Una tragedia que destruyó 233 sueños

Brasil. Una fiesta de universitarios dio lugar al más tragico incendio ocurrido en Brasil en los ultimos 50 años

Por Publimetro Colombia

Un agujero se abrió en el corazón de Río Grande do Sul, en el sur de Brasil. La ciudad de Santa Maria, de 270.000 habitantes, situada en el centro del estado, llora a 233 estudiantes universitarios que perdieron la vida en un incendio en un club nocturno. Fue la segunda mayor tragedia de este tipo en el país.

Estudiantes de la Universidad Federal de Santa Maria habían organizado la fiesta llamada “Agromerado” en el club nocturno Kiss. A las 2:15 am, la banda Gurizada Fandangueira subió al escenario. A las 2:35 am, un artefacto de luz fue encendido. No era la primera vez que la banda utilizaba el dispositivo para animar a la multitud, pero esta vez salió mal. Las chispas se han propagado a través del techo, en las espojas de insonorización. Un extintor de fuego fue utilizado para tratar de controlar las llamas, sin éxito.

Cuando el cantante anunció el fuego, reinó el caos. Los que corrieron hacia la puerta de salida del lugar se encontraron con los de seguridad, que desorientados, habrían impedido a la gente a salir, pensando que se iban sin pagar la cuenta. El humo envolvió el lugar. Un total de 120 hombres y 113 mujeres murieron asfixiadas.

Los sobrevivientes informaron que el pánico ha llevando algunas personas a caer sobre as otras, buscando abrigo en los baños e incluso en el interior de los congeladores. “Cuando los bomberos llegaron, había una barrera real de las personas muertas, bloqueando la entrada”, informó el teniente coronel Guido Pedroso de Mello, comandante del Cuerpo de Bomberos de Rio Grande do Sul.

Había cerca de 1.400 personas dentro de la casa que podría soportar hasta 800 y tenía su licencia con los Bomberos vencida desde agosto del año pasado. El gobernador Tarso Genro fue firme al decir que ayer no era el momento de buscar culpables, pero exigió una investigación rápida y exhaustiva.

141 llamadas no atendidas de “Madre”

El Estado se mobilizó. La presidente lloró. Dilma Rousseff aclaró sus citas para abrazar a los familiares de las víctimas. Visitó el centro deportivo municipal, un complejo con gimnasios que se utiliza para recibir los cuerpos y donde será realizada una cerimónia de despedida.

Para facilitar la identificación, junto a los cuerpos habían documentos y teléfonos celulares que no dejaban de tocar. Un bombero encontró un dispositivo que registró 141 llamadas perdidas de un número guardado como “madre”.

Las familias se despertarón antes del amanecer. Por la mañana, la preocupación era con las carreteras. Coches venian a gran velocidad, con las señales de giro adelante, hacia Santa Maria. La ciudad es universitaria, muchos estudiantes viven lejos de sus familias.

En la fila, se les permitió entrar en el gimnasio para el reconocimiento. Por otro lado, los equipos se movilizaron en un intento por salvar las vidas de los sobrevivientes. Cuatro aviones estaban disponibles, cinco helicópteros y 51 vehículos. Una lista tenía al menos 131 heridos.

El relato de los sobrevivientes

Cinco minutos fue el tiempo que determinó el salvamiento o no de las personas que estaban en el club nocturno Kiss en la madrugada del sábado al domingo. Quién estaba más cerca de la puerta del lugar, entre las 3:10 y las 3:15, luchó entre la multitud que corría en la misma dirección y logró escapar de las llamas.

“Todo fue muy rápido. El lugar es como un laberinto. Cuándo el fuego empezó, toda la gente entró en pánico y la seguridad no nos dejaban salir. Esto todo fue en cuestión de segundos”, dijo el dentista ​​Matheus Bortolaso, que corrió hacia la salida tan pronto como el rumor de la propagación del fuego a través del techo.

Inmediatamente Bortolaso ​​envió un mensaje de móvil a sus tres amigos. Sólo uno de los jóvenes que estaban con él vio el SMS en el tiempo para escapar de las llamas, que rápidamente han destruído la discoteca. Los otros dos no resistieron y murieran asfixiados.

Dos puertas separan el interior de la casa nocturna Kiss de la calle. Hay insonorización y los hombres responsables por la seguridad no oyerón los gritos de terror que venian de dentro. Según relatos de los sobrevivientes, hubo resistencia para que la gente deje el club. “La seguridad no nos dejaron salir. Ellos no entendían lo que estaba sucediendo”, dijo Matheus Bortolaso.

“Yo fui uno de los primeros 50 a marcharse. Al principio de la crisis, la seguridad trató de sostener las puertas y mantener a la gente allí. No sé si ellos pensaban que era una pelea y que las personas querían irse sin pagar! Sólo después los guardias vieron lo que hicieron”, dijo el estudiante de medicina Murilo de Toledo Tiecher, en una red social.

Dilma llega a Santa Maria

Muy emocionada, Dilma Rousseff no habló con la prensa, pero hizo una declaración antes de salir de Santiago de Chile, donde asistió a la cumbre de la Celac. “No voy a estar en la reunión de hoy por razones obvias. Quién me necesita hoy es el pueblo brasileño. También quería decirle a la gente de nuestro país y al pueblo de Santa María que, en este momento de tristeza, estamos juntos. Y, necesariamente, vamos a superar, manteniendo la tristeza.”

Por la tarde, el gobernador Tarso Genro recibió a la prensa en el Palacio Piratini, en la capital del Estado. Él anunció que las causas del accidente serán rigurosamente investigadas. “Es un momento muy difícil para nosotros y tenemos que ser competentes para trabajar bien y dar una respuesta a este evento.

Otros casos

No es la primera vez que un club nocturno es escenario de grandes incendios. He aquí algunos de los más recordados

•    Argentina, 2004. Un petardo en el club Cromañón golpeó el cableado eléctrico y provocó un cortocircuito, generando el pánico absoluto. La tragedia dejó 194 muertos y casi 1.400 heridos.

•    Tailandia, 2009. La fiesta de Fin de Año en el Club Santika estaba en su apogeo cuando alguien quemó fuegos artificiales en el escenario. En poco tiempo, el edificio estaba en llamas. En un intento de salir del caos del espacio, al menos 61 personas murieron y 212 resultaron heridas.

    China, 2000. Un incendio en un centro comercial comenzó en el sótano y se extendió rápidamente. En el cuarto piso, el popular Disco Dongdu estaba lleno. Con la música a todo volumen y casi oscuro, los asiduos tardaron en darse cuenta del fuego. Al menos 309 personas murieron.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo