Timoshenko se declara en huelga de hambre en protesta por un supuesto fraude electoral

Por Publimetro Colombia

Kiev, 29 oct (EFE).- La encarcelada ex primer ministra ucraniana Yulia Timoshenko se declaró hoy en huelga de hambre en protesta por el supuesto fraude en las elecciones legislativas del domingo, ganadas por el gobernante Partido de las Regiones (PR).

“Me declaro en huelga de hambre en señal de protesta por la falsificación de las elecciones y la falta de legitimidad del Parlamento. Sé y creo que la mayoría de ucranianos me entiende y apoya”, indicó Timoshenko, según su abogado, Serguéi Vlásenko, informan las agencias locales.

Timoshenko, que cumple siete años de cárcel por abuso de poder, llamó el domingo a los ucranianos a acudir en masa a las urnas, aduciendo que una alta participación sería el mejor “antídoto contra la falsificación”.

“No pienso reconocer como verdad una burda mentira. Las elecciones fueron falsificadas desde el primero al último día”, dijo la opositora, quien acusó a las autoridades de intentar corregir los resultados con falsos protocolos y corruptas comisiones electorales.

Timoshenko aseguró que considerar justos los comicios significa justificar los actos de aquellos que los falsificaron, cerraron las televisiones independientes y persiguieron a los candidatos opositores.

“La legitimidad del régimen está agotada. Este resultado electoral significa la condena de la oligarquía, su padrino y sus clanes”, subrayó la opositora, quien destacó que un 73 por ciento de los votantes no apoyó al PR.

En caso de estar en libertad, añadió, “llamaría, sin dudarlo, a acciones indefinidas de desobediencia civil para poner en su lugar a los falsificadores, como ya hicimos en otras ocasiones”, en alusión a la Revolución Naranja de 2004.

“Del 29 de julio al 29 de octubre tuvieron lugar las elecciones más sucias de la historia de la Ucrania independiente”, sentenció.

La carismática dirigente opositora, que estuvo en huelga de hambre durante varias semanas en abril tras ser trasladada por la fuerza a una clínica, ya había advertido el domingo de que las elecciones no podían “ser reconocidas como legítimas”.

Según la Comisión Electoral Central (CEC), la formación política gobernante ha logrado el 33,86 por ciento de los votos, con el 65,2 por ciento escrutado.

La oposición, que ha denunciado numerosos casos de irregularidades por parte del partido en el poder, mantiene que el PR ha obtenido menos de 30 por ciento de los sufragios, según el recuento paralelo realizado por sus partidarios.

Mientras, la misión internacional de observadores de la Organización sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) tachó hoy de “paso atrás” las elecciones, entre otras cosas por el encarcelamiento de Timoshenko y del exministro del Interior Yuri Lutsenko.

El primer ministro ucraniano, Nikolái Azárov, proclamó anoche la victoria del partido que lidera y subrayó que los comicios habían sido limpios.

Kiev, 29 oct (EFE).- Occidente ensombreció hoy con sus críticas al retroceso democrático la victoria electoral del oficialismo en Ucrania, que roza la mayoría absoluta, pese al tirón de la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko, que se declaró en huelga de hambre.

“Un paso atrás en relación con anteriores elecciones en Ucrania”, ese fue el veredicto de la misión internacional de observadores de la Organización sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) acerca de los comicios parlamentarios del domingo.

Los observadores occidentales criticaron en particular los procesos contra de la ex primer ministra Timoshenko y el extitular del Interior Yuri Lutsenko, que calificaron de “justicia electoral”.

Estas elecciones eran claves para las relaciones entre Ucrania y la Unión Europea, que advirtió la pasada semana al presidente del país, Víctor Yanukóvich, de que las parlamentarias serían una “prueba de fuego” sobre el compromiso democrático de Kiev.

De lo que no hay duda es de que el gobernante Partido de las Regiones (PR) ganó las legislativas, aunque según avanza el escrutinio su ventaja decrece y se esfuman sus posibilidades de retener la mayoría parlamentaria junto a sus aliados comunistas.

Según la Comisión Electoral Central (CEC), la formación política gobernante logra el 33,86 por ciento de los votos, con el 65,2 por ciento escrutado.

Sus aliados naturales, los comunistas, obtienen un resultado histórico por encima del 14 por ciento, lo que les convierte en la tercera fuerza más votada y en la llave de la gobernabilidad del país.

De esta forma, ambos partidos rondarían el 50 por ciento de votos necesarios para forjar una mayoría en la Rada Suprema (Legislativo), para lo que se precisan más de 225 escaños.

Aun en caso de quedarse corto, según los analistas, el oficialismo podría lograr su objetivo con ayuda de los candidatos independientes que han ganado en las circunscripciones mayoritarias (225) y que están dispuestos a vender sus escaños al mejor postor.

La reforma de la legislación electoral introducida por el PR para que la mitad de los votos se repartieran por listas de partidos y la otra mitad por circunscripciones podría ser la clave de su victoria, debido a su férreo control de los graneros electorales regionales.

Batkívschina (Patria), el partido de Timoshenko, sería el segundo más votado con el 22,74 por ciento de los apoyos, por encima de lo pronosticado por las encuestas.

La recién fundada Alianza Democrática Ucraniana por las Reformas (UDAR) del campeón de los pesos pesados Vitali Klitschkó sumaría el 12,88 por ciento.

Precisamente, el púgil, que se negó a firmar antes del domingo un pacto electoral con Batkívschina, llamó hoy a la oposición unificada a aliarse para evitar que el PR retenga la mayoría parlamentaria.

El quinto partido que accedería al arco parlamentario sería el de los nacionalistas de Svoboda (Libertad), que obtendrían un sorprendente 8,51 por ciento, en gran medida gracias al apoyo mayoritario cosechado entre la numerosa diáspora ucraniana.

Batkívschina, que ha denunciado numerosos casos de irregularidades por parte de la formación política en el poder, mantiene que el PR habría logrado menos de 30 por ciento de los votos, según el recuento paralelo realizado por sus partidarios.

Mientras, los comunistas se quedarían en un 11 por ciento, resultados que harían prácticamente imposible que el oficialismo lograra la mayoría parlamentaria.

Nada más conocerse el informe de la OSCE, la incansable Timoshenko se declaró en huelga de hambre en protesta por el supuesto fraude electoral.

Timoshenko, que cumple siete años de cárcel por abuso de poder, llamó el domingo a los ucranianos a acudir en masa a las urnas, aduciendo que una alta participación sería el mejor “antídoto contra la falsificación”.

La opositora, quien ya estuvo en huelga de hambre durante varias semanas en abril, aseguró que “las elecciones no pueden ser reconocidas como legítimas”.

En su informe la OSCE denunció hoy el abuso del recurso administrativo, la falta de transparencia de la campaña y de la formalización del escrutinio y el hecho de que el dinero jugara un papel preponderante durante las elecciones.

No obstante, el jefe de la delegación del Parlamento Europeo, Pável Koval, descartó posibles sanciones contra Kiev por el retroceso democrático, como en el caso de la vecina Bielorrusia, quizás por temor a entregar a Ucrania a los brazos de la Unión Aduanera con Rusia.

El primer ministro ucraniano, Nikolái Azárov, proclamó anoche la victoria del partido que lidera y subrayó que las elecciones habían sido limpias.

Para prevenir posibles protestas contra el fraude, como ocurriera en la Revolución Naranja de 2004, el Ayuntamiento de Kiev ha prohibido las manifestaciones en la ciudad hasta el 12 de noviembre.

Boris Klimenko

Bruselas, 29 oct (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) criticó hoy a las autoridades ucranianas por las deficiencias en la preparación de los comicios parlamentarios del domingo y las ventajas concedidas al partido en el Gobierno, aunque alabó la alta participación y el transcurso pacífico de la jornada electoral.

El jefe de la delegación enviada por la Eurocámara para supervisar la celebración de las votaciones, el polaco Pawel Kowal, señaló en un comunicado varios de los problemas detectados.

Entre ellos mencionó “el encarcelamiento de dos prominentes líderes de la oposición (la ex primer ministra Yulia Timoshenko y el que fuera titular del Interior Yuri Lutsenko), la falta de garantías sobre la aplicación de las nuevas leyes electorales y la falta de oportunidades para que los candidatos hiciesen campaña en términos de igualdad”.

En la misma línea, el presidente del PE, el alemán Martin Schulz, lamentó que “muchas deficiencias estropeasen la votación”.

“Faltó transparencia en la campaña y la financiación de los partidos y la cobertura de los medios se inclinó en favor del partido en el poder”, indicó Schulz en una nota.

El presidente de la Eurocámara, sin embargo, celebró la calma, el desarrollo pacífico de las votaciones y la alta participación y llamó a la Unión Europea a mantener su compromiso con los ciudadanos de Ucrania, pese a los problemas de las elecciones.

La UE había planteado los comicios como una “prueba de fuego” para la democracia ucraniana y para el futuro de las relaciones bilaterales.

La misión internacional de observadores de la Organización sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que supervisó los comicios los calificó de “paso atrás” en relación con convocatorias anteriores

Según la Comisión Electoral Central (CEC), el gobernante Partido de las Regiones (PR) logra el 33,86 por ciento de los votos, con el 65,2 por ciento de los sufragios escrutado.

Sus aliados naturales, los comunistas, obtienen un resultado histórico por encima del 14 por ciento, lo que les convierte en la tercera fuerza más votada y en la llave de la gobernabilidad del país.

De esta forma, ambos partidos rondarían el 50 por ciento de votos necesarios para forjar una mayoría en la Rada Suprema (Legislativo), para lo que se precisan más de 225 escaños.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo