Italia acude a votar con la incertidumbre de la ingobernabilidad

Por Publimetro Colombia

Roma, 23 feb (EFE).- Cerca de 47 millones de italianos viven hoy la jornada de reflexión para las elecciones generales de los días 24 y 25, en las que elegirán el nuevo Gobierno, con el centroizquierda como favorito aunque el avance del Beppe Grillo y Silvio Berlusconi podría provocar la ingobernabilidad.

Otros 3,5 millones de italianos que residen en el extranjero ya han podido ejercer su voto por correo.

Las favoritas en estas elecciones generales vuelven a ser las mismas coaliciones que han protagonizado los últimos comicios, con la única novedad de la entrada en política de Mario Monti, el tecnócrata que se ocupó de los últimos 13 meses de Gobierno tras la dimisión de Silvio Berlusconi.

Por una parte se encuentra la coalición conservadora encabezada por el partido Pueblo de la Libertad (PDL), que ha tenido que recurrir a Silvio Berlusconi, quien había anunciado su retirada de la política, para evitar el fracaso total en los comicios.

Berlusconi vuelve a presentarse con sus socios de la separatista Liga Norte, a pesar de la ruptura que se había fraguado durante el Gobierno de Monti, y con otros partidos de derechas.

El centroizquierda concurre con el líder del Partido Demócrata (PD), Pierluigi Bersani, y en alianza con Futuro Ecología y Libertad de Nichi Vendola, que representa el ala más progresista de la coalición.

Según los últimos sondeos oficiales publicados 15 días antes de los comicios, la coalición de Bersani puede conseguir entre un 34 y un 38 % de los votos, y Berlusconi entre un 28 y un 30 %.

De acuerdo con estos datos, el centroizquierda conseguirá la mayoría absoluta en la Cámara de los Diputados, mientras que en el Senado, donde el enrevesado sistema electoral prevé premios según los resultados regionales, necesitará establecer alianzas.

Aquí entra en juego el excomisario europeo Monti, que apoyado por una coalición de movimientos cívicos y partidos centristas podría ayudar con el 16 % que le otorgan las encuestas a eliminar el empate en el Senado.

Si la coalición de Bersani no consigue la mayoría en el Senado, se crearía un caso de ingobernabilidad de complicadas y peligrosas soluciones, una de ellas la de volver a votar.

No hay que desestimar a uno de los grandes protagonistas en estas elecciones: Beppe Grillo y su Movimiento 5 Estrellas, que representa el descontento popular con la vieja política y que ayer fue capaz de llenar, en una tarde desapacible, la plaza de San Juan de Letrán de Roma y a quien sondeos puntuales le dan ya como la segunda fuerza política.

Otro candidato es el magistrado Antonio Ingroia con su Revolución Civil, quien podría no alcanzar el 4 % que se exige para tener representación en la Cámara de los Diputados o el 8 % en el Senado.

También pesará en el resultado final el llamado partido de los indecisos, ya que un 30 % de los electores no sabe a quién votar, pero de éstos, casi cinco millones acudirán finalmente a las urnas.

Los colegios electorales abrirán el domingo a las 08.00 hora local y permanecerán abiertos hasta las 22.00 horas, mientras que el lunes se votará de 07.00 a 15.00 horas.

En estas dos jornadas también se vota para renovar los gobiernos regionales en Molise, Lombardía y Lazio. En estas dos últimas ha sido necesario convocar elecciones anticipadas debido a los escándalos de corrupción.

La corrupción ha sido una de las protagonistas latentes en esta campaña electoral, pues mientras los candidatos realizaban sus promesas fue detenido Giuseppe Orsial, consejero delegado de Finmeccanica, grupo industrial italiano participado por el Estado, por pagar sobornos para obtener un contrato.

También fue arrestado Gianluca Baldassarri, el gerente del Monte dei Paschi di Siena, que junto con otros directivos se había supuestamente beneficiado de operaciones como la compra al Banco Santander de la entidad italiana Antonveneta por 9.000 millones de euros.

El recuento de votos comenzará el lunes, inmediatamente después del cierre de los colegios electorales.

Los italianos volverán a votar con un sistema electoral de carácter proporcional, pero con un complejo sistema de premios de mayoría, que aunque criticado por todos no se ha conseguido cambiar y que amenaza así con repetir los resultados y la inestabilidad que hizo caer en tan sólo dos años a Romano Prodi (2006-2008).

Roma, 23 feb (EFE).- Las regiones del Lacio y Lombardía, dos de las más importantes de Italia, votarán el 24 y el 25 de febrero, coincidiendo con las elecciones generales italianas, sus gobiernos regionales, tras verse salpicados por sendos escándalos de corrupción que llevaron a su disolución.

Lombardía, cuya capital es Milán, se vio abocada a las elecciones anticipadas a raíz del arresto a mediados de octubre pasado, por supuestos pagos a la mafia a cambio de votos, de uno de los consejeros de su junta regional perteneciente al partido de Silvio Berlusconi, el conservador Pueblo de la Libertad (PDL).

Esta circunstancia llevó al presidente lombardo, Roberto Formigoni, también del PDL e implicado a su vez en varios casos de corrupción, a disolver su equipo de gobierno y a designar una nueva junta de perfil técnico a la espera de los comicios.

Ahora, la incógnita es ver cómo pesarán esos escándalos sobre los resultados del centroderecha, ya no solo en los comicios regionales, sino también a nivel nacional, en una región con gran peso de cara a la composición del Senado, puesto que en ella se deciden 79 de los 315 escaños de la Cámara Alta.

Los últimos sondeos difundidos quince días antes de la cita en las urnas, como marca la ley italiana, arrojaban unos resultados muy ajustados entre el candidato del centroizquierda, Umberto Ambrosioli, y el del centroderecha, el secretario general de la Liga Norte, Roberto Maroni, por lo que parece que la partida se decidirá con los indecisos, que se sitúan en torno al 30 por ciento.

Ante esta situación tan igualada, algunos de los candidatos que se presentan en las generales en la lista de centro “Elección Cívica”, del ex primer ministro Mario Monti, han optado por no votar a su candidato en las regionales de Lombardía y han llamado al “voto útil” a favor del cambio que puede suponer Ambrosioli y en contra de Maroni, titular de Interior en el último Gobierno de Berlusconi.

Maroni, que ha renovado su alianza con el PDL pese a las disputas tras el escándalo por contactos con la mafia, ha centrado su batalla en el ámbito fiscal, con su objetivo de que el 75 % de los impuestos que pagan los residentes en Lombardía, durante cerca de 20 años en manos del centroderecha, se queden dentro de su territorio.

Entre los objetivos de Maroni, que siempre ha denunciado un sur de Italia poco productivo que se queda con los recursos del norte, está la creación de una “macrorregión” que comprenda las regiones norteñas de Véneto, Piamonte (ambas bajo su control), Friul-Venecia Julia (en manos de sus socios del PDL) y Lombardía.

En el Lacio, cuya capital es Roma, la dimisión de la presidenta de la región Renata Polverini, representante del centroderecha con el apoyo del PDL, llegó el pasado septiembre dictada por el estallido de un escándalo por malversación de fondos públicos.

Dentro del escándalo circularon además las fotografías de una opulenta fiesta de disfraces al estilo de las bacanales del Imperio Romano, organizada por el subjefe de grupo del PDL en la región, Carlo Remis, en septiembre de 2010.

Los sondeos en este caso dan al candidato del centroizquierda Nicola Zingaretti una amplia ventaja sobre el segundo favorito, el aspirante del centroderecha, Francesco Storace.

De confirmarse este resultado, el gobierno de la región volvería a manos del centroizquierda, sobre el que en las precedentes elecciones de marzo de 2010 en las que se impuso Polverini, pesó el escándalo sexual que salpicó a su antecesor en el cargo, el progresista Piero Marazzo.

Además de Lacio y Lombardía, también elegirá su gobierno la pequeña región de Molise, en el centro del país, que por decisión judicial debe repetir las elecciones al determinarse que en los anteriores comicios de octubre de 2011 existieron vicios de forma en la presentación de las listas del centroderecha.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo