El número de sirios refugiados en otros países asciende a 267.000

Por Publimetro Colombia

Ginebra, 31 jul (EFE).- El número de refugiados sirios en otros países asciende por lo menos a 267.000, aunque sólo 137.000 están registrados y reciben ayuda humanitaria, confirmó hoy el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

“Nosotros tenemos las cifras de sirios registrados, sabemos los que están en la lista de espera, y después conocemos las cifras que estiman los gobiernos, a los que creemos. Por eso los números bailan pero sí, la cifra puede ser por lo menos 267.000”, señaló en rueda de prensa Melissa Fleming, portavoz del ACNUR.

Por ejemplo, en Jordania el gobierno estima que han entrado en el país 140.000 refugiados sirios, aunque sólo 50.000 se han registrado con el ACNUR y por lo tanto reciben ayuda humanitaria.

Otro ejemplo es el de Argelia. El Ejecutivo argelino anunció recientemente que hay entre 10.000 y 25.000 sirios en el país, aunque sólo 70 se han registrado con el ACNUR.

No obstante, la agencia de la ONU cree que muchos de ellos están alojados en escuelas y edificios públicos, por lo que necesitarían asistencia, a pesar de que no la han solicitado.

Otros países que han “emergido” recientemente como receptores de refugiados sirios son Egipto y Marruecos.

Según los registros del ACNUR, 1.305 sirios pueden estar refugiados en Egipto desde julio, y 400 en Marruecos.

Con respecto a los países que rodean a Siria, en Irak el número de refugiados sigue ascendiendo y ya alcanza los 11.465 registrados.

Además, Bagdad está acogiendo a compatriotas retornados que vivían en Siria.

De los 80.000 iraquíes que vivían bajo el régimen de Bachar al Asad, 20.000 han regresado a su país de origen.

En Líbano, 34.000 sirios están recibiendo ayuda humanitaria, “pero las estimaciones indican que el número de refugiados en el país es mucho más alto”, especificó la portavoz.

Fleming señaló que por ahora no existen campos de refugiados en Líbano porque “la acogida en familias locales parece seguir funcionando, pero estamos preparados para establecer uno cuando sea necesario, porque sabemos que la hospitalidad está llegando a niveles de saturación”.

Precisamente, el ACNUR tuvo que abrir un campo de refugiados en Jordania, a 10 kilómetros de la frontera con Siria, donde residen 5.000 personas pero que está preparado para expandirse y acoger a 150.000.

Consultada Fleming porque no se ha expandido ya, dado el constante influjo de refugiados, contestó: “No queremos asumir que es algo inevitable”.

Este campo está acogiendo refugiados que estaban en campamentos de tránsito, uno de los cuales estaba pensado para 800 personas, pero acogía 8.000.

Fleming asume que las necesidades de refugio van a aumentar en los próximos días porque muchos sirios de clase media o clase media alta, que hasta ahora pagaban con sus ahorros hoteles en Jordania o en Líbano, se han quedado sin recursos y van a tener que buscar ayuda humanitaria.

En Turquía, unas 70.000 personas han buscado protección, una cifra que aumenta diariamente, dado el flujo de refugiados procedentes de Alepo, donde desde hace unos días el Ejército y los grupos armados de la oposición luchan por el control de esa ciudad, situada en el norte del país y cerca de la frontera turca.

Precisamente, el ACNUR informó de que, con la ayuda de la Media Luna Roja están intentado asistir a residentes de Alepo que no han podido o no han querido huir.

La mayoría están refugiados en escuelas o en alojamientos universitarios y les falta todo lo necesario para sobrevivir.

Fleming asumió que el ACNUR -cuya oficina en Alepo no está funcionando en su total capacidad a causa de la inseguridad reinante- no puede ayudar a las 200.000 personas que se calcula que han abandonado la ciudad en los últimos días.

Además de los refugiados, la ONU estima que hay un millón y medio de sirios desplazados en su propio país, y que al menos 17.000 personas han perecido en la contienda.

Bruselas, 31 jul (EFE).- La Comisión Europea (CE) advirtió hoy de que Siria se encamina hacia una tragedia humanitaria a gran escala, comparable a la de la guerra de los Balcanes, y exigió que se permita el acceso de ayuda a las zonas en conflicto.

El recrudecimiento de los enfrentamientos en Siria “traen recuerdos terribles sobre la antigua Yugoslavia”, dijo la comisaria europea de Cooperación Internacional y Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva, en un comunicado de prensa difundido hoy.

“Por el bien de la gente sometida a violencia diaria y horrores, no podemos permitir que esto suceda”, añadió.

La comisaria hizo un llamamiento a la comunidad internacional y, en particular, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a centrarse en la crisis humanitaria en Siria.

Georgieva recordó a las fuerzas sirias que están obligadas a dejar al margen a los civiles que no participan en los combates, especialmente a las mujeres y a los niños, según el comunicado.

“Los civiles deben tener la posibilidad de abandonar las zonas de enfrentamiento de una manera organizada y segura, sin tener que temer por su vida”, afirmó la comisaria.

Además, pidió un acceso seguro para las organizaciones humanitarias a las zonas de combate, en especial a aquellas que están especializadas en la asistencia médica de urgencia, con el fin de que puedan evacuar a los heridos y los civiles.

Por ello, Georgieva pidió a ambas partes del conflicto que respeten los símbolos humanitarios y que dejen de hostigar al personal médico y de utilizar los hospitales como lugares donde recluir a detenidos y realizar interrogatorios.

La comisaria pidió también que los bandos enfrentados cesen en todo intento de impedir la provisión de cuidados médicos bajo la ley internacional humanitaria.

Georgieva también alabó los esfuerzos de los trabajadores humanitarios que se encuentran en el terreno, de los que han muerto ya seis “sirviendo a su gente”.

“Para garantizar la seguridad de los civiles, los heridos y los trabajadores humanitarios, es primordial asegurar pausas humanitarias en los enfrentamientos. Esto no es solo una cosa humana a hacer, sino también lo que se debe hacer, según el Derecho Internacional Humanitario”, añadió.

“La ayuda humanitaria no es la solución del conflicto, pero no debe ser tampoco un rehén del conflicto”, aseguró Georgieva.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo