que salir a buscar mujeres y tuve un accidente que me dejó en cama. Cuando me recuperé me di cuenta de que podía escapar, pero no tenía nada para comer o motivos para vivir. Estaba sola.

¿Qué les pide a las autoridades de otros países sobre estas sectas?

Que no lo tomen a la ligera, ellos se pueden comparar con criminales peligrosos o psicópatas. Hacen un lavado de cerebro tan terrible que nos obligan a vender nuestro cuerpo y, peor, nos enseñaban cómo morir o matar por Ignacio.

Análisis
¿Cómo es Ignacio, el líder de la secta?

Dos trastornos de la personalidad son los que caracterizan a un líder de secta: narcisista y antisocial son los rasgos que tienen los líderes de las sectas, como el español Ignacio González de Arriba.

Sienten la necesidad de sentirse idolatrados y tratan de inducir la admiración hacia ellos. Esto les alimenta el ego, además de que son carismáticos. Los líderes van a inducir también hacia los fieles el sacrificio y ellos tendrán que aceptar el dolor y el sufrimiento, creándoles un desbalance emocional.

Una de las víctimas, autodenominada ‘Olivia’, asegura que logró haber estado en contacto con una red de hasta 4000 adeptos. Esta secta es una de las más destructivas para Ravics (Red de Apoyo a las Víctimas de Sectas), aunque compite con una que persiste en Colombia, dirigida por el pastor Gámez y que ya está bajo denuncia por varios de sus seguidores.

Sistemáticamente le hicieron creer que Ignacio era Jesucristo. Utilizaron varias técnicas, incluso la hipnosis. La persona trabajaba dentro de la secta para poder sobrevivir. Inició como secretaria y después fue víctima del maltrato severo. La indujeron a comer cosas desagradables y la torturaban física y mentalmente. La aterrorizaron con tal de sobrevivir y mantener su estima dentro del grupo. La obligaron, en estado mental de desesperación, a someterse y la forzaron a buscar a mujeres, prostitutas, lesbianas y entregárselas a Ignacio para satisfacer sus deseos sexuales. Él tenía cuatro categorías de esposas según le cumplían sus deseos, es decir, promovía la poligamia.

Se tiene constancia de que Ignacio se llevó a los hijos de su primera esposa, a quien metió en un manicomio, pero se desconoce si traficaba con menores.

A detalle
‘Los defensores de Cristo’ fueron detenidos el pasado miércoles 29 de enero:

•    Los arrestados. Seis españoles, dos brasileños, dos bolivianos, dos venezolanos, un argentino y un ecuatoriano.

•    Las denuncias. Diez personas en México los han denunciado.

Publimetro México

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo