Israel aprueba más asentamientos en respuesta al reconocimiento de Palestina

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 30 nov (EFE).- El Gobierno israelí autorizó hoy la construcción de 3.000 nuevas viviendas en asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este en respuesta al reconocimiento de Palestina como Estado observador por parte de la Asamblea General de la ONU.

Además, el Ejecutivo israelí prepara un plan para construir miles de nuevas unidades de vivienda en la llamada área E1, que conecta Jerusalén Este con el gran asentamiento judío de Male Adumin, en Cisjordania ocupada, según los medios israelíes.

De llevarse a cabo este controvertido proyecto, Cisjordania quedaría sin continuidad territorial entre su parte norte y la sur, lo que dificultaría enormemente la viabilidad de un futuro Estado palestino.

Se trata de un proyecto que anteriores gobiernos israelíes habían estudiado llevar a cabo, pero que se vieron obligados a guardar en el cajón debido a la oposición de Estados Unidos y otros actores internacionales como la Unión Europea (UE).

La semana pasada, EEUU instó a Israel a no autorizar precisamente la construcción en el área E1, como una de sus posibles respuestas a la acción palestina en la ONU.

Tanto Bruselas como Washington pidieron a Israel que no ofreciese una respuesta excesivamente dura a la iniciativa palestina, que pudiese dificultar un posible retorno a las negociaciones de paz.

Aunque el Gobierno israelí no anunció oficialmente la autorización para construir nuevos asentamientos y solo la hicieron pública los medios israelíes al iniciarse la jornada del Sabath, cuando la actividad se paraliza en el país, todo parece indicar que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha optado de momento por la línea dura en respuesta a lo sucedido el jueves en la ONU.

El jefe del Ejecutivo israelí ya advirtió hoy en un comunicado de su oficina de que, al acudir a Naciones Unidas, “los palestinos han violado los acuerdos con Israel” por lo que su país “actuará en consecuencia”.

“Netanyahu ya ha aclarado que no se creará un Estado palestino que no garantice la seguridad de los ciudadanos israelíes. No permitirá que en Judea y Samaria (Cisjordania) se cree una base terrorista iraní adicional a las que ya se han creado en Gaza y Líbano”, afirmó el comunicado del gabinete del primer ministro.

Al poco tiempo de conocerse la construcción de nuevos asentamientos, el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, acusó a Israel de intentar destruir la solución de dos estados.

“Mientras que los palestinos están haciendo todo lo posible para mantener viva la solución de dos estados, incluyendo nuestro voto ayer en Naciones Unidas, el Gobierno israelí hace todo lo posible para destruirla”, afirmó el dirigente palestino.

Por su parte, Nabil Abu Rudeina, portavoz del presidente palestino, Mahmud Abás, consideró que el anuncio de nuevas colonias “es una bofetada en la cara del mundo entero que eligió votar a favor de un Estado palestino”.

Rudeina calificó de ilegal la decisión y afirmó que esta dejará “más aislado a Israel después de que el mundo entero expresase ayer su objeción a la ocupación”.

Los medios y los analistas israelíes interpretaron hoy el resultado de la votación en la Asamblea General como una clara derrota diplomática de Israel, especialmente en lo que se refiere a la pérdida de apoyo europeo a sus posiciones.

“Hemos perdido a Europa”, señaló un alto funcionario del Ministerio de Exteriores israelí al diario “Haaretz”, que destacó que la abstención del Reino Unido y especialmente la de Alemania -uno de los más tradicionales aliados de Israel por razones históricas- sentaron especialmente mal en los círculos del Gobierno.

El diario Yediot Aharonot, el más leído del país, afirmó por su parte que el margen de la derrota de Israel ha “decepcionado” a los dirigentes del país, “cuyos intentos de rebajar la pérdida no pueden camuflar su significado”.

Más que los 138 votos emitidos en la Asamblea General a favor del reconocimiento de Palestina, los analistas incidieron en la soledad internacional de Israel, con el respaldo únicamente de dos países de peso internacional en contra de la declaración, Estados Unidos y Canadá, y de uno solo de la UE, la República Checa.

Javier García

Washington, 30 nov (EFE).- EE.UU. rechazó hoy el anuncio de Israel sobre la construcción de 3.000 nuevas viviendas en asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este en respuesta al reconocimiento anoche por parte de la ONU de Palestina como Estado observador.

“Reiteramos nuestra larga oposición a la construcción dentro de los asentamientos en Jerusalén Oriental (…) Creemos que estas acciones son contraproducentes y hacen más difícil que se reanuden las negociaciones directas o lograr una solución para los dos Estados”, dijo hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Según explicó en su rueda de prensa diaria, “las negociaciones directas siguen siendo la única manera de lograr el objetivo que palestinos e israelíes dicen que buscan. Así que vamos a ser justos en nuestra preocupación acerca de acciones provocativas o cualquier acción que haga más difícil conseguir las dos partes vuelvan a la mesa (de negociación)”.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó anoche por 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones el reconocimiento de Palestina como Estado observador no miembro del organismo mundial, en las fronteras de 1967 y con Jerusalén Este como su capital.

Nuland calificó la decisión de “desafortunada” e insistió en que el camino para la paz entre ambas partes está “en Ramala y en Jerusalén, y no en Nueva York” y añadió que no mejora la situación para lograr un Estado palestino.

Los palestinos, por su parte, consideran que el reconocimiento de un Estado palestino en los territorios ocupados por Israel en 1967 puede sentar las bases para reactivar el diálogo de paz en la región. Además, han dejado en claro que no reanudarán las negociaciones mientras prosiga la construcción en los asentamientos.

La edición digital del diario Yediot Aharonot aseguró que la decisión de construir 3.000 nuevas viviendas fue adoptada por el grupo de los nueve ministros más importantes del Gobierno, que el jueves analizó la respuesta israelí a la iniciativa palestina en Naciones Unidas.

La semana pasada, Estados Unidos había instado a Israel a no autorizar la construcción en el área denominada E1, entre el asentamiento de Male Adumin y Jerusalén, como una de las posibles respuestas a la acción palestina en la ONU.

Tanto la Unión Europea como EE.UU. habían apelado a Israel a no ofrecer una respuesta demasiado dura a la iniciativa palestina en la ONU que pudiera dificultar un hipotético retorno a las negociaciones de paz.

Sólo un país de la UE, la República Checa, votó en contra de la propuesta palestina, junto a Estados Unidos y Canadá.

Naciones Unidas, 30 nov (EFE).- La ONU recordó hoy a Israel que su política de expandir asentamientos “no ayuda” al proceso de paz con los palestinos, después de que el Gobierno israelí autorizara la construcción de tres mil nuevas viviendas en Cisjordania y Jerusalén Este.

“La ONU se ha pronunciado en repetidas ocasiones sobre la cuestión de los nuevos asentamientos y el secretario general (Ban Ki-moon) cree que no ayudan al proceso de paz”, afirmó hoy ante la prensa uno de los portavoces del organismo, Farhan Haq.

El Gobierno de Israel aprobó hoy la construcción de 3.000 nuevas viviendas en los asentamientos en respuesta al reconocimiento de Palestina como Estado observador de la ONU por parte de la Asamblea General, informaron los medios israelíes.

El portavoz de Ban se remitió también a la posición del Cuarteto para Oriente Medio sobre los asentamientos de Israel en los barrios palestinos de Jerusalén Este y en los territorios ocupados de Cisjordania.

El grupo de mediadores formado por Estados Unidos, Rusia, la ONU y la Unión Europea (UE) se opone a la política israelí de nuevos asentamientos y muestra su preocupación cada vez que Tel Aviv anuncia la construcción de nuevas viviendas.

Además de las 3.000 viviendas, el Gobierno ha dado luz verde a un plan para construir miles de nuevas unidades en la zona que conecta Jerusalén Este con el asentamiento de Male Adumin, ya dentro de Cisjordania, según un funcionario citado por una televisión local.

El anuncio llega después de que la Asamblea General aprobara ayer por 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones el reconocimiento de Palestina como Estado observador no miembro de la organización.

Según el diario Yediot Aharonot, la decisión de hoy fue acordada por el grupo de los nueve ministros más importantes del Gobierno, que se reunió el jueves para analizar la respuesta israelí a la iniciativa palestina en la ONU.

La semana pasada Estados Unidos había instado a Israel a no autorizar la construcción en el área denominada E1, entre el asentamiento de Male Adumin y Jerusalén, como una de las posibles respuestas a la acción palestina en Naciones Unidas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo