Chile y Bolivia elevan el tono en la polémica por los soldados bolivianos detenidos

Por Publimetro Colombia

Santiago de Chile, 22 feb (EFE).- Los gobiernos de Chile y Bolivia elevaron hoy el tono de su disputa por el caso de los tres soldados bolivianos que fueron detenidos y encarcelados tras ingresar armados a territorio chileno el pasado 25 de enero.

Los militares prestaron declaración este viernes ante el fiscal de la región de Tarapacá, norte de Chile, en un procedimiento previo a la audiencia judicial que se realizará el próximo lunes y en la que se definirá la situación de los detenidos.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, manifestó su indignación con el Gobierno boliviano, al que pidió actuar “con más respeto” hacia la verdad y el derecho internacional.

Desde La Paz el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, consideró que la polémica se debería haber resuelto por la vía diplomática y afirmó que el Gobierno chileno ha asumido actitudes “trogloditas” y “cavernarias”.

Tras permanecer varios días sin pronunciarse en público sobre este asunto, Piñera expresó hoy su molestia con su colega boliviano, Evo Morales, por una polémica que con el paso de las semanas ha enredado la tensa relación que mantienen los dos países.

“Quisiera hacer un llamado al presidente Morales a actuar con mayor respeto por la verdad, por el derecho internacional y también a aprender que el orden jurídico y el Estado de derecho en nuestro país lo vamos a proteger y resguardar siempre”, señaló Piñera en una declaración a la prensa en el Palacio de la Moneda.

El gobernante rechazó “de forma muy categórica, y con una cierta indignación, las infundadas e irresponsables insinuaciones o acusaciones” de las autoridades bolivianas sobre un posible “involucramiento” de Carabineros de Chile con el contrabando en la frontera entre ambos países.

Los tres soldados, que tienen entre 18, 19 y 21 años, fueron arrestados portando un fusil de guerra el pasado 25 de enero, cuando según el Ejecutivo boliviano, ingresaron inadvertidamente en territorio chileno durante una operación contra el contrabando de vehículos.

El lunes pasado, Bolivia denunció ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la detención y encarcelamiento de los uniformados.

Este miércoles, Morales dijo en la sede de la ONU, en Nueva York, donde asistió al lanzamiento del Año Internacional de la Quinua, que Chile utiliza a los soldados como “rehenes políticos” en represalia por la reivindicación de Bolivia de recuperar una salida al mar que este país perdió en una guerra a fines del siglo XIX.

Piñera rebatió hoy uno de los argumentos de las autoridades bolivianas, que esgrimen que en la zona donde fueron detenidos los soldados la frontera no está claramente señalizada.

Según el mandatario, el límite fronterizo en ese sector “se encuentra claramente delimitado y, en consecuencia, los soldados bolivianos que presuntamente resguardan esa frontera conocen o debieran conocer ese límite”.

Los soldados, que están recluidos en una cárcel en Alto Hospicio, a 1.800 kilómetros al norte de Santiago, declararon ante la fiscalía regional de Tarapacá.

Hasta el día de hoy, sólo el militar que portaba el fusil en el momento de su detención había comparecido ante el fiscal.

La situación legal de los reclutas se definirá el próximo lunes. Ese día deben comparecer ante el juzgado de garantía de Pozo Almonte a una audiencia en la que se cerrará la investigación y se revisarán las medidas cautelares contra ellos.

En el norte de Chile se encuentra ya una delegación de cinco diputados bolivianos llegados para visitar a los soldados y asistir a la audiencia del lunes.

El diputado Carlos Aparicio, del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), consideró que Chile ha tomado “un camino equivocado” al judicializar el caso.

El vicepresidente García Linera, que ejerce de presidente interino del país por el viaje de Morales a Guinea Ecuatorial, sostuvo que el Ejecutivo chileno “se está comportando de una manera poco amistosa, de una manera ilegal en el ámbito internacional”.

En una entrevista con Efe en La Paz Juan Carlos Alurralde, viceministro de Exteriores de Bolivia, dijo hoy que el Gobierno de Morales confía en que Chile que “enmiende” los errores que, a su juicio, se han cometido en la detención de los soldados y que sean liberados sin cargos.

“Lo que nosotros esperamos es que Chile rectifique todos estos errores y sancione a los responsables. Lo más correcto sería que el juez chileno se declare incompetente para juzgar a militares o haya un sobreseimiento, porque no hay delito”, afirmó en una entrevista con Efe Juan Carlos Alurralde, viceministro de Exteriores.

Si embargo, Pinera recalcó hoy que ingresar de forma ilegal a Chile y, además, portando armas, constituye un delito y defendió la actuación de Carabineros, de la Fiscalía y del Poder Judicial en este caso, porque -dijo- “se ha ajustado estrictamente a derecho”.

Santiago de Chile, 22 feb (EFE).- El fiscal de la región chilena de Tarapacá, Manuel Guerra, dijo hoy, tras tomar declaración a los tres soldados bolivianos detenidos en el norte del país hace casi un mes, que ve con “optimismo” la opción de alcanzar un acuerdo con la defensa de los militares para cerrar la arista judicial del caso.

“Yo soy optimista en el sentido de que veo una disposición favorable” de parte de los soldados bolivianos y su abogado, dijo el fiscal en declaraciones a la prensa.

“Lo relevante es que la defensa se ha abierto a la posibilidad de discutir algunas de las salidas que contempla el sistema procesal penal y ahora viene el estudio más fino para ver cuál es la más adecuada”, explicó el fiscal Guerra.

Si se llega a un acuerdo, éste podría darse a conocer el próximo lunes en la audiencia fijada en el juzgado de garantía de Pozo Almonte, en la que se cerrará la investigación y se revisarán las medidas cautelares contra los militares bolivianos.

Algunas de las posibilidades, explicó el fiscal, es que se realice un procedimiento abreviado o se declare la suspensión condicional del proceso.

En ambos casos, señaló, se podría decretar la expulsión del país de los soldados y se evitaría ir a un juicio oral.

Los tres soldados, que tienen entre 18 y 21 años, fueron arrestados portando un fusil de guerra el pasado 25 de enero, cuando según Bolivia, ingresaron inadvertidamente en territorio chileno durante una operación contra el contrabando de vehículos.

Los militares comparecieron este viernes ante la fiscalía de Tarapacá, en la norteña ciudad de Iquique, donde prestaron declaración durante casi seis horas.

Uno de ellos -el que portaba el fusil al momento de su detención- ya había declarado el 26 de enero, mientras que los otros dos comparecieron por primera vez en el proceso judicial.

El fiscal Guerra reseñó que los detenidos mostraron una actitud “bastante favorable” y respondieron todas las preguntas que él formuló.

“Contaron los hechos desde su óptica, pero no hubo reticencia a responder preguntas”, dijo.

Los soldados están recluidos en una cárcel en Alto Hospicio, a 1.800 kilómetros al norte de Santiago.

Los Gobiernos de Chile y Bolivia elevaron hoy el tono de su disputa por esta polémica, que con el paso de las semanas ha enredado la tensa relación que mantienen los dos países.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, manifestó su indignación con el Gobierno boliviano, al que pidió actuar “con más respeto” hacia la verdad y el derecho internacional.

En Bolivia, el vicepresidente Álvaro García Linera consideró que la polémica se debería haber resuelto por la vía diplomática y afirmó que el Gobierno chileno ha asumido actitudes “trogloditas” y “cavernarias”.

Naciones Unidas, 22 feb (EFE).- Bolivia reiteró hoy que considera “rehenes políticos” a los tres soldados detenidos en Chile desde enero pasado y recordó al gobierno de ese país que la larga disputa fronteriza por una salida al mar es un asunto “regional”.

“Estos tres soldados bolivianos son rehenes políticos de una actitud de soberbia” de Chile, afirmó hoy la Misión de Bolivia ante la ONU en un comunicado que responde a la nota emitida un día antes por la legación diplomática chilena.

Las autoridades bolivianas denunciaron que a sus soldados se les negó una atención consular “libre e irrestricta”, lo que calificaron como una “violación” de las normas de derecho internacional que, a su juicio, puso en “grave indefensión jurídica” a sus militares.

“Constituye un acto de mala vecindad, un gesto inamistoso y una acción desproporcionada”, añadió la Misión boliviana, que vinculó de nuevo lo ocurrido a una “represalia” de Chile por la reivindicación de su país de una salida al mar.

Asimismo, reiteró que seguirán exigiendo a las autoridades del país vecino que cumpla con sus responsabilidades internacionales y garanticen la “integridad personal” de los tres soldados y ordenen su libertad “inmediata e irrestricta”.

Por otro lado, dijo que Chile “sabe muy bien” que el derecho boliviano sobre el tema marítimo es un tema de interés “regional y mundial”, refrendado en una decena de resoluciones de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Un día antes la Misión chilena había afirmado en un comunicado que el diálogo sobre condiciones de acceso al mar por parte de Bolivia constituye “un tema de carácter estrictamente bilateral”, y que así lo avalaba la última Asamblea General de la OEA de 2012.

Bolivia, por su parte, negó hoy que lo ocurrido solo pueda resolverse ante la justicia local ya que la ONU y la OEA “exigen” que este tipo de controversias se resuelvan por medios pacíficos para no poner en peligro la paz y la seguridad internacional.

Chile desmintió que los tres soldados sean “rehenes políticos”, como había asegurado este miércoles el presidente de Bolivia, Evo Morales, y dijo que su situación se ajusta “con pleno respeto a las normas del debido proceso y el derecho internacional”.

Morales aseguró en rueda de prensa en la sede de la ONU que los tres militares “son rehenes políticos” y denunció lo que consideraba “actitud vengativa” de parte de Santiago por la reivindicación de su país de una salida al mar.

La misión de Chile consideró que el presidente Morales interpreta de “manera errónea” la situación y aseguró que los tres conscriptos bolivianos fueron detenidos “por ingresar ilegalmente a territorio nacional portando armamento de guerra”.

Los tres soldados bolivianos fueron capturados en suelo chileno el pasado 25 de enero, cuando según el Gobierno de Bolivia ingresaron inadvertidamente durante una operación contra el contrabando.

Morales achacó las detenciones a la demanda que Bolivia ha dicho que planteará (aunque aún no lo ha hecho) ante la Corte Internacional de Justicia para recuperar una salida al mar tras ser derrotada por Chile en la Guerra del Pacífico (1879-1884).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo