Raúl Castro inicia su último mandato presidencial y encamina el relevo

Por Publimetro Colombia

La Habana, 24 feb (EFE).- El presidente de Cuba, Raúl Castro, fue ratificado hoy para su segundo y último mandato presidencial, que inicia con Miguel Díaz-Canel, de 52 años, como primer vicepresidente del país comunista, en un significativo paso de renovación para configurar “la dirección futura” de la isla.

Como era previsible, el general Castro, de 81 años, fue reelegido por la Asamblea Nacional de Cuba para otro quinquenio aunque confirmó que será su última gestión presidencial.

También avanzó una reforma constitucional que incluirá la limitación de los mandatos políticos a diez años que ya anunció y se establecerá una edad máxima para ocupar las principales responsabilidades del país.

Especialmente relevante fue la elección de Miguel Díaz-Canel como número dos del Gobierno, con su nombramiento como primer vicepresidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, cargos en los que sustituye al histórico dirigente José Ramón Machado Ventura.

Raúl Castro, de 81 años, enmarcó el ascenso de Díaz-Canel en la necesidad de articular el relevo generacional y pareció enfilar al nuevo número dos del Gobierno en el camino de la sucesión.

“Debe garantizarse en la cúspide del poder estatal y gubernamental la unidad ejecutiva frente a cualquier contingencia por la pérdida del máximo dirigente, de manera que se preserve, sin interrupciones de ningún tipo, la continuidad y estabilidad de la nación”, afirmó.

El presidente cubano dijo que esa decisión reviste “particular trascendencia histórica” y “representa un paso definitorio en la configuración de la dirección futura del país, mediante la transferencia paulatina y ordenada a las nuevas generaciones de los principales cargos”.

Ese proceso de traspaso de poder a las nuevas generaciones deberá concretarse en el próximo quinquenio, añadió.

El presidente cubano elogió las cualidades de Díaz-Canel que, según dijo, “no es un advenedizo ni un improvisado”.

Además de Castro y Díaz-Canel, la Asamblea Nacional de Cuba designó a los cinco vicepresidentes del Consejo de Estado y a sus restantes 23 miembros.

Otra de las novedades fue el relevo en la presidencia del Parlamento cubano, donde Esteban Lazo, de 69 años y uno de los hombres fuertes del Partido Comunista de Cuba (PCC), sustituyó al histórico Ricardo Alarcón, que ha estado al frente de la Asamblea durante 20 años.

Con la sesión de hoy, la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba abrió su octava legislatura con una cámara renovada en un 67 %, donde las mujeres han elevado su representación hasta el 48,8 %, los negros y mestizos al 37,9 y donde el promedio de edad es de 48 años.

En cuanto al Consejo de Estado la edad media de sus integrantes es de 57 años y el 61,3 % nacieron después del triunfo de la revolución.

La nueva legislatura, según recordó Raúl Castro, estará marcada por una “fecunda e intensa” labor para elaborar la legislación relacionada con las reformas emprendidas en el país para “actualizar” su modelo socialista.

Esa “actualización económica”, dijo el presidente cubano, “es la primera de las prioridades” en una etapa en la que las reformas se adentrarán en cuestiones de “mayor alcance, complejidad y profundidad”.

Recordó que el objetivo de ese plan de reformas es “alcanzar una sociedad socialista próspera y sostenible” y “una sociedad menos igualitaria pero más justa”.

“A aquellos que dentro o fuera del país, con buenas o malas intenciones, nos alientan a ir más rápido les decimos que continuaremos sin prisa pero sin pausa, con los pies y los oídos bien pegados a la tierra, sin terapias de choque contra el pueblo y sin dejar a ningún ciudadano desamparado”, manifestó.

En su discurso, aludió de nuevo a la necesidad de seguir luchando contra la corrupción, indisciplinas e ilegalidades y anunció que el Parlamento se reunirá en la primera quincena de julio para tratar en profundidad “este bochornoso asunto”.

Otra de las sorpresas de la sesión que celebró este domingo la Asamblea Nacional fue una nueva reaparición pública del líder de la Revolución cubana, el expresidente Fidel Castro, que hoy volvió a sentarse en su escaño de diputado.

Fidel Castro, de 86 años, retirado del poder desde 2006 y que ha reaparecido esporádicamente en actos públicos en los últimos años, no acudía a la Asamblea cubana (parlamento unicameral) desde agosto de 2010, cuando intervino en una sesión extraordinaria para hablar de los peligros de una eventual guerra nuclear.

El expresidente de Cuba es diputado del parlamento cubano, ya que concurrió como candidato por la circunscripción de Santiago de Cuba en los comicios generales celebrados en la isla el pasado 3 de febrero.

La Habana, 24 feb (EFE).- Miembros de la oposición interna cubana recibieron hoy sin grandes expectativas y con escepticismo la reelección del presidente Raúl Castro, para su último mandato y la promoción de Miguel Díaz-Canel, de 52 años, a primer vicepresidente del país.

Para la líder del grupo disidente “Damas de Blanco”, Berta Soler, la constitución este domingo de la nueva Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) y que Raúl Castro fuera ratificado al frente del Gobierno, “es mas de lo mismo”.

“Aquí tiene que haber unas elecciones libres y eso no existe hace 50 años porque lo que se mantiene es una sucesión de poder entre los Castro”, dijo a Efe la representante del grupo femenino.

Berta Soler denunció además que este domingo más de cincuenta mujeres de su grupo fueron arrestadas por unas horas cuando iban a realizar un homenaje en recuerdo a los pilotos de la organización anticastrista con sede en Miami “Hermanos al Rescate” que murieron en 1996 al ser derribadas sus avionetas.

Por su parte, el periodista independiente Guillermo Fariñas cree que lo más interesante del discurso de Raúl Castro tras ser reelegido por otros cinco años es que ratificara su promesa de que este será su último mandato.

Interpretó la designación de Miguel Díaz-Canel como primer vicepresidente del país como un “mensaje de negociación a la comunidad internacional, al exilio cubano y a la oposición interna” en la isla.

En sintonía con Berta Soler, el portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, consideró que “no estamos en presencia de nada espectacular, sino de más de lo mismo”.

“Simplemente se ha formalizado la reproducción del modelo totalitario de Gobierno que domina en Cuba desde hace décadas”, señaló.

Sánchez sostuvo que desde su “ángulo” como activista de los derechos humanos, no espera “ninguna mejoría definitiva porque el sistema de Gobierno sigue intacto” dado que la isla “necesita verdaderas reformas para superar la situación de pobreza y la falta de respeto de los derechos fundamentales”.

Manuel Cuesta Morúa, del grupo disidente “Arco Progresista”, de tendencia moderada, estima que esta fue “una Asamblea de transición” que a su juicio, podría darle una “mayor capacidad decisiva” a los órganos electivos del país.

“Para mi comienza la transición política, el último ciclo de los que hicieron la revolución, y este es un hecho que tiene significación para el futuro de Cuba”, señaló el opositor.

En opinión de Oscar Espinosa Chepe, no hubo “sorpresa” en el anuncio de que Raúl Castro asume su último período presidencial, porque esa decisión ya la había mencionado cuando a principios de 2012 advirtió que terminaría su Gobierno con la “alta edad” de 87 años.

En cuanto al ascenso a la cúpula gubernamental de Díaz-Canel manifestó que en Cuba lo que “se necesita no es solo gente joven sino jóvenes con mentalidad de cambios que estén dispuestos a hacer lo que el país demanda y requiere con urgencia”.

El general Raúl Castro, de 81 años, fue ratificado hoy como presidente de Cuba para un segundo mandato de cinco años, que será el último de acuerdo con su intención de limitar los cargos políticos a un máximo de 10 años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo