El Gobierno de Egipto niega la "quiebra" del país pese a los problemas económicos

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 30 dic (EFE).- El primer ministro egipcio, Hisham Qandil, negó hoy que el país esté “en quiebra” pese a los graves problemas que atraviesa su economía, en particular el alto déficit presupuestario.

En una rueda de prensa, Qandil subrayó la necesidad de tomar medidas para minimizar ese déficit, incluida la aprobación aún pendiente de un préstamo de 4.800 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), la lucha contra la corrupción y una mejor aplicación de los subsidios.

“Los subsidios deben llegar a los necesitados, y los más afortunados no se niegan a que se adopten medidas para lograrlo”, aseguró Qandil.

Además, reconoció que los últimos “problemas en el terreno político han influido de manera negativa en la economía”, lo que motivó la suspensión de las conversaciones con el FMI y una caída del turismo.

Qandil no descartó que los precios aumenten pero aseguró que no afectarán a los pobres sino que lograrán que los “ricos ayuden a los necesitados”.

Al mismo tiempo, intentó calmar al pueblo egipcio al insistir en que los precios de los productos básicos como el pan y la gasolina no aumentarán.

En la rueda de prensa, Qandil anunció la llamada “Iniciativa nacional para el avance económico”, cuyo objetivo es abrir un diálogo entre el Gobierno y los distintos sectores sobre los planes económicos necesarios para que el país salga de su crisis.

“El objetivo de la iniciativa es llegar a un plan nacional, porque estamos en una etapa excepcional y transitoria en la que debe haber un consenso”, agregó.

Según Qandil, la iniciativa, que entrará en vigor hoy, comenzará con foros organizados por distintos centros de estudios especializados, en los que el Gobierno presentará sus planes y los expertos en economía los discutirán.

A continuación, se abrirá un diálogo entre los distintos sectores de la sociedad, que incluyen a representantes de los partidos políticos y de las ONG, sobre estos planes para que realicen recomendaciones para el Ejecutivo.

Esta iniciativa tratará distintos ámbitos como la justicia social, el turismo, las inversiones y la energía.

“Hay una luz fuerte al final del túnel. Hay un plan y una visión para salir de este túnel, cuya longitud depende de nuestro trabajo, producción y estabilidad política”, insistió Qandil, que no quiso dar detalles sobre una esperada remodelación ministerial en su Gobierno.

El Cairo, 30 dic (EFE).- El primer ministro egipcio, Hisham Qandil, anunció hoy que su Gobierno reanudará en enero el diálogo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre un préstamo de 4.800 millones de dólares, que fue aplazado debido a la situación política del país.

“Reanudaremos el diálogo con el Fondo Monetario Internacional en enero para avanzar hacia el préstamo”, dijo Qandil en una rueda de prensa en la que trató sobre la crisis económica por la que atraviesa Egipto.

El primer ministro egipcio aseguró, además, que “no hay otra alternativa más que pedir préstamos para afrontar el déficit económico”, que calificó como el problema más grave que encara su Gabinete.

Otras medidas que citó Qandil para cubrir este déficit son impulsar las inversiones y el turismo, luchar contra la corrupción y asegurar que los subsidios llegan a los ciudadanos necesitados.

Según Qandil, los expertos del FMI han revisado las medidas propuestas por el Gobierno egipcio para reducir el déficit económico y han asegurado que van en la dirección correcta.

En la rueda de prensa, Qandil reconoció que los últimos “problemas en el terreno político han influido de manera negativa en la economía”, lo que motivó la suspensión de las conversaciones con el FMI y una caída del turismo.

Entre estas medidas, que serán tratadas en las próximas semanas en el marco de la llamada “Iniciativa nacional para el avance económico”, figura el aumento de algunos impuestos.

Qandil señaló que cualquier aumento de tasas o precios no afectará a los pobres, sino que irá dirigido a que los más afortunados ayuden a los necesitados.

Sobre la política monetaria del Banco Central egipcio, el primer ministro se limitó a decir que “no hay fluctuación de la libra”, en respuesta a las informaciones que apuntaban a que la moneda egipcia podría sufrir una fuerte depreciación frente al dólar.

“Hay una luz fuerte al final del túnel. Hay un plan y una visión para salir de este túnel, cuya longitud depende de nuestro trabajo, producción y estabilidad política”, insistió Qandil, que no quiso dar detalles sobre una esperada remodelación ministerial en su Gobierno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo