Obama envía 50 soldados al Chad para evacuar diplomáticos y ciudadanos de EE.UU.

Por Publimetro Colombia

Washington, 29 dic (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, informó hoy al Congreso del envío, el pasado jueves, de medio centenar de militares al Chad para ayudar a evacuar a personal diplomático y ciudadanos estadounidenses ante el “deterioro de la seguridad” en la vecina República Centroafricana.

En una carta enviada hoy a los principales líderes del Congreso, y distribuida por la Casa Blanca, Obama informó de que esta “fuerza de seguridad” fue desplazada desde el Comando Africano de EEUU para ayudar en las tareas de evacuación en la capital centroafricana de Bangui.

“Aunque están equipados para el combate, esta fuerza de seguridad fue desplegada con el único propósito de proteger a los ciudadanos y propiedades estadounidenses, de ser necesario, hasta que el personal de la embajada de EEUU y los ciudadanos privados hayan sido evacuados de forma segura de la República Centroafricana”, explicó Obama.

Ante la inestabilidad en el país centroafricano, el Departamento de Estado de EEUU anunció el viernes su decisión de cerrar temporalmente su embajada y ordenó el regreso del embajador y de todo el personal diplomático.

En los últimos días, fuerzas rebeldes en la nación centroafricana han tomado el control de al menos diez poblados en el norte del país conforme avanzan hacia Bangui.

El viernes, el presidente de Chad, Idriss Deby, afirmó que los 300 soldados chadianos enviados a la República Centroafricana la semana pasada tratarán de defender al Gobierno de Bangui de la amenaza creada por una alianza rebelde y de favorecer una solución negociada a la crisis mediante el diálogo.

En un mensaje dirigido el viernes a la Asamblea Nacional, Deby aseguró que las tropas chadianas están en la República Centroafricana en el marco de una misión de interposición entre la coalición Seleka, compuesta por facciones de antiguos grupos rebeldes, y el Ejecutivo centroafricano.

París, 30 dic (EFE).- El presidente de la República Centroafricana, François Bozizé, propuso hoy a los rebeldes armados Séléka la creación de un gobierno de unidad nacional y su renuncia a presentarse a las elecciones de 2016, para poner freno al avance insurgente hacia la capital.

El jefe del Estado centroafricano, que dice está dispuesto a mantener conversaciones de paz en Gabón, ante los medios de comunicación locales se ofreció a entrevistarse con el presidente de Francia, François Hollande, informó la emisora “France Info”.

Bozizé quiere tratar con el jefe de Estado de la excolonia “cuestiones profundas que interesan a la República Centroafricana, ese país que ha sufrido demasiado, abandonado a su propia suerte”, señaló.

Ya el pasado jueves Bozizé buscó el apoyo de Francia y Estados Unidos para “hacer retroceder a los rebeldes” -que han llegado a las puertas de la capital- y facilitar un diálogo político.

Ambos países cuentan con militares en el país y han reforzado sus contingentes en los últimos días.

Las declaraciones de Bozizé, que llegó al poder en 2003 a través de un golpe de Estado y revalidó el puesto en las urnas en 2005 y en 2011, se produjeron al término de su reunión en el aeropuerto de la capital, reforzado por militares franceses, con el presidente de la Unión Africana y mediador, Thomas Yayi Boni.

Los rebeldes, por su parte, dicen estar en condiciones de entrar en Bangui “esta noche o mañana”, aunque estudiarán la propuesta del Gobierno, indicó “Radio Francia Internacional (RFI)”.

Desde el pasado sábado controlan Sibut, ciudad situada a 160 kilómetros al norte de la capital.

La tensión en el país ha aumentado en las últimas tres semanas, cuando la alianza rebelde se levantó en armas tras con a intención de deponer a Bozizé, al que acusan de no haber respetado los acuerdos de paz de 2007.

Estos tratados contemplaban -entre otros asuntos- la integración de combatientes rebeldes en el Ejército centroafricano, la liberación de una serie de prisioneros políticos, y el pago a los milicianos sublevados que optaran por el desarme.

Francia, expotencia colonial, dispone de unos 600 militares desplegados en el país, los últimos 180 llegados esta noche desde Gabón. La embajada francesa en Bangui fue asaltada esta semana por partidarios del Gobierno, que reprochaban a la exmetrópoli no haber hecho nada para detener el avance de los rebeldes.

Estados Unidos también envió esta semana un contingente de 50 para garantizar la evacuación segura de su personal diplomático y de sus ciudadanos, mientras que el Gobierno centroafricano cuenta además con el apoyo de 300 soldados aportados por el vecino Chad.

París, 30 dic (EFE).- El presidente de Francia, François Hollande, llamó al Gobierno de la República Centroafricana a dialogar con los rebeldes armados Seleka, que han avanzado desde el norte del país hasta llegar a las puertas de la capital, Bangui.

Hollande llamó “a todas las partes al cese de las hostilidades y a dialogar”, a través de un comunicado en el que desoyó la petición de su homólogo centroafricano, François Bozizé, quien había solicitado horas antes reunirse con él y tratar sobre la crisis que vive la antigua colonia francesa desde hace tres semanas.

Bozizé, tras reunirse hoy con el presidente de la Unión Africana y mediador, Thomas Yayi Boni, había ofrecido a los rebeldes formar un gobierno de unidad nacional, renunciar él a presentarse a las elecciones de 2016 y mantener negociaciones de paz en Gabón.

Además, se dirigió explícitamente a Hollande para que el presidente de Francia tratase con él “cuestiones profundas que interesan a la República Centroafricana, ese país que ha sufrido demasiado, abandonado a su propia suerte”, dijo.

Hollande se limitó a señalar en su nota que sigue “con la mayor atención los últimos acontecimientos en la República Centroafricana”, especialmente después de la reunión entre Bozizé y el responsable de la Unión Africana.

El presidente francés alabó además los esfuerzos de esa organización y de la Comunidad Económica de los Estados de África Central “para buscar una salida negociada a la crisis”.

“Francia recuerda igualmente que sobre el terreno se han tomado todas las medidas para garantizar la seguridad de las comunidades francesas o extranjeras”, añadió el presidente galo en su comunicado.

Se refería al contingente de cerca de 600 militares franceses desplegados en el país, los últimos 180 llegados hoy mismo desde Gabón.

Las fuerzas francesas son las que velan por la seguridad del aeropuerto de la capital, donde se reunieron hoy el presidente centroafricano y el de la Unión Africana.

Por su parte, los rebeldes se encuentran ya a las puertas de la capital, tras haber tomado el sábado el control de Sibut, a 160 kilómetros al norte de Bangui, donde aseguraron que pueden entrar “esta noche o mañana”, según declaraciones de uno de sus portavoces recogidas por la emisora Radio Francia Internacional.

Su objetivo declarado es deponer a Bozizé, que llegó al poder en 2003 a través de un golpe de Estado y revalidó el puesto en las urnas en 2005 y en 2011, pues le acusan de no respetar los acuerdos de paz alcanzados en 2007.

Estos tratados contemplaban -entre otros asuntos- la integración de combatientes rebeldes en el Ejército centroafricano, la liberación de una serie de prisioneros políticos y el pago a los milicianos sublevados que optaran por deponer las armas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo