Las FARC reclaman los cuerpos de "Reyes" y otros guerrilleros muertos en Ecuador

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 26 nov (EFE).- Las FARC reclamaron hoy los cuerpos del que fue su “número dos” “Raúl Reyes”, y de los otros guerrilleros muertos en el operativo militar colombiano desplegado en 2008 contra un campamento de esa guerrilla en Ecuador.

En una carta publicada en su página web, el Estado Mayor Central de las FARC, la segunda instancia de mando de la guerrilla, explica que esta solicitud responde al “afán” que les “acompaña por hacer brillar la verdad” en el proceso de paz iniciado el 19 de noviembre con el Gobierno colombiano en La Habana.

Después del operativo que tuvo lugar el 1 de marzo de 2008 en la provincia de Sucumbíos (Ecuador), en el que perdieron la vida un total de 26 personas, el Gobierno ecuatoriano entregó a Colombia los restos de “Reyes”, alias de Luis Edgar Devia, y de Franklin Aisalla, que luego fue devuelto pues era ecuatoriano.

En el comunicado, las FARC destacan que “aunque el cuerpo sin vida del comandante ‘Raúl Reyes’ fue trasladado a Colombia, hasta el momento las autoridades no han dado razón del paradero de sus restos mortales. Es necesario que sus familiares, dolientes, y el país en general sepan de su destino”.

La Policía Nacional de Bogotá recibió y sepultó el cadáver de “Raúl Reyes” en 2009, en un lugar que quedó bajo reserva, y explicó entonces que la primera esposa del insurgente, María Hilda Collazos, firmó un documento en el que se autorizaba a las autoridades a hacerse cargo del cuerpo.

Además del cuerpo de “Reyes”, las FARC pidieron a las autoridades ecuatorianas que repatríen los cuerpos del resto de los rebeldes fallecidos y al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que colabore en las labores logísticas.

“Nos permitimos solicitar que nuestros compañeros muertos con motivo del bombardeo en la provincia de Sucumbíos, Ecuador, sean repatriados a la mayor brevedad posible, con sus respectivas exámenes forenses para ser identificados y puestos en manos de sus familiares a fin de que se les de sepultura digna”, según el comunicado.

La guerrilla considera que estas labores contribuirán “enorme y eficientemente a ir abriendo el sendero de la paz que tanto necesita Colombia” y por la que negocian en La Habana desde hace una semana los delegados del Gobierno y de las FARC.

Las partes están inmersas en un proceso de paz en La Habana y tras una semana de negociaciones el domingo lograron el primer acuerdo: celebrar en Bogotá un foro los días 17, 18 y 19 de diciembre para que la sociedad civil pueda aglutinar sus propuestas.

Bogotá, 26 nov (EFE).- Los familiares de los cuatro uniformados colombianos ejecutados por las FARC hoy hace un año durante un intento de rescate de rehenes por parte de la fuerza pública recordaron a sus seres queridos convencidos de que el proceso de paz llega tarde y a la espera aún de apoyo por parte del Estado.

Margarita Sánchez, la hermana del coronel de la Policía Édgar Yesid Duarte, uno de los ejecutados el 26 de noviembre de 2012, lamentó además en declaraciones a Efe que en la mesa de diálogo conformada por el Gobierno y la guerrilla en La Habana no haya representantes de las víctimas.

“Una, primero como colombiana, espera que los diálogos de paz que se están dando en Cuba sean fructíferos, aunque para nosotros como familiares fue demasiado tarde, porque no se dieron las condiciones que se requerían, ni los resultados que uno quería”, afirmó.

Para esta mujer, además, “es doloroso que no haya un representante de las víctimas de secuestrados ni de desaparecidos en la mesa de negociación”.

Un año después de aquellos hechos que conmocionaron al país, la hermana del coronel Duarte manifestó que los familiares de los secuestrados y los propios cautivos nunca estuvieron de acuerdo con los rescates militares por el riesgo que eso conllevaba.

“Nosotros como familiares siempre nos negamos y los secuestrados también lo decían porque siempre tuvieron la ilusión de salir pero por la vía negociada, y ese es el dolor que aún no pasa”, se lamentó Sánchez.

Aquel día Duarte fue ejecutado junto al mayor Elkin Hernández Rivas y el intendente jefe Álvaro Moreno, ambos policías, y el sargento mayor del Ejército José Libio Martínez, todos con 13 años de cautiverio.

Sánchez además confesó que pasado este tiempo no han recibido apoyo del Estado.

“Desafortunadamente después de un año no hemos recibido apoyo del Gobierno ni sicológico, ni nada”, denunció la mujer, a cuyos padres no les adjudicaron la pensión del policía, lo que, argumentó, ha aumentado la “frustración” y el “dolor” en los últimos meses.

Los familiares de los tres policías y el militar muertos a manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante aquel operativo militar asistieron hoy a una eucaristía celebrada en la Catedral Primada de Bogotá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo