Diez palestinos murieron por armas antidisturbios desde 2005

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 28 ene (EFE).- Una decena de palestinos murieron desde 2005 en Cisjordania por el uso de armas antidisturbios consideradas menos letales empleadas por el Ejército israelí, denuncia un informe difundido hoy por la organización israelí Betselem.

La ONG de derechos humanos precisa que seis de las víctimas mortales palestinas perdieron la vida por el disparo de balas de acero recubiertas de caucho y dos al recibir el impacto de granadas o botes de gas lacrimógeno disparadas directamente contra ellas.

Otros dos palestinos murieron por el disparo de balas de 0,22 milímetros de calibre empleadas para dispersar a manifestantes pese a las órdenes de las autoridades en sentido contrario.

Además, apunta Betselem, decenas de palestinos resultaron gravemente heridos por el uso de estas armas, a los que se suman 46 que perecieron en Cisjordania por fuego real disparado contra manifestantes que arrojaron piedras contra las fuerzas de seguridad.

La organización israelí subraya en el documento que las leyes vigentes son “amplia y sistemáticamente” vulneradas y que el Ejército no ha tomado medidas para reducir estas violaciones.

Entre los métodos empleados por las fuerzas de seguridad israelíes para dispersar a manifestantes menciona los gases lacrimógenos, las granadas de estruendo, las balas metálicas recubiertas de caucho y el “Skunk”, un líquido nauseabundo.

La ONG tacha de “ambigua” la redacción de las regulaciones sobre cuándo abrir fuego real, hasta el punto de que en algunos casos no pueden ser correctamente seguidas.

Y denuncia que cuando se producen violaciones de las normas sobre el terreno, incluso de forma sistemática, no se adoptan acciones prácticas para poner fin a la conducta de las fuerzas de seguridad.

Betselem exhorta al correcto empleo de este tipo de armamento y pide que se lleve ante la justicia a aquellos que no lo respetan.

Asimismo, llama a las autoridades israelíes a impedir el uso de balas de calibre 0,22 como arma antidisturbios, restringir el uso de las recubiertas de caucho para casos de peligro mortal y prohibir el disparo de granadas lacrimógenas directamente contra individuos u horizontalmente, de manera que pueda dañar a los manifestantes.

Por su parte, el Ejército israelí afirma en un documento que realiza “tremendos esfuerzos para tratar de minimizar el daño a los que lanzan piedras, agitadores u otros agentes que quebrantan el orden y la seguridad”.

Insiste en que sus fuerzas cumplen la política oficial a la hora de emplear fuego real y señalan que “gracias al énfasis en el uso correcto de los medios antidisturbios las víctimas, así como los desórdenes, se han reducido considerablemente”.

“Las conclusiones del informe se basan en hechos y normativas dudosas. Esto es especialmente patente en cuanto a la principal conclusión de que las reglas y procedimientos oficiales del Ejército israelí sobre el empleo de fuego real no son claramente formuladas y por lo tanto no se aplican correctamente”, reza el comunicado de la Oficina del Portavoz militar.

Jerusalén, 28 ene (EFE).- El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, dijo hoy que los requisitos necesarios para conseguir la paz permanecerán invariables al margen de los partidos que integren la próxima coalición de gobierno que se forme en Israel tras las elecciones del pasado 22 de enero.

Después de reunirse hoy en la localidad cisjordana de Jericó con Tony Blair, enviado especial del Cuarteto para Oriente Medio (EEUU, Rusia, la ONU y la Unión Europea), Erekat recalcó que la congelación de la construcción de asentamientos en Jerusalén Este y Cisjordania es “la llave” para la paz entre israelíes y palestinos, según la agencia palestina Maan.

El negociador -que se entrevistó también hoy con el cónsul de Francia en Jerusalén Este, Frederic Dasagnius- subrayó que la ley internacional define los objetivos del proceso de paz y destacó que Israel debe retirarse a las fronteras de 1967, cesar la construcción de asentamientos y poner en libertad a los presos políticos palestinos.

En este sentido, señaló que el reconocimiento de Palestina como Estado observador no miembro de Naciones Unidas el pasado noviembre supuso un “claro respaldo” al derecho internacional, que define los objetivos del proceso de paz, entre ellos la retirada israelí a las fronteras de 1967.

Las negociaciones de paz se encuentran en suspenso desde el otoño de 2010 después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, rechazó prolongar una moratoria de diez meses decretada entonces en la construcción de asentamientos.

Los medios israelíes informaron el pasado viernes de que John Kerry, el nuevo secretario de Estado designado por la administración de Barack Obama, viajará el próximo febrero a Israel y a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para estudiar las posibilidad de reactivar el proceso de paz.

Netanyahu, que presumiblemente volverá a estar al frente del Ejecutivo israelí tras su victoria en las elecciones generales, mantiene la postura de negociar sin condiciones, aunque pide que los palestinos reconozcan a Israel como Estado judío.

A diferencia de la legislatura pasada en la que formó gobierno con partidos religiosos y de derechas, en la próxima Netanyahu tendrá que pactar con partidos de centro que defienden posturas a favor de la negociación con los palestinos.

En su audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Kerry declaró que “rezaba porque el próximo Gobierno israelí se muestre abierto a recibir su asistencia como secretario de Estado” con el fin de reactivar las conversaciones de paz.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo