El mundo espera que el reconocimiento de Palestina impulse el proceso de paz

Por Publimetro Colombia

Redacción Internacional, 30 nov (EFE).- El mundo ha expresado hoy sus esperanzas de que el reconocimiento de Palestina como Estado observador en la ONU impulse el proceso de paz y ha instado a israelíes y palestinos a que retomen las negociaciones de inmediato.

Al llamamiento al diálogo “sin condiciones y lo antes posible” entre ambas partes lanzado por el presidente francés, Francois Hollande, poco después de la votación efectuada anoche, se han sumado en las últimas horas numerosos gobiernos y organismos.

Desde la Unión Europea (UE) a China, pasando por Egipto, Jordania, Alemania o el Vaticano se ve más cerca la posibilidad de retomar el proceso de paz tras la amplia mayoría que logró la posición palestina en la Asamblea General de Naciones Unidas, con 138 votos a favor, 9 en contra, y 41 abstenciones.

Sin embargo, para EEUU, uno de los que votó en contra, el reconocimiento “añade obstáculos al camino de la paz”, en palabras de su secretaria de Estado, Hillary Clinton.

“Hemos dejado claro que sólo a través de las negociaciones directas entre las partes es como los israelíes y palestinos podrán alcanzar la paz que merecen: dos estados para dos pueblos”, dijo Clinton, que calificó la resolución de “desafortunada y contraproducente”.

También para Francia, “el diálogo directo es la única vía para encontrar una solución definitiva al conflicto”, según Hollande, pero, desde su planteamiento, “el reconocimiento internacional del Estado palestino” puede ayudar a lograr una “paz justa y global”.

La Unión Europea (UE), por su parte, pidió hoy “mirar al futuro” tras el voto en la ONU y centrarse en volver a las negociaciones “lo antes posible”, según su representante especial para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Andreas Reinicke.

Pese a la división de Europa en la votación -14 países votaron a favor, sólo se opuso la República Checa y el resto se abstuvo, como el Reino Unido y Alemania- Reinicke destacó que los 27 estados “comparten la misma visión de una solución de dos Estados”.

La necesidad de retomar el diálogo también fue destacada por el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, para quien “la votación debe ser motivo para iniciar lo antes posible negociaciones de paz directas”.

“En la actual situación es necesario evitar que se produzcan endurecimientos permanentes”, dijo Westerwelle.

Para la Santa Sede, que acogió “favorablemente” la decisión, ésta manifiesta “el sentimiento” de la mayoría de la comunidad internacional y reconoce una presencia más significativa a los palestinos en las Naciones Unidas.

También se mostró “convencida” de que el resultado de la votación “no constituye, de por sí” una solución, que sólo podrá lograrse con el compromiso “efectivo” de construir la paz “mediante la justicia y respetando las legítimas aspiraciones” de ambas partes.

China expresó hoy sus más “cálidas felicitaciones” a Palestina. “Siempre creímos que es derecho de los palestinos el establecer un Estado independiente. Y es también una condición fundamental para la convivencia pacífica de Israel y Palestina”, dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores Hong Lei.

Egipto y Jordania, los dos países árabes que han firmado tratados de paz con Israel, subrayaron hoy la importancia de que la comunidad internacional prosiga los esfuerzos para lograr la paz.

Para el ministro egipcio de Exteriores, Mohamed Amr, el amplio apoyo a la resolución refleja la creciente conciencia internacional en la importancia de seguir con los esfuerzos para resolver la cuestión palestina.

Ese objetivo debe lograrse con el fin de la ocupación israelí y el reconocimiento de los “derechos legítimos del pueblo palestino”, sobre todo, el de tener un Estado independiente soberano con las fronteras de 1967 y con Jerusalén como capital, según Amr.

Desde Jordania, el portavoz del Gobierno de Ammán, Samih Mayta, calificó la decisión de la ONU de “logro importante y estratégico en el camino del conflicto árabe-israelí, que debería ser empleado para movilizar al mundo en apoyo de los derechos legítimos del pueblo palestino, incluido un Estado independiente”.

En su opinión, “la resolución de la ONU demuestra que la visión de dos Estados es la única solución para acabar con el conflicto palestino-israelí y restablecer la paz en Oriente Medio”.

El amplio apoyo al reconocimiento palestino fue agradecido con emoción por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

“Nos habéis dado esperanza y nos comprometemos a trabajar con vosotros para hacer este mundo compartido nuestro más pacífico y humano. El espacio legal, político y moral del Estado de Palestina, hace tiempo debido, es un tributo a la justicia y un triunfo del espíritu humano frente a la adversidad”, dijo la dirigente de la OLP Hanan Ashrawi tras la votación.

En el lado opuesto, el reconocimiento de Palestina ante la ONU ha sido un duro golpe para Israel, cuyo primer ministro, Benjamín Netanyahu, alabó hoy a los países que votaron en contra. “Los nueve países se mantuvieron del lado de la verdad y de la paz. La historia los juzgará con toda la justicia que merecen”, dijo.

Jerusalén, 30 nov (EFE).- Tras el cambio de estatus en la ONU y el reconocimiento mundial a Palestina como entidad estatal, el liderazgo palestino estudia los pasos a seguir, que girarán en torno a la reconciliación nacional, el proceso de paz y su incorporación a nuevas organizaciones y tratados internacionales.

Desde hace meses, un equipo jurídico estudia los estatutos y cartas fundacionales de más de una treintena de organizaciones internacionales, a las que la nueva Palestina, con el respaldo que la comunidad internacional le dio anoche, pedirá su ingreso.

Algunas de las agencias de la ONU que son prioritarias para los palestinos y estarán entre las primeras a las que se pida acceso son UNICEF (fondo de la ONU para la infancia), la FAO (Organización para la Agricultura y Alimentación) y la OMC (Organización Mundial del Comercio), explicaron a Efe fuentes palestinas en Ramala.

Entre los tratados internacionales, los que más interesan a los palestinos y más preocupan a Israel son las Convenciones de Ginebra y sus protocolos adicionales, ratificados total o parcialmente por 194 estados y que regulan el derecho de la guerra y establecen estándares del derecho humanitario internacional.

Otra fuente de preocupación es la adhesión palestina al Estatuto de Roma, que crea y regula la Corte Penal Internacional (CPI), donde los palestinos han tratado en el pasado de presentar denuncias contra políticos y militares israelíes por crímenes de guerra y contra la Humanidad, que el tribunal rechazó estudiar por no ser Palestina un estado.

La cartas que la Palestina reconocida por la ONU necesita presentar para acceder a las Convenciones de Ginebra y a la CPI están ya escritas y firmadas, aseguraron las fuentes, que matizaron que su presentación y cuándo se lleve a cabo dependerá de la situación en el terreno y de la actitud israelí.

Varios países, encabezados por Reino Unido, trataron de condicionar su voto de apoyo en la ONU a la renuncia de los palestinos a la CPI, pero éstos se negaron tajantemente al considerarlo una cesión de soberanía inaceptable.

Uno de los primeros casos que los palestinos podrían llevar ante ese tribunal serían los resultados de la investigación de las causas de la muerte del histórico líder Yaser Arafat, cuyos restos fueron exhumados esta semana para comprobar si murió por envenenamiento.

En el plano bilateral con Israel, que se ha enfrentado con dureza a la pretensión palestina y ha tratado sin éxito hasta el último momento de lograr la oposición en la ONU del mayor número de países, el avance diplomático palestino podría derivar en un reinicio de las negociaciones de paz.

El presidente palestino, Mahmud Abás, aseguró estar dispuesto a reiniciar el proceso de paz, impulsado por Washington y estancado desde hace dos años, tras elevarse el estatus en la ONU, pero no quitó de encima de la mesa su exigencia para sentarse a negociar: que Israel frene por completo el crecimiento de las colonias.

Se espera que la Casa Blanca presione para que ambas partes vuelvan al diálogo, algo que, en cualquier caso, no se prevé que ocurra hasta que se forme un nuevo Gobierno en Israel tras los comicios del próximo 22 de enero.

Para entonces, la esfera política palestina también podría haber deparado sorpresas, puesto que la OLP y Al Fatah (el partido de Abás) se han comprometido a iniciar de inmediato negociaciones de reconciliación con el movimiento islamista Hamás (que gobierna en Gaza), inmediatamente después del voto de la Asamblea General.

Responsables de Al Fatah han anunciado que Abás viajará próximamente a Gaza, algo que no hace desde que perdió el control en la franja, en manos de Hamás desde junio de 2007.

Además de los pasos previstos a nivel interno y externo, los palestinos también se han preparado para posibles represalias de Israel y EEUU a su avance en la esfera internacional.

Durante más de un año, el liderazgo de Ramala ha soportado fuertes presiones para no presentar su solicitud en Nueva York y ha hecho frente a amenazas de diversa índole.

Entre otras medidas, Israel ha amenazado con dejar de transferir los impuestos y aranceles que recauda en nombre de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que suponen un 56 por ciento de su presupuesto.

También ha advertido que considera el paso palestino una “medida unilateral” contraria a los acuerdos de paz de Oslo (1993), que amenaza con considerar nulos, y el ministro de Exteriores, Avigdor Liberman, amenazó incluso con “derrocar a Abás”.

Uno de los temores palestinos es que EEUU retire su apoyo económico y los fondos que canaliza a través de la cooperación internacional.

Para paliar el daño que estas represalias supondrían para una ANP sumida en una profunda crisis financiera, a lo largo de los últimos meses Ramala ha obtenido compromisos de países árabes, entre otros de Catar, de que suplirán las pérdidas económicas que pudieran afrontar.

Si bien los palestinos son conscientes que la mejora de su estatus en la comunidad de naciones no cambiará su día a día ni supondrá el fin automático del control militar israelí de su territorio, saben que es un paso histórico que les dará nuevos instrumentos para avanzar hacia su largo sueño de tener un Estado soberano.

Ana Cárdenes

Beirut, 30 nov (EFE).- Los líderes libaneses calificaron hoy de “victoria y avance histórico” el reconocimiento de Palestina en la ONU como estado observador no miembro.

En un comunicado, el presidente libanés, Michel Suleimán, afirmó que se trata de “una victoria de la democracia a pesar de las presiones ejercidas por Israel”.

En ese sentido, el jefe de Estado libanés subrayó que “Israel debe convencerse de la importancia de la democracia e integrarse en el proceso de paz en base a la conferencia de Madrid y la iniciativa árabe de Beirut”.

Por su parte, el jefe de la oposición parlamentaria, el ex primer ministro Saad Hariri, lo consideró un “éxito excepcional” y deseó que “constituya un mensaje político, ético y humano de la comunidad internacional hacia los palestinos y su aspiración de establecer un Estado independiente en su territorio”.

Además, Hariri animó a las facciones palestinas a superar sus divergencias para lograr la unidad nacional.

Líderes religiosos y otros políticos libaneses también dieron la enhorabuena a los palestinos como el muftí de la República, jeque Mohamad Rachid Kabani, el ex primer ministro Fuad Siniora, el titular de Hacienda, Mohamad Safadi, y el jefe de las Fuerzas Libanesas, Samir Geagea.

Anoche, al conocerse los resultados de la votación, los palestinos en los campos de refugiados del Líbano lanzaron disparos al aire, bailaron y repartieron dulces.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo