El líder de la oposición siria se muestra dispuesto a dialogar con el régimen

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 30 ene (EFE).- El líder de la Coalición para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS), Ahmed Muaz al Jatib, aseguró hoy que está dispuesto a participar en un diálogo directo con representantes del régimen sirio, pero con condiciones.

En su cuenta personal de Facebook, Al Jatib dijo que este paso es “una iniciativa de buenas intenciones para buscar una salida política a la crisis y para preparar un periodo de transición que evite un mayor derramamiento de sangre”.

“Estoy preparado para sentarme directamente con los representantes del régimen sirio en El Cairo, Túnez o Estambul”, dijo el dirigente opositor.

Entre las condiciones citadas por Al Jatib antes de un diálogo figuran la liberación de 160.000 detenidos y que las embajadas sirias ofrezcan pasaportes nuevos a aquellos refugiados y exiliados que hayan huido del país y cuyos documentos hayan caducado.

El líder de la CNFROS expresó, sin embargo, su desconfianza hacia el régimen de Bachar al Asad, al que acusó de asesinar a niños, bombardear panaderías y universidades, y destruir las infraestructuras.

Su propuesta fue inmediatamente rechazada por el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal grupo dentro de la CNFROS.

En un comunicado, el CNS aseguró que la iniciativa de Al Jatib no representa la postura de la CNFROS y se contradice con sus principios y con el acuerdo de Doha sobre el que se basa la alianza.

El grupo subrayó que la CNFROS mantiene su “rechazo total a negociar con el régimen criminal y su insistencia en que caiga con todos sus símbolos”.

Posteriormente, en una respuesta al CNS, Al Jatib dijo también en las redes sociales que la idea propuesta es una “opinión personal” y que la CNFROS tiene prevista una reunión mañana para anunciar su postura oficial.

El opositor afirmó que la renuncia de Al Asad es una “prioridad de la revolución”: “Nosotros no negociaremos para mantener el régimen, sino para su renuncia con el mínimo gasto de sangre y destrucción”, agregó.

Bruselas, 30 ene (EFE).- El Reino Unido, con el apoyo de Francia y otros países, intenta que la Unión Europea (UE) levante parcialmente el embargo de armas sobre Siria para armar a los rebeldes, una decisión a la que se opone un grupo importante de Estados, informaron hoy varias fuentes.

Londres y París intentaron levantar la medida a finales del pasado año, pero ante las reticencias de sus socios, aceptaron prorrogar el embargo de armas a condición de hacerlo por un periodo de tres meses, con el fin de tener ocasión de volver a abordar el debate.

La medida caduca a finales de febrero y el Reino Unido ha vuelto a insistir en la necesidad de dar armas y equipos defensivos a la oposición moderada, según varias fuentes diplomáticas europeas.

El asunto, explicaron, ha sido discutido hasta ahora a nivel de funcionarios y puede ser objeto de debate en la reunión de los ministros de Exteriores, aunque se descarta una decisión.

“Hay una gran mayoría en contra de exportar armas a Siria”, aseguró hoy una fuente comunitaria, que explicó que incluso con un levantamiento del embargo sería complejo vender armamento a los rebeldes por las restricciones de exportación fijadas en las normas europeas.

Éstas obligan a los Estados miembros a tener en cuenta criterios como la situación de un país y las posibles violaciones de los derechos humanos a la hora de vender armas a terceros.

“Haría falta bastante creatividad (…) para poder vender armas a Siria”, admitió la fuente, que habló bajo condición de anonimato.

Además, existen importantes dificultades técnicas para asegurar que un levantamiento del embargo beneficia sólo a los rebeldes y no al régimen, y también políticas, pues para un buen número de países la decisión enviaría una señal equivocada al resto del mundo.

Si Europa levanta su embargo tendría “poca fuerza moral” para seguir pidiendo a Rusia que deje de suministrar armas a Damasco, dijo otra fuente diplomática, que aseguró que varios Estados miembros consideran que “dar armas a la oposición no es la mejor forma de respaldar un proceso de paz”.

La intención del Reino Unido, señaló, es tratar de que el embargo se levante lo antes posible, sin esperar al mes de marzo, una decisión para la que es necesaria la unanimidad de los Veintisiete.

Según esa fuente, Londres esgrime el argumento de que el régimen de Bachar al Asad recibe armamento de Rusia y que los rebeldes más radicales lo obtienen de países árabes, lo que deja a la oposición moderada en una situación de desventaja.

El Reino Unido, añadió, habla de dar equipos “no letales” y armas ligeras a esos grupos, pero se ha encontrado con la oposición de gran parte de los países del centro y norte de Europa.

España aún estudia su postura y no ha tomado una decisión definitiva, según fuentes diplomáticas.

La UE tiene un plazo de un mes para tratar de lograr un acuerdo sobre el asunto, pues antes del 1 de marzo debe prorrogar por unanimidad el régimen de sanciones a Siria si no quiere que éstas dejen de tener efecto.

En ese paquete, además del embargo armamentístico, hay multitud de medidas destinadas a asfixiar las finanzas del régimen de Damasco, como prohibiciones de compra de energía y restricciones financieras y comerciales.

El asunto estará también sobre la mesa de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión en la cumbre que celebrarán en Bruselas el 7 y 8 de febrero y, si para entonces no hay un acuerdo, podrá ser también abordado por los ministros de Exteriores el día 18.

Moscú, 30 ene (EFE).- Rusia rechazó hoy una revisión de los Acuerdos de Ginebra para la creación de un Gobierno de transición en Siria, al tiempo que negó tener constancia de una posible renuncia del mediador internacional, Lajdar Brahimi.

“No estamos hablando de revisión. Consideramos que todo lo que está escrito en Ginebra conserva su actualidad, pero estamos dispuestos a hablar con nuestros socios sobre cómo ponerlo en práctica”, aseguró Guennadi Gatílov, viceministro de Exteriores, a la agencia Interfax.

El diplomático aseguró que el principal problema del documento consensuado en Ginebra el 30 de junio de 2012 no es su contenido, sino las dificultades para su aplicación.

“Radica en el comportamiento de algunas de las partes y actores internacionales que apuestan por la fuerza y el cambio de régimen en Siria, rechazando el diálogo nacional acuñado por los principios de Ginebra”, señaló.

Rusia aboga por celebrar una nueva reunión de los signatarios del citado documento con la incorporación de importantes actores regionales como Arabia Saudí e Irán, iniciativa que ha recibido el silencio por respuesta de Occidente.

Además, Gatílov aseguró que durante sus contactos con Brahimi no sacó la conclusión de que el mediador tenga intención de presentar su renuncia.

“No soy de los que abandonan”, afirmó hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU Brahimi, quien ayer reconoció a la prensa que su labor apenas había dado algún fruto y sugirió la posibilidad de dejar el cargo.

En relación a lo acordado en Ginebra, Brahimi pidió hoy a la comunidad internacional que se deje de “ambigüedades” y pida un gobierno transitorio en Siria “con plenos poderes ejecutivos”.

Recientemente, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, aseguró a la CNN que el presidente sirio, Bachar al Asad, tiene cada vez menos opciones de retener el poder.

“Al Asad se equivocó a la hora de poner en marcha las reformas políticas. Lo tenía que haber hecho mucho más rápido, atrayendo a su bando a la oposición más moderada que estaba dispuesta a sentarse con él. Ese fue su mayor error, puede que fatal”, señaló.

Medvédev llamó a EEUU, los países europeos y las potencias regionales como Arabia Saudí y Catar a persuadir a las partes en conflicto a dialogar.

“Y no sólo exigir que Al Asad se vaya y después que lo ejecuten como a (líder libio, Muamar el) Gadafi o lo lleven en camilla a juicio, como ocurre ahora con (el líder egipcio, Hosni) Mubarak”, apuntó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo