Rusia sigue suministrando armamento a Siria, según el viceprimer ministro sirio

Por Publimetro Colombia

Moscú, 26 ene (EFE).- Rusia sigue suministrando armamento a Siria en virtud de contratos firmados antes del estallido del actual conflicto, aseguró hoy Kadri Yamil, viceprimer ministro sirio, a la emisora de radio “Eco de Moscú”.

“Siria siempre las ha recibido (armas) y ahora las sigue recibiendo. Tenemos antiguos acuerdos suscritos antes de la crisis y Rusia cumple con sus obligaciones”, dijo Yamil, a la sazón ministro de Comercio Interior.

Yamil, presidente del opositor Partido de la Voluntad del Pueblo, subrayó que Rusia suministra a Damasco “el armamento necesario para la defensa de la soberanía del país”.

“Siempre existe la amenaza de una agresión israelí. Debemos conservar el balance” de fuerzas, añadió.

El Gobierno ruso ha insistido desde el estallido del conflicto hace casi dos años que no revisará su cooperación militar con Siria y que cumplirá con todos los contratos de venta de armamento suscritos con el régimen de Bachar al Asad.

Rusia mantiene que su armamento es defensivo, que no desestabiliza la situación en el país árabe, al tiempo que pone en duda que sus armas hayan sido utilizadas para disparar contra los opositores a Al Asad.

Rusia confirmó oficialmente el pasado año el suministro a Damasco de sistemas móviles lanzamisiles costeros “Bastión” y misiles de crucero antibuque “Yakhont”, en virtud de un contrato sellado en 2007.

Además, la prensa rusa informó de que Moscú se proponía entregar a Siria 36 aviones de instrucción de combate Yak-130 en virtud de un contrato firmado en diciembre de 2011.

El Kremlin se opone a la injerencia exterior en Siria, aunque niega que Al Asad sea su aliado y aboga por un transición política en la que participen Gobierno y oposición, según los acuerdos de Ginebra de junio de 2012.

Bruselas, 26 ene (EFE).- La primera de las seis baterías de misiles Patriot enviadas por la OTAN a Turquía para defender al país de posibles ataques desde Siria fue puesta hoy en servicio, anunció la Alianza Atlántica en un comunicado.

La primera unidad declarada operativa, facilitada por Holanda, tiene como objetivo proteger la ciudad de Adana y sus habitantes de ataques con misiles.

En los “próximos días” serán también activadas y puestas bajo mando de la OTAN las otras cinco baterías enviadas a territorio turco, indicó la Alianza.

“Los aliados de la OTAN nos pidieron en diciembre aumentar las capacidades de defensa antiaérea de Turquía y estamos ofreciendo fuerzas operativas en enero”, destacó en la nota el comandante supremo de la Alianza en Europa, almirante James Stavridis.

El militar estadounidense aseguró que esa rápida respuesta se debe al “trabajo duro” de los países que han facilitado los sistemas Patriot (Holanda, Alemania y Estados Unidos), el apoyo de especialistas de otras naciones y la planificación llevada a cabo del mando aéreo de la OTAN y de su Cuartel General.

“Esta es una clara demostración de la agilidad y flexibilidad de las fuerzas de la OTAN, y de nuestra disposición a defender aliados que se enfrentan a amenazas en un mundo inestable”, aseguró Stavridis.

Las seis baterías antiaéreas aliadas se encargarán de proteger las ciudades turcas de Kahramanmaras, Adana, y Gaziantep.

La OTAN, según avanzó esta semana, espera que el operativo tenga capacidad plena antes de final de mes, cuando estará en disposición de defender a 3,5 millones de personas en territorio turco.

El despliegue, según ha subrayado la Alianza Atlántica en numerosas ocasiones, es puramente defensivo y en ningún modo podrá ser usado para actuar sobre Siria, por ejemplo en aplicación de una “zona de exclusión aérea” como la que se impuso en Libia.

La operación fue aprobada por los ministros de Asuntos Exteriores de la Alianza el pasado 4 de diciembre con el fin de defender a Turquía de posibles ataques desde Siria.

Ankara solicitó apoyo a sus socios de la OTAN después de que cayeran en su territorio varios obuses procedentes del conflicto en el país vecino, provocando víctimas civiles.

Para la Alianza Atlántica, la presencia de sus baterías antiaéreas debe servir como un elemento de disuasión y ayudará a reducir la tensión en la frontera turco-siria.

Ammán, 26 ene (EFE).- El primer ministro jordano, Abdalá Ensur, lanzó hoy un llamamiento a la comunidad internacional para que ayude a su país, porque éste “ya no es capaz de soportar la carga” de la creciente llegada de refugiados sirios, que ya superan los 300.000.

Ensur realizó la advertencia en una reunión con la secretaria británica para el Desarrollo Internacional, Justine Greening, según informó la agencia oficial egipcia Petra.

“Hay límites para nuestra capacidad y ya no podemos soportar esta pesada carga. La comunidad internacional debería movilizarse de inmediato para ayudar a Jordania a aguantar el paso de acoger a semejante número de refugiados sirios”, dijo Ensur.

El primer ministro estimó entre 500 y 600 millones de dólares el coste anual de recibir a los desplazados, “mientras que la asistencia internacional que hemos recibido hasta ahora no supera los 200 millones”.

Según Ensur, en las dos últimas semanas la llegada de sirios que huyen de la guerra se ha disparado, llegando a alcanzar los 6.000 en un día.

El campo de refugiados de Zaatari, 85 kilómetros al noreste de Ammán, ha sobrepasado su capacidad para recibir a unas 70.000 personas, y un segundo campamento que se está construyendo en Muraiyeb al Fohud, 30 kilómetros al este de Ammán, solo podrá acoger a 10.000 personas como máximo.

Según Ensur, eso significa que el nuevo campo “solo podrá acoger al número de personas que llegan en uno o dos días”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo