La Unasur analizará en Lima el proceso integrador y la situación de Paraguay

Por Publimetro Colombia

Lima, 27 nov (EFE).- Los presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reunirán el viernes en Lima para analizar el avance del proceso integrador regional y tomar una decisión sobre el futuro de Paraguay en el grupo.

Estos temas centrarán los debates de VI Reunión ordinaria del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Unasur, en la que se espera participen los gobernantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Durante la reunión del organismo, cuya Presidencia Pro Témpore ejerce Perú, se debatirá el Protocolo de Paz, Seguridad y Cooperación regional, que busca fortalecer las condiciones de confianza recíproca en las relaciones bilaterales y multilaterales.

Un día antes del encuentro de gobernantes, el jueves, se celebrará la reunión del Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores de la Unasur, quienes recibirán el informe del Grupo de Alto Nivel formado para analizar la situación de Paraguay.

El grupo ha hecho durante los últimos cuatro meses un seguimiento a la situación paraguaya, tras la destitución de Fernando Lugo como presidente.

La Unasur y el Mercosur suspendieron a Paraguay el 29 de junio pasado al considerar que en el país se produjo un “quiebre democrático” con la destitución del presidente Fernando Lugo en un controvertido juicio político

Para elaborar su informe, los comisionados recibieron información de encargados de negocios, sindicatos, organizaciones políticas y del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos paraguayo.

El presidente del Grupo de Alto Nivel de la Unasur, el peruano Salomón Lerner, visitó la semana pasada Paraguay y, aunque no fue recibido por las autoridades del Ejecutivo, expresó su confianza en que el Gobierno de ese país decida invitar al bloque para observar las elecciones de 2013.

El representante manifestó su expectativa de que se lograrán “hacer los puentes necesarios para poder tener las invitaciones oficiales y poder concurrir en este propósito de seguimiento y de evaluación de toda la situación que conlleve a que todos recibamos a Paraguay dentro de la unidad de todos los países de la Unasur”.

Lerner acudió a Paraguay por invitación del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), que, dijo, le entregó “una invitación para participar en la observación electoral”.

El propósito de la Unasur, aseveró, es “legitimar el proceso democrático transparente, que Paraguay tenga el concepto de que es un país que ha conseguido en su cronograma democrático con transparencia, poder realizar un proceso limpio y transparente”.

Para el Gobierno de Federico Franco, que reemplazó a Lugo en el cargo, la Unasur ha llevado la exclusión política de Paraguay a foros económicos, sociales y técnicos, en lo que calificó de una “cruzada de persecución” que busca “coaccionar” al país y “coartar el pleno ejercicio de sus derechos soberanos”.

Lerner aseguró, sin embargo, que “no es el propósito de que se lidere con grupos ideológicos dentro de la Unasur. Es una composición de países que busca el bienestar de sus pueblos”.

Tras conocer sus declaraciones, el canciller paraguayo, José Felix Fernández Estigarribia, las calificó de positivas y anunció que el Gobierno de su país va “a esperar las resoluciones que se tomen en la cumbre que va a haber en Lima a fin de mes” con la expectación de que se levantarán las sanciones contra su país.

“La realidad es que aquí hay absoluta calma, el pueblo paraguayo se ha comportado a la altura de los mejores pueblos del mundo como es su tradición. Tenemos una democracia que funciona con sus instituciones. La prueba es que el señor Lerner pudo hacer lo que quería en Paraguay, el Gobierno no puso ninguna traba, ningún control”, remarcó Estigarribia.

Lerner ha precisado que el informe que presentará el jueves ante los Cancilleres solo incluirá sugerencias para que estos evalúen la situación de Paraguay y luego eleven sus recomendaciones a los presidentes.

Lima, 27 nov (EFE).- Los viceministros de Defensa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) preparan hoy en Lima el Plan de Acción para 2013 del Consejo de Defensa Suramericano (CDS).

La IV Reunión del CDS tiene la misión de consolidar a Suramérica como una zona de paz, construir una identidad en materia de defensa y generar consensos para fortalecer la cooperación regional, según el organismo.

El encuentro fue inaugurado por el viceministro de Políticas para la Defensa del Perú, Mario Sánchez Debernardi, quien enfatizó que los aspectos que se incluirán en el plan 2013 “deben ser realizables en el tiempo y beneficiosos para todos los países”.

El lunes se celebró una reunión preparatoria con la participación de delegados y viceministros de Defensa de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. Paraguay no acudió por estar suspendido.

El director ejecutivo de la Secretaría Pro Témpore del Consejo, Andrés Acosta, declaró en ese momento que la cita permitirá “que los países de Suramérica tengan formas de dar a conocer sus gastos en defensa”.

Cada país expondrá sus propuestas para el Plan de Acción de 2013 dentro de cuatro líneas de acción: políticas de defensa, medidas de confianza mutua, ciencia y tecnología, y educación para la defensa, explicó Acosta.

Mañana se reunirán los ministros de Defensa para dialogar sobre medidas de fomento a la confianza y seguridad, el protocolo de paz y cooperación regional y las propuestas para estandarizar el inventario militar de los países suramericanos.

Al término del encuentro, los acuerdos alcanzados por los ministros serán refrendados en la llamada Declaración de Lima.

Asunción, 27 nov (EFE).- Aunque se convertirá en el centro de los debates, Paraguay estará ausente de la cumbre de Unasur en Lima como también lo estuvo en junio pasado de Mendoza (Argentina), cuando se decidió su suspensión temporal del bloque latinoamericano.

De no haber destituido a su presidente, Fernando Lugo, en un juicio político parlamentario, el 22 de junio, Paraguay habría seguido ostentando la Presidencia temporal de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) hasta este noviembre.

Pero el proceso contra Lugo y el fracaso de la misión de cancilleres que la Unasur envió de urgencia a Asunción, para mediar en la crisis, devino en la decisión de suspender al país en una cumbre extraordinaria del bloque que se hizo coincidir con la prevista del Mercosur en Mendoza (Argentina), el pasado 29 de junio.

El nuevo Ejecutivo paraguayo, presidido por Federico Franco, reaccionó al día siguiente asegurando que lucharía por restablecer sus derechos en el Mercosur -y, en efecto, emprendió medidas legales- pero que evaluaría “conforme a sus legítimos derechos e intereses, su continuidad” en la Unasur.

El pasado 11 de octubre, el Senado rechazó formalmente el protocolo sobre compromiso democrático de noviembre de 2010, que el bloque invocó para suspender a Paraguay.

Y la semana pasada, el Gobierno rehusó recibir al enviado del bloque Salomón Lerner, que pasó dos días en Asunción recabando datos para el informe que presentará en la cumbre de Lima.

La Cancillería aprovechó la visita para denunciar la “cruzada de persecución” que la Unasur ha emprendido contra Paraguay y poner en duda la “imparcialidad de opinión” de Lerner.

Paraguay ha descartado de pleno que una misión de observadores de la Unasur pueda desplegarse en Paraguay para las elecciones de abril de 2013, como pidió Lerner y como sí harán la OEA y previsiblemente la Unión Europea.

Al mismo tiempo que reafirma oficialmente su rechazo a las decisiones “ilegales” de suspender al país, la diplomacia paraguaya va intentando, en contactos más discretos, abrir brechas a su favor en la familia sudamericana.

Los primeros resultados llegaron el pasado día 10 de noviembre, con la confirmación del regreso a Asunción de los embajadores que Chile y Colombia habían llamado a consultas durante la crisis por el cambio de poder.

Un mes antes, Brasil había dado a entender que la readmisión de Paraguay tanto en la Unasur como en el Mercosur podría producirse antes de las elecciones de 2013, cuando Franco completa el mandato que inició Lugo.

Después de reunirse con su homólogo uruguayo, el ministro brasileño de Exteriores, Antonio Patriota, dijo que la expectativa era que Paraguay regresara a los bloques regionales “lo antes posible”, una vez se verificase la “plena vigencia democrática” en el país.

Pero en pocas semanas esa expectativa se desvaneció, “en ausencia de hechos que corroboren la plena vigencia de la democracia”, según el mismo Patriota.

El canciller brasileño puntualizó que el desarrollo de unas elecciones “libres y transparentes” en Paraguay constituirá “un elemento fundamental” para verificar sus prácticas democráticas.

Algunos analistas políticos brasileños interpretaron que las posibles gestiones que estuviera haciendo Brasil -nunca confirmadas oficialmente- para agilizar la readmisión de Paraguay pudieron verse frenadas por el nuevo encontronazo del Gobierno de Franco con el de Venezuela.

Para Paraguay, a la bofetada de la suspensión del Mercosur, bloque del que es país fundador, se sumó la de la incorporación de Venezuela que el Legislativo paraguayo se negaba a ratificar desde hacía años, y ha sido con Venezuela con el único país con el que ha roto relaciones diplomáticas.

El 4 de julio, Paraguay declaró “persona non grata” al canciller venezolano, Nicolás Maduro, y al embajador en Asunción, José Arrúe, tras acusar a Venezuela de “injerencia” en la crisis de junio por una supuesta “arenga” de Maduro -miembro de la misión mediadora de la Unasur- a la cúpula militar paraguaya para que arropara a Lugo.

Se sucedió la expulsión recíproca de embajadores, pero el conflicto rebrotó a mediados de octubre cuando el Gobierno de Hugo Chávez, recién reelegido, demandó que se marcharan los funcionarios de la embajada paraguaya que habían permanecido en Caracas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo