Cuba asume la presidencia de la Celac como un hito en su historia

Por Publimetro Colombia

Santiago de Chile, 28 ene (EFE).- Cuba asumió hoy la presidencia temporal de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), un hito en la historia diplomática de esa isla caribeña, ya que este organismo, con tan sólo un año de vida, aglutina a todas las naciones de América, con excepción de Estados Unidos y Canadá.

Esta designación para dirigir el grupo de 33 naciones fue calificada por algunos gobiernos como una victoria de Cuba sin precedentes desde 1961, cuando Fidel Castro asumió el poder tras la revolución que acabó con la dictadura de Fulgencio Batista.

“Es un acto de justicia luego de más de 50 años de resistencia al criminal bloqueo imperial. América Latina y el Caribe le están diciendo a Estados Unidos con una sola voz que todos los intentos por aislar a Cuba han fracasado y fracasarán”, escribió desde Cuba el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en una misiva que leyó ante la cumbre de Santiago de Chile su vicepresidente, Nicolás Maduro.

En términos similares se expresó el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, quien calificó el hecho como “una reparación histórica”, en alusión al largo bloqueo económico a Cuba por parte de EE.UU.

En general, los representantes de 32 países de la Celac, todos a excepción de Paraguay, que no asistió a la cumbre por su situación política interna tras la destitución del expresidente Fernando Lugo, expresaron a Cuba los mejores deseos en su gestión al frente del organismo.

Este bloque regional que nació en diciembre de 2011 en Caracas, a instancias del Gobierno de Chávez, que busca que todos los latinoamericanos y caribeños hablen con una sola voz.

Así quedó demostrado el fin de semana en la I Cumbre Celac-Unión Europea, donde el nuevo grupo recibió elogios y muestras de respeto de parte de los europeos, pese a las discrepancias de muchos países frente a Cuba, por tratarse de un régimen no democrático.

Esas buenas expectativas se toparon con una ausencia clave en la cumbre que hoy se clausuró en Santiago, la de Hugo Chávez, debido a su convalecencia en La Habana tras su última operación de cáncer y quien precisamente originó la fundación de la Celac.

Pero en la carta que leyó su emisario Maduro, firmada en tinta roja, pero no escrita de puño y letra como se anunció, el líder venezolano remarcó: “Gracias a Celac ya nos vamos pareciendo a todo lo que una vez fuimos, y que quisimos ser pero nos fue arrebatado; nos vamos pareciendo a la Pacha Mama, a la madre de las repúblicas, al espíritu de la unidad”.

“Tengo toda la convicción de que o hacemos una patria grande o no habrá patria para nadie en estas tierras”, agregó Chávez.

Esa lectura fue seguida con un aplauso de los asistentes, quienes procedieron después con sus intervenciones públicas, cargadas de mensajes positivos hacia la integración pero en las que también se escucharon desacuerdos, litigios y problemas.

El presidente de Uruguay, José Mujica, quien elogió el papel de Chávez en la creación de la Celac, manifestó que Latinoamérica está empezando a ser dueña de sus decisiones y dejando atrás la hegemonía que ejercía “el patrón del Norte” (Estados Unidos).

“Antes no podíamos ni sentarnos juntos y ahora estamos dispuestos a cargar cada uno con la mochila de nuestras diferencias”, apuntó.

La sucesión de buenas palabras contrastó con los problemas, ya que esta cumbre se terminó convirtiendo en un foco de discusión entre los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Chile, Sebastián Piñera, por la exigencia boliviana de una salida al mar, perdida tras una guerra con la nación vecina a finales del siglo XIX.

Morales acusó a Piñera de no respetar los acuerdos históricos y ofreció a Chile gas a cambio de mar, pero el mandatario chileno rechazó la propuesta y dijo que “los temas de soberanía no se negocian por intereses económicos”.

Esta cumbre también sirvió para que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, recibiera el respaldo unánime de los demás países de la Celac y también de la UE al proceso de paz emprendido con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El apoyo llega en un momento difícil, ya que el pasado viernes fueron secuestrados en Colombia dos policías supuestamente por ese grupo guerrillero, días después del final del alto el fuego unilateral que había decretado en noviembre pasado.

Santos aprovechó así para enviar a la comunidad internacional un mensaje contundente: “no vamos a bajar la guardia en ningún frente, mucho menos en el militar, hasta que lleguemos a los acuerdos, o sea, el conflicto continúa”.

Las negociaciones entre el Gobierno y las FARC se desarrollan precisamente en Cuba, el país que ahora preside la Celac y que además es garante del proceso de paz colombiano.

Esther Rebollo

Santiago de Chile, 28 ene (EFE).- No se preocupen, que yo sólo voy a estar un año”, dijo el presidente cubano, Raúl Castro, en tono irónico, al asumir hoy la presidencia temporal de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) durante la asamblea celebrada en Santiago.

Castro recibió de manos del mandatario chileno, Sebastián Piñera, la dirección de este organismo de integración regional formado por 33 países y en cuya génesis y consolidación tuvo un papel destacado el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ausente en este encuentro por el cáncer que padece.

“Bienvenido, don Raúl Castro, lo felicito y le entrego el mando (…) estamos seguros de que va a entregar lo mejor de sí mismo”, declaró Piñera tras leer el acuerdo suscrito al final de la cumbre de la Celac, cita que comenzó ayer en Chile con la asistencia de los 33 países, excepto Paraguay.

La dirección de la Celac queda ahora conformada por Chile, Cuba y Costa Rica, el país que asumirá la presidencia pro témpore en 2014, junto con Haití, en representación de la Comunidad del Caribe (Caricom), que a partir de ahora cuenta con un miembro permanente.

Costa Rica ocupa así el sitio dejado por Venezuela, que abandona la troika.

Además, en esta cumbre se aprobó la designación de Ecuador para asumir la presidencia pro témpore en 2015.

“Para Cuba y para mí es un gran honor recibir la presidencia pro témpore de la Celac. Siento que es un reconocimiento a la abnegada lucha del pueblo cubano”, señaló Raúl Castro.

El mandatario cubano aseguró que asume esta labor “con el propósito de contribuir al máximo al primer organismo de integración y concertación latinoamericano” y con el compromiso de “trabajar a favor de la paz, la justicia, el desarrollo y el entendimiento”.

Aseguró que lo hará, además, con “total apego al derecho internacional y a la carta de las Naciones Unidas”, pero que rechazará “la injerencia, la agresión, la amenaza y el uso de la fuerza”, y potenciará en su lugar “el diálogo, la concertación y la solidaridad”.

En la clausura de la cumbre, se aprobaron además varios proyectos de resoluciones relativas a la reivindicación argentina de las islas Malvinas, sobre el apoyo a la lucha del terrorismo y sobre “la necesidad de poner fin” al bloqueo de Estados Unidos sobre Cuba.

También aprobaron comunicados especiales sobre la cooperación con Haití, sobre el natalicio de José Martí, sobre pequeños estados insulares en desarrollo, sobre el uso tradicional del masticado de la hoja de coca y sobre el año internacional de la quínoa.

Además, dieron el visto bueno a un comunicado especial de los jefes de Estado y de Gobierno en la que se solidarizan con el pueblo brasileño por el incendio de una discoteca que costó la vida a 231 jóvenes.

La Habana, 28 ene (EFE).- La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) confirmó hoy la reinserción de Cuba en la región al confiarle la presidencia temporal del bloque, en un momento en que la isla “actualiza” su modelo socialista con las reformas de Raúl Castro.

Durante un año, el único país comunista del continente será líder e interlocutor del joven organismo que incluye a todos los países de América, excepto a Estados Unidos y Canadá, que representa el ocho por ciento del PIB mundial y cuyas economías nacionales han crecido más de un tres por ciento en los dos últimos años.

Hay analistas que no dudan en calificar de “hito histórico para la diplomacia cubana” la presidencia de la Celac, entre ellos el académico cubano-estadounidense Arturo López Levy, porque “constituye la confirmación viva de su inserción regional y el fracaso de la política estadounidense de aislamiento”, según dijo a Efe.

Para López Levy, la designación de Cuba al frente del organismo latinoamericano lanza también señales a otros bloques: “El mensaje a otros grupos regionales, particularmente Europa y Norteamérica, es que la política óptima es de intercambio y acompañamiento, aun cuando incluya la expresión de diferencias”.

Cuba se resarce así de pasadas épocas de aislamiento y altibajos en las relaciones con sus vecinos, al tiempo que se ratifica la tendencia en favor de su integración a la que han contribuido en la última década el giro a la izquierda de varios países suramericanos o el retroceso de la influencia de Estados Unidos en la región.

Un síntoma de esa tendencia fue el reclamo mayoritario de los países latinoamericanos para que Cuba fuera invitada a la última Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena de Indias (Colombia) en 2012.

Cuba no ha participado nunca en esas cumbres, donde se dan cita los jefes de Estado y de Gobierno de la Organización de Estados Americanos (OEA), que expulsó a Cuba en 1962 y levantó esa suspensión en 2009, aunque la isla aún no ha expresado su intención de reintegrarse al organismo.

Otro hito de su renovada relación con algunos países de la región ha sido su papel en el nuevo diálogo para intentar la paz en Colombia como garante y sede permanente de las negociaciones entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, proceso donde Venezuela y Chile actúan como países acompañantes.

Con la presidencia de un bloque exclusivamente latinoamericano y caribeño, Cuba parece recibir también un espaldarazo y acompañamiento regional a su “actualización socialista”, que no incluye reformas políticas de calado pero que sí ha abierto espacios a la iniciativa privada y acabado con históricas prohibiciones para los cubanos, entre ellas los viajes al exterior.

No faltan quienes opinan que ese simbólico liderazgo en la Celac sirve para elevar el perfil político del presidente cubano, Raúl Castro, de 81 años, y hasta ahora poco dado a bajar a la arena de foros internacionales y regionales.

“No es que la región abrace el sistema político o la ideología gobernante en Cuba, es que las cancillerías latinoamericanas y caribeñas han apostado por darle a La Habana un liderazgo temporal para que avance en sus propias metas en paralelo con objetivos específicos de la región”, opina López-Levy.

La designación de Cuba para liderar este año el organismo regional ha sido considerada por varios Gobiernos de la región como una victoria histórica, “reparación histórica” o “acto de justicia” ya que son escasos los precedentes de que la isla haya presidido organismos regionales.

En Latinoamérica, la isla es miembro de varios organismos y asociaciones como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) o la Asociación de Estados del Caribe (AEC).

También es miembro del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), organismo que presidió en los periodos 1979-1982 y 2006-2009.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió este lunes de su homólogo chileno, Sebastián Piñera, la dirección de la Celac con el reto de “contribuir al máximo al primer organismo de integración y concertación latinoamericano”.

Costa Rica será el siguiente país en asumir la presidencia temporal del organismo, en 2014, junto con Haití, en representación de la Comunidad del Caribe (Caricom).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo