El Supremo israelí invalida la descalificación electoral de una diputada árabe

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 30 dic (EFE).- El Tribunal Supremo israelí autorizó hoy a la diputada árabe Hanín Zuabi concurrir a los comicios del próximo 22 de enero, al invalidar la decisión del Comité Electoral Central de descalificar su candidatura por su participación en la Flotilla de la Libertad de 2010.

En un veredicto unánime, los nueves magistrados de la corte invalidaron la descalificación, adoptada la pasada semana y que, de haber sido confirmada, hubiera causado la retirada de las elecciones de los partidos árabes en protesta.

Zuabi, del partido Balad, señaló en un comunicado que la sentencia de la corte suprema “prueba que el Comité Electoral abusó de su autoridad” en el marco de una “persecución política y personal” contra ella, su partido “y el público árabe en su conjunto”, en referencia al quinto de la población de Israel que es palestina.

“Los motivos para descalificarme carecían de toda base legal. No obstante, esta sentencia hace poco para borrar las amenazas, deslegimitación y ataques, tanto físicos como verbales, que he sufrido en los últimos tres años, dentro y fuera del Parlamento”, agregó.

El asalto israelí a la llamada Flotilla de la Libertad en aguas internacionales en mayo de 2010 acabó con la vida de nueve activistas turcos y puso a Zuabi en el disparadero político interno por su presencia en el “Mavi Marmara”, el barco en el que los soldados que lo abordaban fueron recibidos a golpes.

En este sentido, Nidal Ozman, de la Coalición contra el Racismo, definió al tribunal como un “faro de cordura en medio de la atmósfera racista en Israel”.

Entre los decepcionados está Likud-Beitenu, la lista conjunta del partido derechista Likud, del primer ministro Benjamín Netanyahu, y el ultranacionalista Israel Beitenu, que lidera el hasta hace pocos días ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, que ha dimitido para afrontar las acusaciones en su contra formalmente presentadas hoy por la Fiscalía.

“Dada la interpretación de la ley hecha por el tribunal, es obvio que la ley debe ser cambiada e indicar claramente que quien apoye el terrorismo debe ser automáticamente descalificado de convertirse en miembro de la Kneset (Parlamento israelí). Utilizaremos el próximo mandato parlamentario para reformar la actual ley”, indicó en una nota la candidatura conjunta de Likud-Beitenu e Israel Beitenu que, según los sondeos, ganará las elecciones.

Los diputados que promovieron la descalificación reaccionaron con decepción y duras palabras, en el caso de los más extremistas.

Dany Danon, del Likud, declaró que “el sitio de Zuabi está en la cárcel” y calificó la sentencia de “inaceptable” por “apoyar a los terroristas del ‘Marmara’ en vez de a los comandos de la Marina”.

Yuval Zellner, del Kadima (centro-derecha), acusó a la legisladora árabe de haber “actuado activa y sistemáticamente contra los soldados y los valores del Estado de Israel”.

La sentencia de hoy se repite casi en cada elección: el Comité prohíbe la participación a partidos árabes o formaciones judías extremistas y el Supremo lo invalida poco después al considerarlo una decisión política.

De las decisiones del Comité, el Supremo ha mantenido tres: la descalificación del Partido Socialista Árabe en 1965, por su alianza con un ilegalizado movimiento de palestinos ciudadanos de Israel, Al Ard, y las de las formaciones relacionadas con el rabino radical Meir Kahane, Kaj y Kahane Jai, en 1988 y 1992, respectivamente, por incitación al racismo contra los árabes.

Jerusalén, 30 dic (EFE).- El presidente israelí, Simón Peres, criticó hoy, sin nombrarle, al hasta hace dos semanas ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, en un acto con 160 diplomáticos y a menos de un mes de las elecciones generales, lo que le valió una contundente respuesta de la candidatura Likud Beitenu.

“El rol de la diplomacia es, y siempre ha sido, lograr nuevos amigos, no granjearse nuevos enemigos. Tenemos que cambiar el actual enfoque agresivo por uno más moderado basado en el diálogo”, dijo en la conferencia anual en el Ministerio de Exteriores en Jerusalén.

Peres señaló que “la diplomacia es el arte de lo posible” en el que “siempre es mejor ser un león con piel de cordero que un cordero que ruja como un león, asustando al mundo”, en aparente alusión al polémico estilo de Lieberman, que este mismo mes acusó a Europa de ignorar los llamamientos de Hamás a destruir Israel (que Bruselas había condenado) igual que hizo con el Holocausto.

Frente a la hostilidad de Lieberman hacia Abás, al que ha comparado con el ministro nazi de Propaganda, Joseph Goebbels, y acusado de practicar “terrorismo político” y de “obstaculizar” la paz, Peres alabó abundantemente al presidente palestino.

“Conozco a Abu Mazen (Abás) desde hace treinta años. No acepto de forma acrítica todo lo que ha dicho o hecho, pero conozco la realidad en la que opera. Es el único líder árabe que ha dicho públicamente que está a favor de la paz y contra el terrorismo”, señaló el presidente, cuyo cargo es más simbólico que ejecutivo.

Abás, ejemplificó, está trabajando de forma “valiente hasta el punto de poner su vida en peligro” para que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en el territorio ocupado de Cisjordania frustren ataques contra israelíes.

También aplaudió sus “importantes y valientes declaraciones” en una -muy criticada por la opinión pública palestina- entrevista a una televisión israelí en la que dijo que no tenía el derecho como refugiado a regresar a su hoy israelí ciudad natal de Safed (reconocido en la resolución 194 de la ONU) y que mientras sea presidente no habrá una tercera Intifada.

“Tenemos que completar la tarea de alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos sin mayor demora y decir claramente que la solución (de un sólo Estado) binacional es un peligro para el sionismo, el judaísmo y la democracia en el Estado de Israel”, sentenció.

Las declaraciones generaron una dura respuesta de Likud Beitenu, la lista conjunta del partido derechista Likud, del primer ministro Benjamín Netanyahu, y el ultranacionalista Israel Beitenu, que lidera Lieberman, quien dimitió el pasado día 14 para afrontar las acusaciones en su contra formalmente presentadas hoy por la Fiscalía.

“Es una vergüenza que el presidente, un papel simbólico, haya elegido expresar una opinión política personal tan desconectada de la opinión pública israelí. Y es aún más vergonzoso que haya elegido hacerlo ante embajadores, presentando una opinión que fomenta la condena internacional de Israel”, lamentó en un comunicado.

En defensa de Peres salieron varios políticos de centro e izquierda, como la predecesora de Lieberman y líder del partido “Hatnuá”, Tzipi Livni, quien felicitó a Peres por “actuar con responsabilidad y decir a la opinión pública la verdad sobre la situación de Israel”, como corresponde a cualquier israelí al que le importe su país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo