Moscú advierte a Francia de que es inadmisible armar a la oposición siria

Por Publimetro Colombia

París, 26 nov (EFE).- El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, consideró “inadmisible” que la oposición siria reciba armas de otro país, ante la posibilidad de que Francia dé un paso suplementarios y le ayude con medios militares.

“Desde el punto de vista del derecho internacional, es inadmisible apoyar a otra fuerza política cuando es el principal adversario de un gobierno legítimo de un país”, señaló Medvedev en una entrevista publicada hoy por el diario francés “Le Figaro”.

En vísperas de un seminario franco-ruso que se celebra mañana en París, donde será recibido entre otros por el presidente, François Hollande, el primer ministro ruso insistió en que el régimen en Siria le corresponde decidirlo a su pueblo “de manera legal y no por entregas de armas organizadas por otro país”.

“No nos gustaría que Siria se desintegre y que nazca en Oriente Medio un nuevo foco de tensión, explotado por extremistas religiosos. La desintegración de Siria no beneficiará ni a Rusia ni a Francia”, argumentó.

A la pregunta sobre el reconocimiento por París de la oposición como la legítima representante de Siria, estimó que eso es “muy contestable” e hizo hincapié en que el derecho internacional establece que “ningún gobierno debe actuar para cambiar por la fuerza el régimen político de otro país” y aseguró que Moscú adopta sobre esa cuestión “una posición neutra”.

Interrogado sobre por qué Rusia sigue con sus entregas de armas al Gobierno de Bachar el Asad, lo justificó por su carácter “legal y abierto” y porque esa “cooperación militar” no es algo reciente, sino que ya existía antes de que se declarara el conflicto interno por el poder.

Señaló que los equipamientos que Rusia transfiere a las fuerzas de Asad “todos están destinados a defenderse contra una agresión exterior”.

Además, Medvedev explicó que si cesaran los envíos, Damasco podría reclamar “sanciones internacionales” por incumplimiento de los contratos, como lo hace Irán después de que se haya puesto fin unilateralmente a los acuerdos, en virtud de una resolución de la ONU contra Teherán.

París, 26 nov (EFE).- El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, se quejó de la “desconfianza” y de las “dificultades administrativas” que se encuentran los inversores rusos en Francia, e insistió en que “la inmensa mayoría” de los capitales de su país son limpios y respetan la legislación.

“Es hora de entender que la inmensa mayoría de los empresarios rusos respetan la ley y han ganado su dinero honestamente”, subrayó Medvedev en una entrevista con el diario francés “Le Figaro” la víspera de su viaje a París con varios de sus ministros para participar en el decimoséptimo seminario intergubernamental franco-ruso.

El primer ministro ruso, que será recibido en París por su homólogo francés, Jean-Marc Ayrault, con el que firmará una serie de contratos, pero también por el presidente, François Hollande, puso el acento en que el cambio de dirigentes en Francia no debe cambiar el buen ambiente que mantuvo con la administración anterior de Nicolas Sarkozy.

Preguntado por las críticas occidentales a los arrestos de opositores rusos, las justificó porque infringieron las normas.

“No creo que la reacción del poder sea brutal cuando se viola el orden legal. En el extranjero, cualquier manifestante que levante la mano a un policía será considerado un delincuente y encarcelado”, comentó, y defendió la ley que impone restricciones a las organizaciones no gubernamentales que reciben fondos del exterior.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo