Barroso y Van Rompuy ven opciones de acuerdo sobre el presupuesto comunitario

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 27 nov (EFE).- Los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dijeron hoy en la Eurocámara que ven opciones de acuerdo sobre el presupuesto comunitario para 2014-2020, después de que en la última cumbre sobre esta cuestión no se alcanzara una posición común.

Barroso defendió que la reunión extraordinaria de la semana pasada sobre presupuesto sirvió para acercar posiciones y que “las delegaciones se fueron siendo más comprensivas con las líneas rojas de cada uno”.

“El intercambio de puntos de vista nos servirá para llegar a un acuerdo en las próximas semanas”, señaló Barroso, que compareció ante el Parlamento Europeo junto a Van Rompuy para informar de los resultados de la última cumbre sobre presupuesto.

Igualmente optimista sobre el acuerdo se mostró Van Rompuy, quien se declaró “convencido” de que es posible llegar a un acuerdo y apuntó que “el coste de no alcanzarlo es demasiado elevado”.

Antes del turno de palabra de los eurodiputados, Barroso llamó la atención sobre las “presiones” que recibió el Ejecutivo comunitario de algunas delegaciones nacionales en la cumbre sobre el presupuesto anual que terminó sin acuerdo la semana pasada en Bruselas.

“Si hay un aspecto que no me gustó nada, es esa actitud clara de presión entre bastidores por parte de algunos hacia la Comisión”, dijo Barroso.

El presidente del Ejecutivo comunitario, quien no se refirió a ningún país expresamente, añadió que esas presiones se limitaban “a los pasillos”, pues dentro de la sala de debate este “fue constructivo y educado”.

Barroso volvió a justificar su propuesta de presupuesto comunitario plurianual, que apoyan los grandes grupos de la Eurocámara, aunque no es suficientemente austero para países como Reino Unido o Alemania, pasando por Italia.

Por su parte, el presidente del Consejo apuntó que las negociaciones dibujaron una realidad compleja que “no puede resumirse en caricaturas o titulares”.

“No todos los contribuyentes netos pidieron reducciones presupuestarias”, precisó.

Los veintisiete miembros de la UE fracasaron la semana pasada en alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto comunitario de 2014-2020 por sus divergencias sobre los gastos de la Unión Europea y decidieron darse otra oportunidad a principios de 2013 para intentarlo de nuevo.

La propuesta que hay sobre la mesa cifra las cuentas comunitarias para los próximos siete años en 973.000 millones de euros, 80.000 millones menos que los propuestos inicialmente por la Comisión Europea.

Van Rompuy tendrá que modificar de nuevo esas cifras hasta convencer a los favorables a recortes extremos y a los que no quieren oír que esas rebajas puedan afectar a los sensibles capítulos de agricultura y cohesión.

(Para más información del Parlamento Europeo www.euroefe.com)

Bruselas, 27 nov (EFE).- Las principales fuerzas del Parlamento Europeo (PE) advirtieron hoy de que están dispuestas a vetar el marco presupuestario de la Unión para el periodo 2014-2020, si los países insisten en recortar fondos, y pidieron a los gobiernos que abandonen los mensajes “populistas” y piensen en el interés común.

Grupos de prácticamente todo el espectro ideológico de la Eurocámara coincidieron en señalar la necesidad de que Europa se dote de un presupuesto suficiente, en un debate celebrado para analizar la cumbre europea de la pasada semana, en la que los líderes de los veintisiete países miembros de la UE no lograron un acuerdo presupuestario.

Las negociaciones fracasaron a pesar de que el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, propuso ante la presión de varios Estados miembros un recorte de 80.000 millones de euros respecto al plan inicial de la Comisión Europea (CE).

La cantidades de esa primera propuesta del Ejecutivo comunitario, que colocan el presupuesto para siete años en torno al billón de euros, son las que defiende la Eurocámara, tal y como hoy dejaron claro los portavoces de las principales fuerzas.

Para Joseph Daul, líder del Partido Popular Europeo (PPE), la propuesta de la Comisión es “realista” y tiene el apoyo “contundente” del Parlamento.

Daul defendió que es mejor no tener un acuerdo que tener un compromiso insuficiente para responder a las necesidades de Europa.

“Si el Consejo no logra un acuerdo que financie sus propios compromisos, creo que será suficiente con extender el actual marco financiero”, dijo el conservador francés.

Daul criticó que, “en lugar de trabajar por el bien común, ciertos líderes prefieran jugar un juego de encuestas de popularidad”.

En una línea similar, el líder socialista Hannes Swoboda lamentó que gobiernos que “no quieren Europa” tengan más influencia en la discusión del presupuesto que los que sí la quieren, en un mensaje velado a la postura de países como Reino Unido.

Swoboda denunció, además, que algunos líderes hayan convertido a la administración y los funcionarios europeos en el “chivo expiatorio” de la negociación y se dediquen a difundir “mitos absurdos sobre Europa”.

El portavoz del grupo Liberal, Guy Verhofstadt, lamentó que las discusiones presupuestarias se hayan convertido en una suerte de “lotería” en la que se busca contentar a cada país.

“Los ciudadanos de a pie tienen el ‘euromillón’ y los jefes de Estado el ‘eurobillón”, ironizó.

El ex primer ministro belga aseguró que la única forma de terminar con esa situación es avanzar hacia un presupuesto financiado en su mayor parte con recursos propios, una idea que también defendió el portavoz de Los Verdes, Daniel Cohn-Bendit.

El eurodiputado franco-alemán rechazó cualquier presupuesto que no llegue a las cifras del planteado por la CE y aseguró que su grupo dirá “no” a la rebaja.

Una reducción que ya dio por hecha en el debate el propio Van Rompuy, quien recordó que hay países que incluso quieren un recorte mayor.

Para la Izquierda Unitaria Europea, las cifras que están actualmente sobre la mesa ya son “inaceptables”, según su portavoz, Grabiele Zimmer.

Mientras tanto, el Grupo de los Conservadores y Reformistas -al que pertenece el partido conservador británico de David Cameron- se desmarcó de los ataques al Consejo y dijo que entiende a quienes quieren que “la UE viva con lo que tiene”.

En nombre de los euroescépticos del grupo Europa de la Libertad y de la Democracia, Marta Andreasen cuestionó la conveniencia de seguir dando fondos europeos a países que no los han gastado adecuadamente, entre los que puso de ejemplo a España y Grecia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo