Tensiones con Irán y Siria afloran en la apertura de la Cumbre de No Alineados

Por Publimetro Colombia

Teherán, 30 ago (EFE).- Las tensiones con Irán y Siria afloraron hoy en la apertura de la 16ª Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNA), en Teherán, donde el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente egipcio, Mohamed Mursi, pusieron de manifiesto los principales conflictos de Oriente Medio.

Frente a los gobernantes iraníes, Ban pidió a Teherán que cumpla las resoluciones de la ONU que reclaman que frene su programa nuclear y que facilite la actuación del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en el país.

Ban condenó, asimismo, las amenazas de Israel y EEUU de atacar Irán por su programa nuclear, pero también reprobó la negación de la existencia del Estado de Israel y del Holocausto judío por parte de los líderes iraníes.

“No acepto que ningún país amenace a otro con atacarlo, pero tampoco acepto que se niegue un hecho histórico tan dramático como el Holocausto”, dijo Ban, quien calificó estas actitudes de “racistas” y afirmó que “socavan los principios fundamentales” de la ONU.

Sobre el conflicto de Siria, Ban pidió la colaboración de los países de Oriente Medio y de todos los No Alineados con el nuevo mediador de la ONU para ese país, el diplomático argelino Lajdar Brahimi.

El conflicto de Siria lo planteó con crudeza el presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, quien calificó de “opresivo” al régimen sirio que encabeza Bachar al Asad, del que dijo que, con sus acciones violentas, ha “perdido la legitimidad”.

En cualquier caso, Mursi recalcó que, para conseguir la paz, hay que impedir que se generalice la guerra en Siria, donde pidió que la oposición se una para buscar una salida pacífica al conflicto.

Durante la intervención de Mursi, que entregó la Presidencia temporal de los No Alineados, que Egipto ha ejercido los tres últimos años, al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, la delegación de Siria, que encabeza el primer ministro Wael Nader al Halqi, abandonó la sala, a la que regresó terminado el discurso del presidente egipcio.

La Cumbre la abrió el líder supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei, quien consideró un “pecado imperdonable” la fabricación y uso de bombas atómicas y pidió que Oriente Medio sea una zona libre de estas armas, aunque recalcó que Irán no renunciará nunca al uso pacífico de la energía nuclear.

Por otro lado, Jamenei reiteró el no reconocimiento de Irán de la existencia del Estado de Israel y apuntó, como una “solución justa y democrática” para el conflicto palestino un “referéndum para decidir el futuro” de esa tierra, en el que participen musulmanes, cristianos y judíos.

En referencia a los No Alineados, Jamenei indicó que en esta Cumbre se quiere reformar el Movimiento para revitalizarlo, tras el “fracaso de la política de la Guerra Fría y el unilateralismo que le siguió”.

“Con las lecciones de esas experiencias históricas, el mundo está en transición hacia un nuevo orden internacional, en el que el MPNA puede y debe desempeñar una nueva función”, dijo Jamenei, quien atacó al Consejo de Seguridad de la ONU y tachó de “dictadura” el derecho de veto de los cinco miembros permanentes del organismo.

Según la organización de la Cumbre, de las delegaciones oficiales asistentes a la reunión, 29 están encabezadas por jefes de Estado, 7 por primeros ministros y 9 por vicepresidentes, mientras que el resto las dirigen ministros, otros altos cargos o embajadores.

Desde ayer, además de fuertes controles policiales, en Teherán hay cortes parciales de la circulación en algunas autopistas y calles para facilitar el tránsito de los 7.000 delegados que se esperan en la Cumbre.

También se han suspendido hasta el sábado los vuelos nacionales, para facilitar las llegadas y salidas del país de representantes internacionales.

Chema Ortiz

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo