Giffords urge al Congreso de EE.UU. a actuar "ahora" contra la violencia armada

Por Publimetro Colombia

Washington, 30 ene (EFE).- La excongresista por Arizona Gabby Giffords, quien fue víctima de un tiroteo en 2010 que le dejó secuelas irreversibles, urgió hoy al Congreso de EE.UU. a actuar “ahora” contra la violencia armada en el país y le pidió “audacia y valentía” para atajar el problema.

“Esta es una conversación importante para nuestros niños, para nuestras comunidades, para demócratas y republicanos. Me resulta difícil hablar pero tengo que decir algo importante. (…) Han muerto muchos niños, demasiados niños. Y tenemos que hacer algo. Va a ser duro, pero el momento es ahora. Tienen que actuar”, dijo la excongresista.

Giffords hizo este llamamiento ante el Comité Judicial del Senado estadounidense en una audiencia dedicada al control de armas y la violencia armada que se abrió con su testimonio y en la que estuvo acompañada por su marido, el exastronauta Mike Kelly.

“Los estadounidenses cuentan con ustedes”, concluyó la excongresista, para solicitar a los legisladores que trabajen en la regulación de la tenencia de armas en el país, un debate reabierto en EE.UU. tras la masacre de Newtown (Connecticut), que acabó con la vida de 20 niños y 8 adultos el pasado mes de diciembre.

Kelly, por su parte, pidió un “diálogo constructivo” para poder llegar a una solución para el país.

“Como saben nuestra familia ha sufrido profundamente la violencia armada. Gabby lucha por caminar, hablar y está parcialmente ciega. (…) Observamos con horror cuando hay una nuevo tiroteo. Después de que murieran 20 niños en la escuela Sandy Hook dijimos: esta vez tiene que ser diferente. Ya basta”, insistió el esposo de la que fuera congresista por Arizona.

Kelly se presentó en la audiencia “no como una víctima” sino “como estadounidense”.

“Somos moderados. Gabby fue durante mucho tiempo republicana antes de ser demócrata. Los dos tenemos armas, y hacemos uso de ese derecho y de las responsabilidades que conlleva muy seriamente”, pero advirtió que después del “horror de la escuela Sandy Hook, hay que hacer algo”.

“Somos simplemente dos estadounidenses razonables que han dicho basta”, repitió.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle de EE.UU. (NRA, por su sigla en inglés), Wayne Lapierre, instó a los legisladores a fomentar el entrenamiento para la autodefensa en las escuelas con el objetivo de evitar masacres como la de Newtown y advirtió de que la prohibición de ciertos tipos de armas “no funciona”.

Lapierre insistió en que el uso responsable y seguro de las armas que la NRA practica no está relacionado con el acceso a las armas de los criminales o enfermos mentales.

“La NRA tiene más de 80.000 instructores certificados que enseñan a nuestros militares, policías y a cientos de miles de hombres y mujeres estadounidenses cómo utilizar de forma segura las armas de fuego”, explicó.

En relación a la masacre ocurrida el mes pasado, el vicepresidente de la NRA subrayó que su asociación acompañó en el luto a las familias y está comprometida para trabajar en evitar que algo así se repita de nuevo.

Para ello Lapierre solicitó al subsecretario de Seguridad Interna, Asa Hutchison, que busque a “todos los expertos disponibles para desarrollar un modelo de Programa Escudo para las Escuela que pueda ser adaptado individualmente” para hacer de los centros educativos los lugares más seguros posibles.

Respecto a una de las 23 órdenes ejecutivas para el control de armas que aprobó hace unos días el presidente estadounidense Barack Obama y que prevé endurecer el sistema de comprobación de antecedentes, Lapierre se mostró muy escéptico.

“La comprobación de antecedentes nunca será universal porque los criminales nunca se someterán a ella”, aseveró.

Mientras tanto el país sigue asistiendo a asesinatos por arma de fuego en las calles de manera continuada, como el dado a conocer hoy por las autoridades de Chicago, donde una niña de 15 años de edad que había actuado en las ceremonias de investidura del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, falleció por un disparo en la espalda en plena calle.

Washington, 30 ene (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibirá hoy en la Casa Blanca a la excongresista Gabby Giffords, víctima de un tiroteo en 2011 que le dejó secuelas irreparables, y a su marido Mike Kelly, quienes participaron este miércoles en una audiencia en el Senado sobre violencia armada.

“Aquí todo el mundo se alegró de escuchar a Gabrielle Giffords testificar hoy (ante el Senado) y el presidente está deseando verla”, anunció hoy el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa diaria.

Obama recibirá a ambos en medio del debate que se ha reabierto en el país tras la masacre de Newtown (Conneticut), que acabó con la vida de 20 niños y 8 adultos el pasado mes de diciembre.

El presidente estadounidense comenzó el año aprobando 23 órdenes ejecutivas sobre el control de armas, sin necesidad de ser aprobadas por el Congreso, pero necesita la colaboración de ambas cámaras para legislar sobre el control de armas, un asunto en el que los republicanos, mayoría en la Cámara de Representantes, no se lo pondrán fácil.

Kelly declaró sobre el control de armas en una audiencia del Comité Judicial del Senado, y Giffords dio una breve declaración de apertura.

“Esta es una conversación importante para nuestros niños, para nuestras comunidades, para demócratas y republicanos. Me resulta difícil hablar pero tengo que decir algo importante. (…) Han muerto muchos niños, demasiados niños. Y tenemos que hacer algo. Va a ser duro, pero el momento es ahora. Tenéis que actuar”, dijo la excongresista.

“Los estadounidenses cuentan con vosotros”, concluyó la excongresista, para solicitar a los legisladores que trabajen en la regulación de la tenencia de armas en el país.

Kelly, por su parte, pidió un “diálogo constructivo” para poder llegar a una solución para el país.

“Como saben nuestra familia ha sufrido profundamente la violencia armada. Gabby lucha por caminar, hablar y está parcialmente ciega. (…) Observamos con horror cuando hay un nuevo tiroteo. Después de que murieran 20 niños en la escuela Sandy Hook dijimos: esta vez tiene que ser diferente. Ya basta”, insistió el esposo de la que fuera congresista por Arizona.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo