La ONU consigue su objetivo de recaudar 1.500 millones de dólares para Siria

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 30 ene (EFE).- La ONU superó hoy su objetivo de asegurarse la recaudación de al menos 1.500 millones de dólares para ayuda humanitaria en Siria, gracias a la Conferencia de Donantes celebrada en Kuwait, en la que los países del golfo Pérsico prometieron grandes sumas.

El objetivo de esta reunión, a la que asistieron varios jefes de Estado como el rey Abdalá II de Jordania, el presidente libanés, Michel Suleimán, y el tunecino, Moncef Marzuki, era conseguir el dinero que la ONU calcula que necesita para su plan humanitario de los próximos seis meses.

Al final de la reunión, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reconoció que se había superado el objetivo de recaudar esa cantidad en concepto de ayuda humanitaria urgente.

La ministra kuwaití de Estado para los Asuntos de Planificación y Desarrollo, Rula Dashti, confirmó el logro y expresó su satisfacción porque el valor de las donaciones es mayor a la cifra demandada en un inicio.

Los países del golfo Pérsico realizaron los anuncios más destacables, principalmente Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, que prometieron la donación de 300 millones de dólares cada uno.

En su discurso de inauguración, Ban admitió que este tipo de asistencia “no puede resolver por sí sola la crisis, que no se va a solucionar a menos que haya una salida política”, e instó al régimen sirio a detener la violencia.

Ayer, la Casa Blanca anunció una partida adicional de 155 millones de dólares, que se suman a los 365 millones que comprometió anteriormente, mientras que la Comisión Europea dijo también que aportará otros 100 millones de euros (unos 134 millones de dólares) adicionales a los 100 millones ya desembolsados.

A la cita en Kuwait también acudió la secretaria general adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos, que explicó que “519 millones de dólares serán destinados a diez sectores para asistir a los más afectados y rehabilitar las infraestructuras destruidas”.

En su opinión, el mayor obstáculo para el trabajo humanitario es la falta de financiación, por lo que pidió a los presentes en la conferencia que ofrezcan más fondos.

Aun así, indicó, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU ha podido ofrecer asistencia a 1,5 millones de sirios en zonas controladas por los opositores y otras cuyo dominio se disputan el régimen y los insurgentes.

Amos, que visitó en la última semana Siria, donde se reunió con miembros del Gobierno, calificó de “catastrófica” la situación sobre el terreno, donde “cuatro millones de personas necesitan ayuda humanitaria urgente”.

“La violencia ha destruido las vidas de millones de sirios, la economía está en ruinas, el desempleo ha aumentado y las infraestructuras están destruidas”, detalló la responsable.

Además, un tercio de los hospitales no funcionan, el 40 % de las ambulancias no están operativas, hay escasez de medicamentos, el 25 % de los colegios están cerrados y 3 millones de personas no encuentran pan para comer, agregó.

La celebración de esta reunión coincide con el aumento del número de sirios que han huido a otros países y que ya ascienden a más de 600.000, según los últimos datos de la agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

“Necesitamos 1.000 millones de dólares para registrar a los refugiados, proteger a los niños y ofrecerles alojamiento, enseñanza y servicios sanitarios”, apuntó el alto comisionado de ACNUR, Antonio Guterres.

Asimismo, alabó los esfuerzos de los países que han acogido a refugiados, sobre todo, Jordania, Turquía, el Líbano e Irak, y urgió a la comunidad internacional a que apoye a estos estados.

Puso como ejemplo el caso de Jordania, “que ha recibido a 330.000 refugiados desde el comienzo de la crisis, ha construido el campo de Zaatari y planea abrir otro”.

Mientras esa conferencia se celebraba en Kuwait, continuaban las hostilidades en el territorio sirio, donde la oposición denunció bombardeos de las fuerzas gubernamentales en áreas de la periferia de Damasco como Muadamiya, Mesraba, Ruknedin y Arbin.

Por su parte, el Ejercito Libre Sirio (ELS) prometió hoy vengar “con una respuesta rápida y golpes dolorosos” contra el corazón del régimen las muertes de decenas de personas en Alepo (norte), cuyos cadáveres fueron encontrados ayer en el río Queiq, que atraviesa la ciudad siria.

Berlín, 30 ene (EFE).- El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, anunció hoy un incremento de 10 millones de euros de la ayuda humanitaria para la población y los refugiados en Siria con motivo de la conferencia de donantes organizada por las Naciones Unidas y que se celebra en Kuwait.

“La guerra civil en Siria continúa con toda brutalidad. Cada vez más gentes se encuentran huyendo de la violencia, el hambre y el frío”, señala el jefe de la diplomacia alemana en un comunicado emitido por su oficina.

Westerwelle destaca que “por ello la comunidad internacional no debe cesar en su apoyo a las víctimas de la violencia y los refugiados” y señala que la ayuda humanitaria alemana irá destinada a las oficinas de las Naciones Unidas para los refugiados sirios en el Líbano y Jordania.

El ministro alemán informa de que ese nuevo paquete de ayuda económica irá a parar igualmente a las organizaciones humanitarias no gubernamentales activas en la región y recuerda que, según cifras de la ONU, son 4 millones los sirios que necesitan ese tipo de asistencia.

Asimismo, indica que Alemania es uno de los mayores donantes de ayuda humanitaria para las víctimas de la guerra civil en Siria, a las que en 2012 destinó 103 millones de euros, 53 millones para ayuda directa y otros 50 en ayudas al desarrollo.

París, 30 ene (EFE).- Médicos Sin Fronteras (MSF) ha aprovechado la conferencia de donantes para Siria organizada por Naciones Unidas y que se celebra hoy en Kuwait para denunciar y pedir que se corrija el “gran desequilibrio” en la manera en que, según la ONG, se distribuye la ayuda internacional destinada a ese país.

“Las zonas bajo control gubernamental reciben la casi totalidad y las zonas insurgentes una parte ínfima. Para que millones de sirios no sean privados de asistencia, los donantes deben apoyar las operaciones humanitarias transfronterizas con destino a zonas controladas por la oposición”, indicó en un comunicado.

MSF explicó que hasta la fecha la ayuda está siendo gestionada desde Damasco por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y las agencias de la ONU que intervienen en asociación con la Media Luna Roja, “único organismo habilitado por el Gobierno para distribuirla”.

Como resultado de esa situación, según esa nota, la ayuda llega a los territorios insurgentes de manera “marginal”.

La organización precisó, no obstante, que en términos generales ese apoyo “imparcial” es insuficiente tanto para cualquiera de las dos partes como para los refugiados en los países limítrofes, por lo que el dispositivo actual no permite afrontar el agravamiento de las condiciones de vida de la población.

“Los participantes en la conferencia de Kuwait deben reconocer la legitimidad de las operaciones humanitarias transfronterizas y acordar el apoyo financiero, administrativo y logístico que requieren”, señaló en el comunicado la presidenta de MSF, Marie-Pierre Allié.

La ONG admite que es “imposible” saber la proporción exacta de sirios que viven en zonas controladas por la oposición, pero apunta que la fuerte implantación de los rebeldes en las ciudades y otras partes del país hace pensar que “al menos” uno de cada tres sirios vive bajo su autoridad.

Médicos Sin Fronteras insistió en que en esas zonas, la asistencia se lleva a cabo por los propios sirios, con el apoyo de la diáspora, de países amigos y de redes de solidaridad político-religiosa, y que hasta la fecha es “manifiestamente insuficiente”.

“La ayuda internacional en tiempos de guerra exige flexibilidad y reactividad por parte tanto de sus actores como de los donantes internacionales, si no quiere ser el testigo pasivo de los sufrimientos que pretende aliviar”, concluyó la ONG.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo