El cadáver de un preso palestino muestra signos de tortura, según afirma la OLP

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 24 feb (EFE).- El cuerpo del preso palestino muerto ayer en una cárcel israelí, Afarat Yaradat, muestra signos de tortura y la autopsia demuestra que no murió por un ataque al corazón, como aseguró el Servicio de Prisiones de Israel, denunció hoy la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

El informe del médico forense palestino Saber El Alul, que estuvo presente durante la autopsia que se hizo hoy en un hospital israelí al cadáver de Yaradat, señala que el preso “no murió de un ataque al corazón. Su corazón estaba en perfecto estado y sus arterias también”, declaró a Efe Xavier Abu Eid, portavoz de la OLP.

“El cuerpo se encontraba en estado de shock y presentaba evidencias de golpes, principalmente en el pecho, en los hombros cerca de la espina dorsal y en su espalda. Todas las marcas eran menores a cinco días, es decir, durante el tiempo que estuvo detenido por Israel, por lo que son signos de tortura”, señaló el portavoz.

El cadáver también presentaba dos costillas rotas, sangre en la nariz y heridas en el interior de la boca, según informó la ONG palestina Al Haq en su cuenta de Twitter.

“Esto es un claro caso de lo que la impunidad otorgada por la comunidad internacional da al estado de Israel. La libertad de detener y hacer lo que quiera con ciudadanos palestinos, incluyendo cientos que son detenidos sin cargo alguno en su contra”, declaró Abu Eid.

La OLP ha exigido una investigación internacional que aclare las circunstancias de la muerte de Yaradat, de 30 años y que había sido detenido por Israel hace escasamente una semana por ser sospechoso de haber tirado piedras contra soldados israelíes.

La investigación es necesaria, “no solamente para clarificar lo sucedido, sino para mostrar una vez más la situación vergonzosa en la que se encuentran miles de palestinos y palestinas en cárceles israelíes”, agregó el portavoz.

El cadáver fue entregado hoy en el puesto de control militar de Tarkumia, al oeste de la ciudad de Hebrón, donde cientos de palestinos esperaban la ambulancia.

Mañana se celebrará un multitudinario funeral en la cercana localidad de Sair, donde Yaradat residía con su mujer y dos hijos.

Su muerte ha avivado las protestas palestinas que se han repetido en las últimas semanas en solidaridad con los presos en cárceles israelíes, especialmente con cuatro de ellos que llevan meses en huelga de hambre.

El Ministerio de Justicia de Israel ha difundido un comunicado en el que asegura que no se detectó ningún signo visible en el cuerpo, más allá de los provocados por el masaje cardiovascular que se hizo para reanimarlo y una pequeña señal en su pecho.

“Se detectaron dos derrames internos, en el hombro y en la zona superior derecha del pecho. Había dos costillas rotas, que pueden proceder de los intentos de reanimación. Los resultados iniciales de la autopsia no pueden determinar la causa de la muerte”, que no se conocerá hasta que se tengan los resultados de las pruebas microscópicas y toxicológicas, asegura la nota ministerial, según informó el diario digital Times of Israel.

Las autoridades israelíes aseguraron en un primer momento que el preso había fallecido de un ataque al corazón.

Se espera que los resultados finales de la autopsia se den a conocer dentro de dos semanas.

Jerusalén, 24 feb (EFE).- Unos 4.500 presos palestinos en cárceles de todo Israel han rechazado comer hoy en protesta por el fallecimiento el sábado del prisionero Arafat Yaradat en la cárcel israelí de Meguido, aparentemente por un fallo cardíaco.

“Los reclusos han rechazado ingerir las tres comidas correspondientes a la jornada como parte de una protesta solidaria por lo que sucedió ayer en Meguido”, confirmó a Efe la portavoz del Servicio Israelí de Prisiones, Siván Weizman.

La funcionaria añadió que presos palestinos en todos los centros penitenciarios del país participan en esta acción y que “todos ellos se encuentran bien”.

Sobre los detalles acerca de la muerte del recluso, la portavoz se limitó a apuntar que “la investigación está en manos de la policía”.

De acuerdo a las autoridades israelíes, Yaradat, de 30 años, falleció a consecuencia de un paro cardíaco tras no superar los intentos de reanimación que se le practicaron en el centro penitenciario.

El primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Salam Fayad, pidió hoy que se investiguen las “verdaderas circunstancias” del deceso y responsabilizó a Israel del fallecimiento del prisionero bajo su custodia.

La organización israelí pro-derechos humanos en los territorios palestinos Betselem, ha solicitado que la investigación “abarque el trato del detenido durante su interrogatorio, el procedimiento seguido por los servicios de seguridad interior (Shabak) y los médicos que lo examinaron”.

El ministro para los Prisioneros de la ANP, Isa Qaraqe, indicó ayer que el fallecido era natural del pueblo de Sair, cerca de Hebrón, donde hoy se han registrado disturbios entre manifestantes y fuerzas israelíes.

Yaradat fue detenido hace tres meses, según el ministro, y no participaba en la huelga de hambre que llevan a cabo actualmente algunos presos palestinos para protestar por su detención y las condiciones de su encarcelamiento.

Jerusalén, 24 feb (EFE).- Las autoridades israelíes entregaron hoy a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) el cuerpo de Arafat Yaradat, cuya muerte ayer en una prisión israelí ha alimentado las protestas callejeras para exigir la mejora de la situación de los presos.

Tras serle practicada una autopsia, el cadáver fue entregado hoy en el puesto de control militar de Tarkumia, al oeste de la ciudad de Hebrón, donde cientos de palestinos esperaban la ambulancia, que lo trasladó a un hospital palestino cercano, informaron medios locales.

Mañana se celebrará el funeral, que se espera sea multitudinario, en la cercana localidad de Sair, donde Yaradat, de 30 años, residía con su mujer y dos hijos.

Los palestinos atribuyen la muerte de Yaradat a malos tratos de los agentes del Shin Bet (servicio secreto interior) y reclaman una investigación internacional.

Sus familiares rechazan la tesis israelí de que murió de un ataque al corazón y aseguran haber visto manchas de sangre en su cuerpo cuando acudieron a identificarlo, informó el diario digital Times of Israel.

Su muerte ha avivado las protestas palestinas, que se concentran sobre todo en puestos de control militares israelíes y se han repetido en las últimas semanas como muestra de solidaridad con cuatro presos que llevan meses en huelga de hambre.

En los enfrentamientos registrados hoy resultó herido leve por una pedrada un soldado israelí en Belén, y herido grave el joven palestino Walid Ziad Abu Rih, hijo del jefe de la Fuerza de Seguridad Preventiva de la ANP, que sufrió el impacto de una bala en el estómago en Betunia, cerca de Ramala, informó el diario digital israelí Ynet.

Israel mantiene alrededor de 4.600 palestinos presos, de los que cerca de 160 son retenidos sin cargos, bajo la denominada “detención administrativa”.

Según datos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), desde que Israel inició la ocupación de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este en 1967, alrededor de 800.000 palestinos han sido detenidos en algún momento por el Ejército israelí, lo que supone el 40 % de los varones palestinos.

“La mayoría de los presos políticos palestinos están acusados de ofensas bajo órdenes militares que emplean una definición muy amplia de ‘riesgos de seguridad’ y prohíben incluso la expresión política. Por ejemplo, la Orden Militar 938 considera una acción hostil el sostener una bandera o escuchar canciones nacionalistas”, denunció hoy la OLP en un comunicado.

La nota resaltó también que el porcentaje de sentencias de culpabilidad en los tribunales militares israelíes es del 99 por ciento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo