Colombia abandona el pacto que reconoce la jurisdicción de la CIJ tras perder su mar

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 28 nov (EFE).- El Gobierno de Colombia decidió hoy retirarse del Pacto de Bogotá y así dejar de reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), después de que ese tribunal delimitara una nueva frontera con Nicaragua que le resta más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar Caribe.

Esta es la primera medida adoptada por Colombia desde que el tribunal de La Haya emitió el 19 de noviembre el fallo definitivo en el litigio por los límites colombo-nicaragüenses, que también incluye el reconocimiento de la soberanía colombiana sobre siete cayos del archipiélago de San Andrés.

Hoy el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que el martes envió una nota de denuncia del Pacto de Bogotá (1948) al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien confirmó la recepción desde Quito.

Esto implica que desde el próximo año, cuando se haya cumplido el trámite de salida del Pacto, los asuntos relativos a la soberanía colombiana quedarán excluidos de la jurisdicción de la CIJ, principal órgano judicial de la ONU, aunque los nuevos límites marítimos con Nicaragua sí serán aplicados ya que la sentencia es anterior a la denuncia del Pacto y además inapelable.

“Con esta denuncia, Colombia no pretende separarse de los mecanismos de solución pacífica de controversias”, indicó Santos para ratificar su compromiso “de recurrir siempre a procedimientos pacíficos” en litigios con otras naciones.

Sin embargo, consideró que a Colombia no le debe “volver a suceder lo que ocurrió con el fallo del 19 de noviembre”, cuando se vio afectada por un resultado “manifiestamente contrario a la equidad” que además lleva “a un grado de detrimento de los intereses nacionales”, según sus palabras.

La canciller María Ángela Holguín afirmó en una rueda de prensa posterior que el fallo “hizo caso omiso” de “los derechos de los colombianos que viven en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”, ahora rodeado de aguas nicaragüenses, y además “le dio la espalda” al manejo medioambiental que se ha llevado a cabo hasta ahora en la zona.

“Estas líneas trazadas por la Corte, que para ellos son solo un grupo de coordenadas, representan para los colombianos, y muy especialmente para los habitantes del archipiélago, la grave afectación de la historia, la geografía, la vida misma y el sustento” económico, aseguró.

Y es que el fallo dividió en dos un imponente espacio natural declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco en 2000 y puso en manos de Nicaragua un gran banco de pesca, así como la posibilidad de explotar el petróleo que permanece en el subsuelo marino, actividad prohibida por Santos desde 2011.

Al tiempo, modificó los límites colombianos con otros países del Caribe, como Costa Rica y Jamaica.

“La decisión que he tomado obedece a un principio fundamental: los límites entre los Estados deben ser fijados por los propios Estados. Las fronteras terrestres y los límites marítimos entre los Estados no deben quedar en manos de una corte, sino que deben ser fijados de mutuo acuerdo por los Estados mediante tratados”, dijo el presidente.

La canciller Holguín había planteado la retirada del Pacto la semana pasada como la mejor opción de protesta y de prevención a que Nicaragua haga en el futuro reclamos territoriales más ambiciosos.

Por su parte, el representante legal de Nicaragua ante la CIJ, Carlos Argüello, calificó la decisión como “una medida precipitada” que en última instancia no invalida el fallo, ya puesto en práctica por los barcos del país centroamericano que ejercen su soberanía en la amplia franja marítima.

Según los expertos, Colombia se expone con esta decisión a ser denunciada por Nicaragua y a que su imagen y legitimidad en los foros internacionales queden deterioradas.

Mientras tanto, los habitantes de San Andrés expresaron hoy que la retirada del Pacto de Bogotá para ellos llega tarde y reclamaron al Gobierno que no acate el fallo.

“Señor presidente, es una decisión acertada ahora sólo falta la estocada final, No al fallo de la Haya”, afirmó a Caracol TV el presidente de la Asamblea departamental de San Andrés, Arlington Howard.

Bogotá, 28 nov (EFE).- La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, justificó hoy la renuncia de su país a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en virtud de la defensa del derecho internacional, así como de la “historia, la geografía, la vida misma y el sustento” económico de la nación.

Holguín explicó en una rueda de prensa las razones por las que Colombia decidió retirarse del Pacto de Bogotá de 1948, por el cual los países firmantes reconoce la competencia de ese tribunal que el pasado 19 de noviembre dirimió el litigio entre Colombia y Nicaragua con nuevas fronteras que le restan al país andino más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar en Caribe.

Además de considerar que contiene “vacíos e inconsistencias en la delimitación realizada” y que no se ajusta al derecho internacional, la canciller apuntó que el fallo “hizo caso omiso de los derechos de los colombianos que viven en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”, rodeado por las aguas en disputa.

“Estas líneas trazadas por la Corte, que para ellos son solo un grupo de coordenadas, representan para los colombianos, y muy especialmente para los habitantes del archipiélago, la grave afectación de la historia, la geografía, la vida misma y el sustento”, aseguró.

La canciller también se manifestó especialmente preocupada por el hecho de que el tribunal le “dio la espalda a los imperativos del manejo ambiental equilibrado en esta sensible área del Caribe occidental”, declarada Reserva de la Biosfera y que ahora ha quedado dividida en dos.

Ese gran área marina es rica en pesca, especies e incluso cuenta con yacimientos de petróleo.

Holguín indicó además que para su país son los tratados bilaterales y no los fallos jurídicos los que constituyen “el medio idóneo para lograr delimitaciones equitativas entre las naciones”, y remarcó que los compromisos de Colombia en materia de solución pacífica a través de otros acuerdos no se verán afectadas.

Bogotá, 28 nov (EFE).- El 83 por ciento de los colombinos rechazó el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que redefinió los límites marítimos con Nicaragua, según una encuesta de un grupo de medios del país andino divulgada hoy.

El sondeo también dejó ver que la imagen desfavorable del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, tras el fallo de la corte de La Haya, subió al 49 por ciento, mientras que la favorable se ubicó en un 45 por ciento.

La encuesta “Colombia Opina” fue contratada por RCN Radio, RCN Noticias (televisión), La FM (radio) y la Revista Semana.

La CIJ redefinió la frontera marítima en el mar Caribe entre Colombia y Nicaragua.

Al país andino le otorgó siete cayos en disputa pertenecientes al archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina; y a Nicaragua le concedió más territorio marítimo en un área rica en pesca y recursos naturales.

En el sondeo, un 11 por ciento de los encuestados señala que Colombia debería aceptar el fallo.

A diferencia del sondeo general, en San Andrés el 92 por ciento dice que el Gobierno colombiano no debe aceptar el fallo y un 5 por ciento, dice que sí.

Ante la eventualidad de un conflicto militar con Nicaragua, 85 por ciento de los colombianos encuestados dijo no debería aceptarlo y un 10 por ciento que sí.

De otro lado, el 91 por ciento consideró que el fallo de La Haya fue injusto.

La encuesta indicó además que el 49 por ciento de los colombianos tiene una imagen desfavorable del presidente Santos, y el 45 por ciento, favorable.

En el último sondeo revelado el pasado septiembre en el momento en que se anunciaban las conversaciones de los diálogos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Santos gozaba de una imagen favorable del 60 por ciento.

La encuesta, efectuada por Ipsos Napoleón Franco, consultó por teléfono a 1.006 personas en 14 ciudades, incluida San Andrés, y se realizó entre el 23 y el 25 de este mes.

El margen de error de la encuesta es del 3,1%, con un 95 por ciento de confianza de resultados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo