Se acentúa la división entre detractores y simpatizantes de Mursi en Tahrir

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 25 nov (EFE).- Las últimas decisiones del presidente egipcio, Mohamed Mursi, para blindar sus poderes han ahondado la brecha existente entre sus simpatizantes y detractores en la plaza cairota de Tahrir, en cuyas inmediaciones prosiguieron hoy los choques esporádicos entre policías y manifestantes.

Los enfrentamientos se registraron cerca de la calle Qasr al Aini, que da acceso a las sedes del Parlamento y el Consejo de Ministros y está actualmente protegida con un nuevo muro de hormigón levantado por las autoridades.

En la contigua plaza de Simón Bolívar, decenas de jóvenes lanzaron por momentos piedras contra los efectivos de seguridad, que respondieron con gases lacrimógenos, lo que dejó varios heridos por asfixia y contusiones en los hospitales de campaña improvisados en Tahrir.

La que fuera epicentro de la revolución egipcia del año pasado continuó hoy inundada de decenas de tiendas de campaña con las que los opositores pretenden presionar al mandatario para que rectifique.

A la entrada de una de esas tiendas, Karim Matar, miembro del histórico partido liberal Al Wafd, destacó a Efe que se quedará allí “hasta que Mursi vuelva a la senda de la democracia”.

Matar consideró que el islamista “no ha actuado por amor a Egipto, ya que no deja de dirigir una dictadura como era antes la de los militares”.

Desde que el jueves pasado Mursi decidiera blindar sus plenos poderes ejecutivos y legislativos, al ordenar que todas sus decisiones sean definitivas e inapelables ante la justicia hasta la entrada en vigor de una nueva Constitución, no han dejado de surgir protestas en la calle y en los despachos.

El centro de la capital era hoy un hervidero de personas que comentaban sus diversas posturas en corros y se paseaban entre banderas de movimientos juveniles, partidos liberales y otras anónimas que pedían “la dimisión del Gobierno”.

La joven universitaria Raduas Ismail, que confesó estar allí por mera curiosidad, aseguró a Efe que “el ‘rais’ está intentando mejorar el país, pero muchos no quieren que haga nada y por eso no va a durar mucho tiempo”.

Otras muestras de apoyo a Mursi han sido igualmente organizadas en los últimos días por los Hermanos Musulmanes y el Partido Libertad y Justicia, a los que pertenecía el islamista antes de ser presidente, mientras que la fragmentada oposición ha optado por aunar esfuerzos y hacerle frente al Gobierno.

El Premio Nobel de la Paz Mohamed el Baradei apuntó hoy en una entrevista con la revista alemana “Der Spiegel” y otros medios que actualmente hay peligro de una guerra civil en Egipto.

“Ni siquiera los faraones tuvieron tanto poder como él”, subrayó El Baradei, también crítico con la actual Asamblea Constituyente que dominan las fuerzas islamistas y que -según la nueva declaración constitucional emitida- no podrá ser disuelta por ninguna instancia judicial a pesar de los recursos pendientes en ese sentido.

Mursi, que ya había intentado previamente destituir al fiscal general del país, Abelmeguid Mahmud, finalmente lo hizo el jueves pasado nombrando en su lugar y por cuatro años al magistrado Talaat Ibrahim, cuya designación pasa a depender de la presidencia y no de los jueces.

“Necesitamos ya una nueva Constitución y cambios en la judicatura. Mursi lo está haciendo bien”, apuntó a Efe el abogado Omar Osman, que acudió a compartir impresiones en Tahrir.

La magistratura también ha reaccionado dividida a las polémicas decisiones de Mursi tras una serie previa de desencuentros.

Si ayer el Club de Jueces, la principal asociación de magistrados del país, declaraba una huelga indefinida y amenazaba con expulsar a quien no la secundara, el minoritario Movimiento de Jueces por Egipto -vinculado a los Hermanos Musulmanes- anunció en cambio su apoyo al presidente.

Incluso el terremoto político y judicial se ha trasladado a las finanzas en forma de incertidumbre, puesto que la Bolsa egipcia suspendió hoy sus cotización durante media hora por las fuertes pérdidas sufridas en su apertura.

Las dudas de los inversores se tradujeron en unas pérdidas de unos 15.200 millones de libras egipcias (unos 2.480 millones de dólares) en la apertura y el derrumbe del 9,59 % del índice principal, el EGX 30, hasta los 4.917,73 puntos, al final de la jornada.

El Cairo, 25 nov (EFE).- Los choques entre manifestantes opositores al presidente egipcio, Mohamed Mursi, y las fuerzas de seguridad continúan hoy en las inmediaciones de la plaza Tahrir de El Cairo, según informó la agencia de noticias estatal Mena.

Los enfrentamientos se localizan al principio de la calle Qasr al Aini, frente a la Universidad Americana de El Cairo, donde los manifestantes lanzaron piedras contra los efectivos de seguridad que respondieron con gases lacrimógenos.

Los gases alcanzaron la próxima plaza Tahrir donde centenares de manifestantes gritaron lemas como “abajo el régimen” y “abajo el poder del guía espiritual”, en referencia al líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía; organización en la que militaba Mursi antes de convertirse en presidente.

La agencia Mena agregó que las autoridades han comenzado a construir un muro de hormigón en la calle Qasr al Aini para aislar la sede del Parlamento y del Consejo de Ministros, cercanas a la plaza.

Los manifestantes mantienen en Tahrir una acampada en protesta por la decisión de Mursi de blindar sus poderes ante la Justicia, gracias a una declaración constitucional promulgada el jueves por la que declara todas sus resoluciones “inapelables y definitivas”.

Ayer, el Club de Jueces, la principal asociación de magistrados del país, se sumó con una huelga indefinida a los opositores que han tomado Tahrir, y amenazó expulsar a quien no secunde este paro.

Otra asociación de magistrados minoritaria y vinculada a los Hermanos Musulmanes, el Movimiento de Jueces por Egipto, anunció en cambio su respaldo a la declaración constitucional, porque esta “apoya la estabilidad del país y fortalece la seguridad y la integridad del país”.

Asimismo, anoche, uno de los asesores de Mursi, Faruq Yueida, presentó su dimisión en protesta por el decreto del presidente.

Berlín, 25 nov (EFE).- El nobel de la paz Mohamed El Baradei cree que en Egipto hay actualmente peligro de una guerra civil, después de que el presidente Mohamed Mursi se apropiara de todo el poder y de que las minorías cristianas y las fuerzas moderadas fueran reducidas a la insignificancia política.

“Ni siquiera los faraones tuvieron tanto poder como él”, dice El Baradei refiriéndose a Mursi, en una entrevista que publica la revista “Der Spiegel” en su edición de la próxima semana.

“Es una catástrofe, una burla a la revolución a la que debe su cargo y algo que hace temer lo peor”, agrega el político egipcio, que respaldó la revuelta contra Hosni Mubarak.

El Baradei subraya que Mursi ya tiene el poder legislativo, que ahora se ha asegurado de que las medidas que toma no puedan ser cuestionadas y califica a la Asamblea Constituyente como “una asociación patética que amenaza con hacernos regresar a la más oscura Edad Media”.

Los miembros cristianos y liberales de ese organismo lo han abandonado por temor a que los Hermanos Musulmanes terminen aprobando un documento muy islamista.

“¿Quién queda en ese club? Hay uno que quiere prohibir la música porque supuestamente va contra la sharía, otro que niega el Holocausto y alguno que maldice abiertamente la democracia”, dijo El Baradei.

“El país está escindido, si las fuerzas moderadas se quedan sin voz, el país está amenazado por una guerra civil”, agregó.

El Baradei, sin embargo, tiene la esperanza de poder salvar todavía la Primavera Árabe, para lo cual ha fundado El Partido de la Constitución.

“Junto con fuerzas liberales y socialdemócratas queremos luchar contra los islamistas. Todavía tenemos oportunidades, no podemos desperdiciar este fervor, sería una tragedia”, dijo.

Según El Baradei, los jóvenes en Egipto quieren más libertad, mejores empleos y una posición clara del mundo occidental contra Mursi.

“Si los americanos y los europeos todavía creen en los valores que predican, entonces tienen que ayudarnos y hablarle claro a Mursi”, dijo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo