El enviado EEUU dice que Pyongyang lo pone "difícil" para reanudar las negociaciones

Por Publimetro Colombia

Pekín, 25 ene (EFE).- El enviado especial de EEUU para Corea del Norte, Glyn Davies, aseguró hoy que Pyongyang “lo está poniendo muy difícil para que se contemple la reanudación de las negociaciones”, tras las amenazas del régimen norcoreano de tomar “medidas físicas” contra Corea del Sur.

“El reto inmediato es hacer frente al lenguaje provocativo de Corea del Norte y a las acciones que acometa”, destacó hoy Davies durante una breve rueda de prensa en Pekín, adonde llegó esta mañana desde Seúl.

El régimen norcoreano informó hoy de que “tomará fuertes medidas físicas” contra Corea del Sur si este país participa activamente en las sanciones que el martes le impuso el Consejo de Seguridad de la ONU por el lanzamiento de un cohete de largo alcance el pasado diciembre.

Tras conocer las sanciones, Pyongyang, que las ha calificado como “una declaración de guerra”, amenazó con llevar a cabo un nuevo test atómico, al estilo de los que ya realizó en 2006 y 2009.

Davies aseguró que, ante estas circunstancias, EEUU está preparado para responder con “medidas concretas” si Corea del Norte no retoma la vía de la negociación.

“Si ellos levantan la mano, estamos listos para la reciprocidad”, advirtió el diplomático estadounidense.

El enviado especial mantuvo varios encuentros hoy en Pekín, entre ellos con el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Fu Ying, durante los cuales afirmó haber alcanzado un “alto nivel de consenso”.

“Estamos de acuerdo en que la realización de un nuevo test nuclear sería profundamente problemática y haría retroceder los esfuerzos realizados para la desnuclearización de la península”, enfatizó.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, ha defendido con insistencia en los pasados días la reanudación de las conversaciones a seis bandas, en las que participaban las dos Coreas, EEUU, China, Japón y Rusia, pese a que Pyongyang -que las paralizó en 2008- se niega a retomarlas.

Ayer, el portavoz chino instó a la “calma” y a que se “contengan las acciones” que puedan suponer una escalada de tensión en la península coreana, a la vez que admitió que el momento es “crítico” y que “urge ser discretos y buscar el objetivo a largo plazo”.

Davies, quien parte mañana, sábado, hacia Tokio para tratar el asunto con el Gobierno nipón, no quiso especificar si había sopesado alguna alternativa a las conversaciones a seis bandas durante su visita a Pekín.

“Hemos hablado de la puesta en práctica de las resoluciones del Consejo de Seguridad, para las que contamos con el apoyo de China”, señaló, en especial la adoptada el martes, que impone la congelación de activos de seis instituciones y cuatro individuos norcoreanos.

El enviado estadounidense no quiso evaluar si son “creibles” las amenazas de Pyongyang de atacar a su vecino del sur y se limitó a decir que, en cualquier caso, “son declaraciones incendiarias que no contribuyen a la paz y a la estabilidad de la península”.

“El punto fundamental aquí es que juzgaremos a Corea del Norte por sus acciones y no por sus palabras”, aseveró.

Asimismo, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que “trabaje duro” en la puesta en práctica de las sanciones, y reiteró que Corea del Norte “sólo tiene dos opciones: el aislamiento o la vuelta a la vía diplomática”.

Seúl, 25 ene (EFE).- Corea del Norte amenazó hoy con tomar “medidas físicas” contra Corea del Sur y consideró una “declaración de guerra” las recientes sanciones de la ONU, en una nueva ofensiva del país comunista tras anunciar ayer una próxima prueba nuclear.

El régimen “tomará fuertes medidas físicas” contra Corea del Sur si este país participa activamente en las sanciones que el martes le impuso el Consejo de Seguridad, indicó el norcoreano Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria en un comunicado.

La declaración, divulgada por la agencia estatal KCNA, califica como “una declaración de guerra” las sanciones, con las que Naciones Unidas castigó el reciente lanzamiento de un cohete de largo alcance del militarizado país comunista al considerarlo una prueba ilegal de misiles.

Corea del Norte, que esta semana ya descartó cualquier intento de retomar las conversaciones sobre su desnuclearización, especificó que no negociará con el Gobierno de Corea del Sur -al que se refirió, en su retórica habitual, como “grupo de traidores”- mientras éste mantenga su “política hostil” hacia el país vecino.

La resolución 2087 adoptada el martes por el Consejo de Seguridad impone la congelación de activos de seis instituciones y cuatro individuos norcoreanos, y ha generado airadas respuestas del régimen de Kim Jong-un, entre ellas la amenaza de una nueva prueba nuclear y más lanzamientos de cohetes.

El régimen aseguró ayer que estas acciones “estarán enfocadas a EEUU”, lo que puso a Corea del Norte en el foco de la atención mundial y fue contestado un día después por el secretario de Defensa de Washington, Leon Panetta, que aseguró que Washington está “totalmente preparado” para lidiar con cualquier tipo de provocación norcoreana.

Panetta planteó a Pyongyang la disyuntiva de negociar los asuntos que preocupan a la comunidad internacional o continuar con su “comportamiento provocador”.

Por su parte, China, aliado histórico de Corea del Norte, llamó oficialmente a las partes a buscar una solución dialogada que garantice la estabilidad en la península coreana, aunque también dio indicios de posibles medidas contra su socio comunista del nordeste de Asia si lleva a cabo su anunciada prueba atómica.

“Si Corea del Norte realiza más ensayos nucleares, China no dudará en reducir su asistencia al país”, indicaba hoy un editorial del diario chino Global Times, de financiación estatal y cercano al gobernante Partido Comunista.

En un movimiento inusual, Pekín votaba el martes a favor de las sanciones contra Corea del Norte en el Consejo de Seguridad, lo que abrió incertidumbres sobre el futuro de la tradicional amistad que une a ambos países.

En todo caso, la disposición del régimen norcoreano a realizar un nuevo test atómico ha quedado patente después de que los servicios de inteligencia de la vecina Corea del Sur revelaran que en la base de Puggye-ri, al norte del país, los preparativos para la detonación parecen concluidos.

Imágenes de satélite muestran que ha sido rellenado el túnel que supuestamente fue cavado para la prueba y éste contendría todos los equipos y dispositivos necesarios, lo que ha llevado a los expertos a afirmar que la acción podría llegar “en cuestión de días”.

El Ministerio de Defensa surcoreano cree que Corea del Norte podría utilizar en su próximo ensayo nuclear uranio altamente enriquecido en lugar de plutonio como en los dos anteriores, lo que indicaría que el país ha logrado un nuevo modo de fabricar armas atómicas.

Pyongyang realizó un primer ensayo nuclear en octubre de 2006 y un segundo en 2009, que siguió al lanzamiento fallido del cohete de largo alcance Eunha-2.

Este último proyectil es el predecesor del Eunha-3 con el que el país comunista logró el pasado 12 de diciembre poner en órbita en el espacio su primer satélite entre la condena de la comunidad internacional.

Atahualpa Amerise

Tokio, 25 ene (EFE).- El Ministerio japonés de Defensa cree que Corea del Norte podría contar con la tecnología suficiente como para alcanzar con un misil balístico de largo alcance un objetivo a más de 10.000 kilómetros, lo que le permitiría golpear la costa oeste de EEUU, informó hoy la agencia Kyodo.

El desarrollo armamentístico del hermético régimen del joven líder Kim Jong-un ha “entrado en una nueva fase” capaz de causar una “seria preocupación para la comunidad internacional”, según un informe presentado por el ministro japonés de Defensa, Itsunori Onodera, durante una reunión del gabinete de seguridad nacional.

El documento, realizado con informaciones relativas al lanzamiento en diciembre de un cohete de largo alcance por parte de Pyongyang, determina que Japón se enfrenta a “crecientes amenazas” por parte de Corea del Norte y advierte de la necesidad de que su tecnología no se extienda a otros países.

El informe se dio a conocer un día después de que el régimen norcoreano anunciara que prepara una nueva prueba nuclear y amenazara directamente a su “enemigo” Estados Unidos, además de asegurar que continuará con el lanzamiento de satélites y misiles de largo alcance.

Pyongyang respondió así a la decisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de aprobar por unanimidad esta semana nuevas sanciones contra el régimen comunista por el lanzamiento de su cohete de largo alcance en diciembre.

Según el informe del Ministerio nipón de Defensa, el cohete de tres etapas norcoreano es capaz de llevar una cantidad determinada de materiales pesados y el lanzamiento, visto por muchos como un ensayo encubierto de tecnología balística de largo alcance, prueba la mejora del potencial norcoreano.

Corea del Norte, que ya realizó sendas pruebas nucleares en 2006 y 2009, aseguró que en esta ocasión el test atómico será “de mayor nivel”, lo que, según el Gobierno surcoreano, podría indicar que usará por primera vez uranio altamente enriquecido en su detonación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo