Abás acusa a Israel de querer provocar el "caos" entre los palestinos

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 25 feb (EFE).- El presidente de la ANP, Mahmud Abás, afirmó hoy que Israel quiere provocar el “caos” y que los palestinos “no se dejarán arrastrar”, en la segunda jornada de enfrentamientos en Cisjordania por la muerte de un preso en una cárcel israelí.

“Los israelíes quieren caos (..) No nos dejaremos arrastrar al caos y al desorden la vida de nuestros niños y de nuestros jóvenes”, dijo el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en unas declaraciones a los medios de comunicación en su oficina de Ramala.

La muerte de Arafat Yaradat, según los palestinos por presuntas torturas, ha desencadenado una ola de protestas por todo el territorio de Cisjordania en la que sólo hoy resultaron heridos seis palestinos -entre ellos un adolescente de 13 años- y un soldado israelí.

Abás aseguró que “no dejaremos pasar la muerte” de Yaradat, que “fue arrestado y regresó en un ataúd”, informó la agencia Maan.

“No les permitiremos (a los israelíes) que dejen en prisión de por vida a nuestros prisioneros por crímenes que no han cometido”, aseguró.

Israel aún no ha entregado el informe final de la autopsia, realizada en un instituto forense en Tel Aviv bajo supervisión palestina.

A decir de los facultativos israelíes las fracturas en dos costillas y magulladuras puede haber sido causadas por los esfuerzos de reanimación que se le practicaron, y no por torturas como aseguró ayer el médico palestino.

Israel teme que la ola de violencia por la muerte de Yaradat, que se suma a la que ya había originado en las últimas dos semanas la huelga de hambre de cuatro presos palestinos, conduzca a un nuevo levantamiento popular o armado en los territorios ocupados.

En ese sentido, Abás destacó que “lo único que pedimos es una paz basada en la justicia y el cese de los asentamientos”.

“Somos un estado bajo ocupación de acuerdo a la IV Convención de Ginebra, Israel no debería alterar la naturaleza de la tierra que está ocupando y transferir a (su) gente a ella”, recalcó. EFE

elb

Jerusalén, 25 feb (EFE).- El presidente de la ANP, Mahmud Abás, afirmó hoy que Israel quiere provocar el “caos” y que los palestinos “no se dejarán arrastrar”, en la segunda jornada de enfrentamientos en Cisjordania por la muerte de un preso en una cárcel israelí.

“Los israelíes quieren caos (..) No nos dejaremos arrastrar al caos y al desorden la vida de nuestros niños y de nuestros jóvenes”, dijo el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en unas declaraciones a los medios de comunicación en su oficina de Ramala.

La muerte de Arafat Yaradat, según los palestinos por presuntas torturas, ha desencadenado una ola de protestas por todo el territorio de Cisjordania en la que sólo hoy resultaron heridos seis palestinos -entre ellos un adolescente de 13 años- y un soldado israelí.

Abás aseguró que “no dejaremos pasar la muerte” de Yaradat, que “fue arrestado y regresó en un ataúd”, informó la agencia Maan.

“No les permitiremos (a los israelíes) que dejen en prisión de por vida a nuestros prisioneros por crímenes que no han cometido”, aseguró.

Israel aún no ha entregado el informe final de la autopsia, realizada en un instituto forense en Tel Aviv bajo supervisión palestina.

A decir de los facultativos israelíes las fracturas en dos costillas y magulladuras puede haber sido causadas por los esfuerzos de reanimación que se le practicaron, y no por torturas como aseguró ayer el médico palestino.

Israel teme que la ola de violencia por la muerte de Yaradat, que se suma a la que ya había originado en las últimas dos semanas la huelga de hambre de cuatro presos palestinos, conduzca a un nuevo levantamiento popular o armado en los territorios ocupados.

En ese sentido, Abás destacó que “lo único que pedimos es una paz basada en la justicia y el cese de los asentamientos”.

“Somos un estado bajo ocupación de acuerdo a la IV Convención de Ginebra, Israel no debería alterar la naturaleza de la tierra que está ocupando y transferir a (su) gente a ella”, recalcó.

Jerusalén, 25 feb (EFE).- Al menos siete personas resultaron heridas hoy en los enfrentamientos que tuvieron lugar en distintos puntos de Cisjordania entre manifestantes palestinos y fuerzas militares y policiales israelíes.

Tres de los heridos se registraron cerca de la prisión de Ofer, al sur de Ramala, donde jóvenes palestinos arrojaron piedras a miembros de la Policía israelí de Fronteras.

La agencia oficial palestina, Wafa, informó de que dos de ellos sufrieron impactos de bala y un tercero, también hospitalizado, el impacto en la cabeza de un bote de gas lacrimógeno.

Los enfrentamientos tienen lugar en coincidencia con el entierro en el poblado de Sair de Arafat Yaradat, el preso palestino que murió el sábado en una prisión israelí a causa de posibles torturas.

Su muerte originó una cadena de protestas en controles y retenes israelíes en el territorio ocupado de Cisjordania y hoy miles de personas se concentraron en Sair para el funeral.

En el vecino distrito de Belén otros tres palestinos, entre ellos un adolescente de 13 años, resultaron heridos en los enfrentamientos, informó la agencia palestina Maan.

Testigos relataron que el adolescente, Mohamed Jaled al-Kurdi, se encontraba en el campo de refugiados de El Aida cuando recibió varios impactos de bala en la espalda y una pierna.

Uno de los parientes de la víctima informó de que su condición era estable y que ingresó en la unidad de cuidados intensivos después de haber sido operado para extraerle los proyectiles.

Los otros dos heridos sufrieron el impacto en las piernas de balas de goma en enfrentamientos en ese campo de refugiados.

El séptimo herido es un soldado israelí que sufrió una pedrada en el bloque de asentamientos judíos de Gush Etsión, en el distrito ocupado palestino de Belén.

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, está reunido esta tarde con los mandos militares, de la Policía y del Servicio de Prisiones para evaluar la situación en el terreno.

Israel teme que la ola de violencia por la muerte de Yaradat, que se suma a la que ya había originado en las últimas dos semanas la huelga de hambre de cuatro presos palestinos, conduzca a un nuevo levantamiento palestino, popular o armado.

El ministro israelí de Seguridad Pública, Isaac Aharonovich, afirmó en ese sentido que Israel “no está ante la tercera intifada”, y apeló al liderazgo palestino a que actúe con responsabilidad.

“Hay que comportarse con responsabilidad, sobre todo la otra parte (la palestina) que tiene la mayor parte de las responsabilidades”, dijo el ministro durante una visita al Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén, donde hoy la Policía había declarado el estado de alerta máxima.

Jerusalén, 25 feb (EFE).- Un centenar de militantes de la izquierda pacifista israelí, entre ellos algunos diputados, se concentraron hoy en Tel Aviv para protestar por el ataque a un árabe-israelí por presuntos nacionalistas judíos.

Con pancartas como “El racismo carcome la democracia israelí” y “¿Judíos = Racismo?”, alrededor de 130 manifestantes, según el servicio de noticias Ynet, exigieron justicia para Jasan Usruf, un operario de limpieza de la municipalidad que fue atacado el domingo mientras trabajaba en una zona conocida como el Delfinario, junto a la playa.

Usruf, que está internado en un hospital de la ciudad con lesiones de carácter moderado en el rostro, denunció a la policía que unos veinte jóvenes le atacaron por su condición de árabe.

“Estaban borrachos y eran todos unos racistas. Creí que no saldría de esta pero Dios me ama”, dijo la víctima desde su cama en el hospital Ijilov.

Los hechos ocurrieron pasadas las 04.00 (02.00 GMT) de la madrugada, tras una noche de diversión en los pubs y bares de Tel Aviv por el carnaval de Purim.

La Policía no ha practicado ninguna detención y los manifestantes exigieron que se haga justicia y el caso no sea archivado.

“Os digo que este caso no se resolverá porque se trata de un árabe”, dijo un manifestante al Ynet.

Osma Zahalke, activista árabe-israelí de izquierdas, definió a los agresores como “bestias” y acusó al actual Gobierno israelí, que preside el primer ministro derechista, Benjamín Netanyahu, de “dar luz verde a este tipo de acciones”.

“Los vemos con los jóvenes del Beitar Jerusalén”, recordó sobre una de las peñas racistas del principal equipo de fútbol de Jerusalén, que hace dos semanas quemaron el museo del club por la contratación de dos futbolistas chechenos musulmanes y en un partido enarbolaron una pancarta pidiendo la “pureza judía” para su equipo.

Dov Jenin, diputado del frente por la igualdad Jadash, alertó durante la protesta sobre los peligros del racismo, que cada día se cobra más víctimas en la sociedad israelí a pesar de que en ella conviven más de un millón de árabes, descendientes de los palestinos que se quedaron a vivir dentro de las fronteras reconocidas de Israel, en 1948.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo