Las primeras penas ya suman 54 años y el juicio del siglo en Brasil se aplaza 13 días

Por Publimetro Colombia

Brasilia, 25 oct (EFE).- El Tribunal Supremo de Brasil dictó hoy una segunda sentencia parcial por las corruptelas de 2005 y condenó a 14 años de prisión a uno de los 25 reos declarados culpables, así como confirmó la pena de 40 años para otro y suspendió el proceso hasta el próximo 7 de noviembre.

Los diez magistrados del Tribunal Supremo analizaron el caso del empresario Ramón Hollerbach, implicado en las corruptelas ocurridas durante el primer mandato presidencial de Luiz Inácio Lula da Silva y decidieron hasta ahora una pena de 14 años y tres meses de cárcel, que es parcial pues aún responde por otros dos cargos.

Hollerbach era socio del publicista Marcos Valerio Fernandes, el primero de los sentenciados y condenado a 40 años, un mes y seis días de prisión, aunque la pena no ha sido proclamada y todavía pudiera ser alterada.

Ambos responden por los mismos cargos de asociación ilícita, corrupción activa, malversación, lavado de dinero y evasión de divisas, pero Hollerbach hoy llegó a ser sentenciado sólo por los tres primeros y los otros dos quedaron pendientes para la próxima sesión, que se celebrará el día 7 de noviembre.

Si bien los cargos eran los mismos, la corte consideró que las responsabilidades de Fernandes en el caso fueron mayores, ya que fue él quien personalmente negoció con el Partido de los Trabajadores (PT) la participación de sus empresas en las corruptelas.

Según la acusación, después de que Lula ganó sus primeras elecciones en 2002, el PT tejió una red que se valió de recursos públicos obtenidos mediante contratos amañados en favor de las empresas de Fernandes y sirvió para financiar campañas y sobornar a dirigentes y diputados de cuatro partidos políticos.

La ley brasileña establece que los reos condenados a un máximo de ocho años tienen el beneficio de un régimen semi-abierto, que los obliga a dormir en la prisión, mientras que aquellos con penas superiores deberán ir a la cárcel una vez que concluya el proceso.

En ese último caso ya se encuadran Fernandes y Hollerbach, cuyas defensas todavía podrían presentar un último recurso para intentar reducir ligeramente las condenas y postergar su encarcelamiento.

La definición de las penas ha demorado mucho más de lo que los propios magistrados habían calculado, que inicialmente eran sólo dos audiencias para dictar las sentencias contra los 25 reos que han sido declarados culpables .

Sin embargo, debido a intensas y acaloradas diferencias a la hora de fijar cada una de las condenas, el proceso ha ido hasta ahora a paso de tortuga y los jueces han consumido una sesión para analizar el caso de Fernandes y hoy no les bastó una audiencia completa para concluir con Hollerbach.

La suspensión del proceso hasta el 7 de noviembre, que se oficializó hoy, se debe a que el juez instructor, Joaquim Barbosa, deberá viajar este fin de semana a Alemania para ser sometido a un tratamiento en la columna cervical que le demandará al menos siete días.

El aplazamiento deja pendientes las condenas de los miembros del llamado “núcleo político”, que integran el exministro José Dirceu, el expresidente del PT José Genoino y el antiguo tesorero de esa formación Delubio Soares.

Dirceu fue durante décadas uno de los hombres de más confianza de Lula y como ministro de la Presidencia controló todos los resortes políticos del poder.

Según sostuvo la acusación y consideró completamente probado la corte, fue Dirceu quien dirigió todos los hilos de una red de corrupción por la que llegaron a pasar al menos 153 millones de reales (hoy 76,5 millones de dólares).

Asimismo, sólo serán sentenciados cuando se reanude el proceso los diez dirigentes de cuatro partidos políticos hallados culpables de corrupción pasiva, por haber recibido sobornos del PT y “vendido” su apoyo al Gobierno de Lula en el Congreso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo