Senadores republicanos piden a Obama que retire a Hagel para el Pentágono

Por Publimetro Colombia

Washington, 21 feb (EFE).- Un grupo de quince senadores republicanos envió una carta al presidente de EE.UU., Barack Obama, en la que solicitan que retire la nominación del exsenador republicano Chuck Hagel para ocupar el cargo de Secretario de Defensa.

Los senadores indican en la carta que Hagel debe abandonar porque sería un hecho “sin precedente” que un secretario de Defensa lograra el cargo sin una amplia base de apoyo de ambos partidos.

“En la historia de este cargo, ningún secretario ha sido confirmado con más de 11 votos de oposición”, indicaron los senadores, quienes consideran “crítico” que la candidatura a este puesto “no sea polémica, ni divisoria”.

En este sentido señalan que el nombramiento de su predecesor, Leon Panetta, en 2011, fue confirmado por unanimidad.

La carta, impulsada por el republicano de Texas, John Cornyn, cuenta con el apoyo de los senadores Lindsey Graham (Carolina del Sur) y Ted Cruz (Texas), que han reiterado su intención de bloquear la confirmación.

Cruz solicitó más información financiera sobre las actividades de Hagel, mientras que Graham solicitó a la Casa Blanca datos sobre la respuesta que dio tras los ataques terroristas contra el consulado de EE.UU. en Bengasi (Libia) el pasado año.

Los senadores republicanos indican que tienen “serias dudas” sobre la “capacidad” de Hagel para el cargo en un momento en el que el Pentágono se enfrenta a grandes retos como recortes de presupuestos, el plan nuclear de Irán, la amenaza de Corea del Norte y la guerra contra el terrorismo, apuntan.

Los republicanos bloquearon la semana pasada un voto para continuar con el proceso de confirmación de Hagel, después de que tan sólo cuatro republicanos se sumaran a la mayoría demócrata del Senado.

Graham indicó que votaría para continuar con el proceso después del receso del Congreso que se extiende hasta el 25 de febrero, si la Casa Blanca le proporciona para entonces la información que ha solicitado de Bengasi.

Hagel fue nominado el pasado 7 de enero, pero las críticas en torno a sus comentarios pasados sobre su voluntad de negociar con Irán y las supuestas presiones del “lobby” judío en Washington han ralentizado y llenado de incertidumbre el proceso de su confirmación.

La Casa Blanca, que ha expresado su preocupación por el bloqueo de los senadores republicanos, ha reiterado no obstante su apoyo al candidato nominado.

Washington, 21 feb (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, se inclina por el general de la Fuerza Aérea Philip Breedlove como candidato a dirigir las tropas estadounidenses y de la OTAN en Europa, según informaron hoy varios medios estadounidenses.

Breedlove podría ser el candidato después de que el general John Allen, al que Obama había propuesto para ese mando, anunciara esta semana que abandonaba las Fuerzas Armadas y por tanto no asumiría el cargo para el que había sido nominado.

Los diarios The Washington Post y The New York Times, que citan a funcionarios de la OTAN no identificados, apuntan a que Breedlove se convertiría, de ser confirmado por el Senado de EE.UU., en el próximo comandante supremo de la OTAN para Europa.

Breedlove, de 57 años, es desde el pasado julio el jefe de la Fuerza Aérea estadounidense en Europa y África, y en sus más de 35 años de carrera militar ha estado destinado en la base militar de Ramstein (Alemania), así como en Italia y España.

Allen, que renunció, según dijo, debido a la enfermedad de su esposa, fue investigado por supuestas “comunicaciones inapropiadas”, vía correo electrónico, con una mujer conocida en los círculos sociales de Tampa (Florida), involucrada en el escándalo amoroso que obligó a renunciar el pasado año al director de la CIA, David Petraeus.

El proceso del nombramiento de Allen quedó en suspenso mientras se realizaba la investigación y aunque el pasado enero fue exonerado por completo y ha contado con el apoyo de la Casa Blanca, Allen anunció su renuncia esta semana antes de que el nombramiento fuera enviado al Senado para su confirmación.

La filtración del nombre de Breedlove se produce mientras el secretario de Defensa de EE.UU saliente, Leon Panetta, se encuentra en Bruselas para participar en una reunión ministerial dedicada a debatir el futuro de Afganistán y las capacidades militares de la Alianza Atlántica.

Washington, 21 feb (EFE).- El desencuentro entre republicanos y demócratas y una inesperada renuncia han dejado en la cuerda floja las nominaciones del presidente de EE.UU., Barack Obama, para tres puestos claves en la defensa y la seguridad del país.

El nominado a secretario de Defensa, el exsenador republicano, Chuck Hagel, se ha topado con la oposición de sus antiguos compañeros de partido y el elegido para dirigir la CIA y actual asesor en materia antiterrorista de la Casa Blanca, John Brennan, con la de algunos demócratas por el uso de aviones no tripulados.

Según el analista político conservador Jeffrey Gordon, Obama ha tomado una “mala decisión” con Hagel y cree que aunque Brennan será confirmado “ha hecho declaraciones preocupantes en el pasado como cerrar Guantánamo y juzgar a los terroristas en cortes civiles”.

Sin embargo, para el profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Iowa, Steffen Schmidt, el presidente ha escogido personas que comparten su política pero “los republicanos están dedicados a evitar que Obama obtenga ni una sola victoria ni en política, ni en confirmación de nombramientos”.

Mientras tanto, la Casa Blanca ha expresado su “preocupación” por el retraso en ambos procesos, y espera ver cuanto antes “sentados y trabajando” a los candidatos, según dijo el pasado fin de semana el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough.

Obama nominó el pasado 7 de enero a Hagel, veterano de la guerra de Vietnam, que ha sido cuestionado por su compromiso con Israel, su dureza contra Irán y su oposición en 2007 a aumentar el número de tropas en Irak.

Si bien durante su audiencia de confirmación reiteró ser “amigo de Israel” y tener “todas las opciones sobre la mesa” para evitar que Irán logre un arma nuclear, no ha conseguido convencer a los republicanos que la semana pasada bloquearon temporalmente el proceso de confirmación.

“Esta es la primera vez en la historia de nuestro país que un nombramiento presidencial para secretario de Defensa es sometido a bloqueo… es una vergüenza, pero así son las cosas”, se quejó el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien introdujo una moción para que se vote de nuevo.

Se esperaba que Hagel estuviera confirmado ya para participar esta semana en la ministerial de la OTAN en Bruselas y ponerse al frente del Pentágono cuanto antes en un momento en el que se enfrenta a recortes drásticos si el Congreso no llega a un acuerdo antes del 1 de marzo sobre un plan de reducción del déficit.

Quince senadores republicanos han enviado una carta al presidente Obama solicitando que retire al candidato, aunque algunos miembros de este partido indicaron tras la votación de la semana pasada que reconsiderarán su voto a la vuelta del receso, el 25 de febrero.

En cuanto a Brennan, dos temas han centrado las audiencias de nominación: Qué sabía de las prácticas utilizadas por la CIA para interrogar a sospechosos de terrorismo que han sido consideradas “tortura” y más información sobre el uso de aviones no tripulados.

Precisamente esta petición, que viene del bando demócrata, es la que ha obligado a retrasar el voto.

El comité de Inteligencia del Senado, presidido por la demócrata Dianne Feinstein, ha solicitado durante los últimos dos años más datos sobre este programa y no va a desaprovechar esta oportunidad para obtenerla.

Sobre Brennan hay pocas dudas de que sea confirmado pero el retraso añade un obstáculo a los esfuerzos de Obama para completar su nuevo equipo de seguridad nacional.

El último y sorpresivo traspié en las nominaciones ha sido la retirada “por motivos personales” esta semana del general John Allen, una figura clave en la estrategia de Afganistán en el que Obama había confiado el cargo de comandante supremo de la OTAN.

Obama había forjado una estrecha relación con Allen, que asumió en julio de 2011 el mando de las fuerzas de Estados Unidos y de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF), y cuya experiencia le hacían la persona idónea para asumir el puesto en un momento clave para conducir el último tramo de la retirada gradual iniciada en 2011 y que concluirá en 2014.

El Pentágono investigó a Allen por supuestas “comunicaciones inapropiadas” con una mujer civil vía correo electrónico, lo que puso su nombramiento en espera y aunque fue totalmente exonerado en enero, había pedido tiempo para reflexionar.

Según el analista conservador Gordon, el motivo que ha alegado para retirarse de las Fuerzas Armadas y no aspirar al cargo es una razón “digna”, pero no le quedaba otra opción.

Para un general de su experiencia asumir el cargo de la OTAN “era un paso natural”, sin embargo, consideró que si durante el proceso de nominación hubiera surgido el asunto de los correos electrónicos, “hubiera sido una vergüenza para el general y habría arrojado dudas sobre su carácter para estar en ese puesto”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo