El Ejército del Congo recupera una localidad con ayuda de los milicianos Mai Mai

Por Publimetro Colombia

Kinshasa, 22 nov (EFE).- Las Fuerzas Armadas de la República Democrática de Congo (FARDC), apoyadas por los milicianos Mai Mai, recuperaron hoy la localidad de Sake, tomada ayer por los rebeldes del M23, tras intentos combates que se produjeron esta tarde, informaron fuentes locales.

“Las FARDC y los Mai Mai se enfrentaron en un intenso combate a los insurgentes del M23 y les obligaron a abandonar la localidad de Sake”, dijo un corresponsal de la Radio Televisión del Grupo Avenir (RTGA).

“Los rebeldes del M23 están huyendo. Algunos van hacia Goma, otros hacia la localidad de Minova. La situación es confusa de momento en Goma”, concretó.

Por otra parte, según el diario local “Le Palmares”, que se publica en Kinshasa, militares angoleños han llegado hoy a Bukavu, en la provincia de Kivu del Sur, para prestar asistencia a las FARDC, una noticia confirmada por fuentes de la Presidencia congoleña.

Un miembro de la misión de las Naciones para la estabilización de la RDC (MONUSCO), basado en Bukavu, dijo bajo condición de anonimato que soldados procedentes de Zimbabue y Namibia han llegado ya a Bukavu y algunos de ellos están avanzando hacia la ciudad de Goma para sumarse a las FARDC y los Mai Mai.

Los rebeldes del M23 perdieron el control de Sake el mismo día que el presidente del su ala política, Jean-Marie Runiga, viajó a Kampala para abordar con el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, el actual conflicto en la RDC.

Runiga partió hoy de Goma, la estratégica ciudad oriental tomada el pasado martes por los rebeldes, hacia la capital ugandesa a invitación de Museveni, informó el portavoz del M23, Amani Kabasha, a los periodistas en esa urbe congoleña.

El viaje del líder rebelde se produjo un día después de que el presidente ugandés se entrevistara con sus colegas de la RDC, Joseph Kabila, y Ruanda, Paul Kagame, para tratar la ofensiva del M23.

El M23 está formado por soldados congoleños amotinados y supuestamente fieles al rebelde Bosco Ntaganda, buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Los rebeldes, que en los últimos días han intensificado su ofensiva, se sublevaron el pasado abril para protestar por la pérdida de poder que había impuesto el Ejecutivo de Kinshasa a su líder, y reclaman nuevas negociaciones con el Gobierno.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos, y tiene desplegada la mayor misión de paz de la ONU.

Kinshasa, 22 nov (EFE).- El presidente de la República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila, cesó hoy al jefe del Ejército, general Gabriel Amisi Kumba, acusado por un informe de la ONU de vender armas a grupos armados en el este del país, zona sacudida esta semana por la ofensiva del rebelde Movimiento M23.

La decisión de Kabila se hizo pública a través de un comunicado leído en la televisión estatal por el Ministro de Prensa y portavoz del Gobierno, Lambert Mende.

Según la emisora local Radio Okapi, promovida por la Misión de la ONU en la RDC (MONUSCO), Mende citó, durante su alocución, el mencionado informe de expertos de las Naciones Unidas, divulgado este miércoles.

El portavoz señaló que las Fuerzas Armadas de la RDC (FARDC) “siguen cayendo en manos de redes criminales que permiten a los funcionarios de alto nivel enriquecerse con el control de los recursos naturales y, en particular, con el contrabando de marfil que llevan a cabo grupos armados”.

Al parecer, el M23, el movimiento rebelde que el pasado martes tomó la estratégica ciudad oriental de Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte, no figura entre los grupos armados incluidos en el informe, de acuerdo con Radio Okapi.

Kivu del Norte se ha visto esta semana sorprendida por el avance del M23, grupo formado por soldados congoleños amotinados y supuestamente fieles al rebelde Bosco Ntaganda, buscado por la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Los rebeldes, que en los últimos días intensificaron su ofensiva en la provincia (rica en recurso minerales), se sublevaron el pasado abril para protestar por la pérdida de poder impuesta por el Ejecutivo de Kinshasa a su líder, y reclaman nuevas negociaciones con el Gobierno.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos, y tiene desplegada la mayor misión de paz de la ONU.

Kinshasa, 22 nov (EFE).- La Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO) negó hoy estar colaborando con los rebeldes congoleños del M23, que se han hecho con el control de la ciudad de Goma, en el este del país, después de que residentes de la localidad les hayan acusado de ello.

El coronel Felix Basse, a cargo del contingente militar de la MONUSCO, dijo hoy a la prensa que “no se mantiene ningún tipo de contacto entre los cascos azules y los rebeldes”, y precisó que, aunque los insurgentes han tomado Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte, los cascos azules siguen controlando el aeropuerto.

“Los rebeldes se han instalado en la periferia del aeropuerto de Goma, aun controlado por soldados de la MONUSCO”, explicó el coronel Basse, que precisó que miembros del M23 se han enfrentado varias veces con los cascos azules para intentar hacerse con el aeródromo.

El coronel aseguró además que la MONUSCO seguirá garantizando un apoyo logístico a las FARDC mientras lo deseen con el objetivo de acabar con los grupos armados que actúan en territorio congoleño.

Asimismo, tras las críticas lanzadas por los residentes de Goma por la supuesta pasividad de los cascos azules ante el avance de los rebeldes, el portavoz de la MONUSCO, Madnodje Mounoubai, subrayó que no es la única responsable de la caída en manos de rebeldes de la localidad.

“La MONUSCO no es la única responsable de la crisis en el este de la RDC”, afirmó.

Basse precisó además que “los casos azules han luchado junto a las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo en Kibumba hasta el momento en el que se retiraron a la ciudad de Goma”.

“No han dejado entrar libremente a los rebeldes del M23 en la ciudad de Goma”, subrayó.

El M23, que el pasado martes tomó Goma y que ayer se hizo con el control de la localidad de Sake, está formado por soldados congoleños amotinados y supuestamente fieles al rebelde Bosco Ntaganda, buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Los rebeldes, que en los últimos días han intensificado su ofensiva, se sublevaron el pasado abril para protestar por la pérdida de poder que había impuesto el Ejecutivo de Kinshasa a su líder, y reclaman nuevas negociaciones con el Gobierno.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos, y tiene desplegada la mayor misión de paz de la ONU.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo