Insulza dice que la salida de Colombia de la CIJ daña el sistema interamericano

Por Publimetro Colombia

Quito, 28 nov (EFE).- El secretario General de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, dijo hoy que la retirada de Colombia del Pacto de Bogotá, que reconoce la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, acarrea un daño para el sistema interamericano.

“Lo que yo siempre he tratado es lograr que la mayor parte de estados latinoamericanos y del Caribe y también de América del Norte suscriban y ratifiquen los tratados de la organización, por lo tanto siempre una salida es un perjuicio, siempre ciertamente es un daño”, dijo Insulza a la prensa.

Previamente, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) había confirmado a Efe la recepción de la nota de denuncia del tratado por parte de Colombia, que tomó esa decisión en rechazo al fallo de la CIJ que definió nuevos límites marítimos con Nicaragua.

“El trámite está en marcha”, aseveró Insulza, quien no dio más detalles sobre ese procedimiento.

El secretario de la OEA se encuentra en Quito para participar en la Novena Reunión de Ministros de Justicia u Otros Ministros, Procuradores o Fiscales Generales de las Américas (REMJA IX), que tiene lugar hoy y mañana.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció hoy que su país denunció el Pacto debido al principio de que “las delimitaciones territoriales y marítimas sean fijadas por medio de tratados (bilaterales), como ha sido la tradición jurídica en Colombia, y no por sentencias proferidas por la Comisión Internacional de Justicia”.

El fallo de la CIJ, hecho público el pasado 19 de noviembre en La Haya, dejó en manos de Colombia siete cayos del archipiélago de San Andrés, cuyas islas mayores ya había concedido a este país en 2007.

A Nicaragua le concedió más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar, ricos en pesca y otros recursos naturales, que convierten en enclaves dos de los cayos otorgados a Colombia, con lo que este país pierde además frontera marítima con otras naciones, como Costa Rica.

Santos dijo que la salida del Pacto de Bogotá, que entró en vigor en 1949, ha sido una decisión que ya han tomado países como Noruega, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Managua, 28 nov (EFE).- El representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en Nicaragua, Juan Bautista Arríen, calificó hoy de “contrasentido” la retirada de Colombia del Pacto de Bogotá en momentos en que negocia la paz con las FARC.

“¿Cómo se va a poner Colombia frente a Nicaragua en términos de guerra y a la vez estar buscando la paz? Es un contrasentido”, dijo Arríen a EFE en referencia a las conversaciones que el Gobierno del país suramericano mantiene con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La decisión de Colombia de retirarse del Pacto de Bogotá, que reconoce la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), se debe al fallo de este tribunal sobre un conflicto limítrofe que otorgó a Nicaragua una amplia franja en el mar Caribe que antes estaba bajo administración colombiana.

Tras ese fallo, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció hoy que su país denunció este martes el Pacto de Bogotá para que las delimitaciones territoriales y marítimas se fijen por medio de tratados bilaterales, “como ha sido la tradición jurídica en Colombia”, y no por sentencias del tribunal internacional.

Arríen recordó que la Unesco fue creada para “garantizar la paz desde la conciencia del hombre” y dijo confiar en que Colombia abandone “pronto” su posición.

“Es lógico que Colombia haya reaccionado así. Siempre que uno pierde, pasa en el deporte también, se siente triste y molesto, eso es natural, pero hay otra cosa que Colombia tiene que tener presente, al salirse del Pacto de Bogotá se le cierran muchos aspectos”, comentó.

El fallo de la CIJ dejó en manos de Colombia siete cayos del archipiélago de San Andrés, cuyas islas mayores ya había concedido a este país en 2007, y otorgó a Nicaragua una franja marina en esa zona que Bogotá calcula en unos 70.000 kilómetros cuadrados y Managua en más de 90.000.

El representante de la Unesco dijo referirse al riesgo de Colombia de perder su credibilidad ante cualquier negociación con un país vecino, “incluso con Nicaragua”.

Arríen dijo que otra razón por la que Colombia debe replantear su posición es que sabe “lo que es la guerra. Vive desde hace 50 años una guerra con las FARC”.

Respecto a Nicaragua, el funcionario consideró que el fallo de la CIJ ha generado unidad y debe convertirse en referente pedagógico.

“Esa es una lección importantísima, porque este país rara vez está unido. El fallo es un referente de unidad para todo el sector educativo”, afirmó Arríen, quien indicó que el 19 de noviembre de 2012 va a estar inserto “en la historia de Nicaragua y en los textos” y es importante que se convierta en un referente pedagógico.

“El mapa de Nicaragua va a ser rediseñado”, al igual que cambian los textos escolares, la enseñanza de la historia y los valores de unidad y soberanía, destacó el representante de la Unesco.

Managua, 28 nov (EFE).- La retirada de Colombia del Pacto de Bogotá “es una medida precipitada” que no afecta el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), aseguró hoy el representante legal de Nicaragua ante ese tribunal, Carlos Argüello.

“Es una medida precipitada. El Pacto de Bogotá y solución pacífica de controversias es para resolver diferencias (de forma dialogada)”, dijo Argüello a los periodistas en Managua.

Según el abogado, la acción de Colombia no invalida el fallo de la CIJ, que le otorgó una amplia franja a Nicaragua en el mar Caribe que antes estaba bajo administración colombiana, tras un litigio legal que duró once años.

“Retirarse del pacto no influye en la sentencia, la sentencia es cosa juzgada, eso se acabó (…) Colombia no tiene nada que ver con las 200 millas (de mar territorial de Nicaragua), son simplemente cuestiones de hecho y de derecho, no tenemos que ir a ningún (otro) tribunal”, dijo la fuente.

Sobre la afirmación del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, de que a su país “nunca más” le debe volver a suceder lo que le ocurrió con el fallo en el litigio con Nicaragua, Argüello dijo no saber “con quiénes más” va a tener problemas las autoridades de Colombia, “que no quieren solución pacífica”.

Asimismo, el representante legal de Nicaragua aseguró que “era imposible que Colombia hubiera seriamente pensado que le iban a dar más agua a sus islas que a Nicaragua”.

Argüello insistió en que el fallo de la Corte Internacional de Justicia fue unánime, pues hasta el juez propuesto por Colombia en el caso, el canadiense Yves Fortier, votó a favor de la sentencia.

“No tenemos menos derecho que ningún otro país: derecho de explotar el subsuelo, el suelo, la plataforma y la columna de agua”, afirmó el abogado de Nicaragua.

El fallo de la CIJ dejó en manos de Colombia siete cayos del archipiélago de San Andrés, cuyas islas mayores ya había concedido a este país en 2007, y otorgó a Nicaragua una franja marina en esa zona que Bogotá calcula en unos 70.000 kilómetros cuadrados y Managua en más de 90.000 kilómetros cuadrados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo