ONGs le piden Obama que EE.UU. apoye un futuro tratado sobre armas que sea robusto

Por Publimetro Colombia

Naciones Unidas, 26 jul (EFE).- La Coalición Armas Bajo Control, formada por organizaciones de 125 países, enviaron hoy una carta al presidente Barack Obama, en la que piden que Estados Unidos sume sus esfuerzos en favor de un futuro Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) que sea robusto y con apoyos internacionales.

“Un TCA robusto y efectivo establecería estándares internacionales que prohibirían todas las transferencias de armas que pudieran facilitar el genocidio, los crímenes contra la humanidad y otros crímenes de guerra serios”, afirma la Coalición.

En ella se integran ONG como Amnistía International USA, Oxfam America, Arms Control Association o United to Prevent Genocide, entre otras muchas que asisten a las negociaciones que los 193 países de la ONU realizan sobre el TCA en representación de la sociedad civil.

Los países tienen previsto, después de casi un mes de negociaciones, concluir mañana esas tratativas, pero un día antes de la clausura están divididos por el contenido y el alcance de un tratado que busca regular por primera vez el lucrativo comercio internacional de armas y que el acuerdo que resulte sea jurídicamente vinculante.

“La carta insta a Estados Unidos a que trabaje para persuadir a otros países clave para apoyar el tratado”, señalaron las ONG.

“Pedimos a Estados Unidos y a otros exportadores de armas a que trabajen juntos, especialmente los más afectados por la violencia alimentada por el tráfico ilícito de armamento, y para que muestren liderazgo y flexibilidad de cara a alcanzar un acuerdo el viernes”, señaló la directora de Control Arms Association, Daryl Kimball.

La carta dice que tal como la secretaria de Estado, Hillary Clinton, subrayó al rendir homenaje a las víctimas del Holocausto “hay que enfatizar en la prevención” y “como ella dijo presionar directamente a los que cometen esas atrocidades y acabar con los recursos que necesitan para continuar su violencia”.

Para las organizaciones no gubernamentales el alcance previsto del TCA sobre la mesa es “entre débil y confuso”.

Entre las armas a regular el borrador incluye las pequeñas y ligeras como ametralladoras, pistolas o rifles de francotirador y una estrecha franja de las mayores armas convencionales, como buques de guerra o sistemas de artillería de gran calibre, pero no lo hace de otro tipo de aviones militares como los aviones militares no tripulados (Predator Drones).

Las ONG señalan en su escrito a Obama que un TCA firme “cerraría las actuales brechas en el sistema legal internacional al requerir a los países que adopten leyes firmes para regular el flujo de armas dentro y fuera de sus fronteras”.

“El éxito de que haya un tratado global sobre el comercio de armas depende de Estados Unidos”, señaló a ese respecto el experto de Oxfam America, Scott Stedjan, que insistió en que se necesita que “Washington apoye un texto firme para prevenir el colapso de las negociaciones”.

Las ONG buscan presionar a los países para que solucionen las brechas jurídicas de algunas partes del proyecto de tratado que tienen sobre la mesa.

Mientras EE.UU. mantiene algunas reservas al borrador, otros como Rusia y China -al igual entre los grandes vendedores de armamento- se oponen a que el TCA incluya derechos humanos y legislación humanitaria internacional.

Venezuela, Corea del Norte, Siria, Nigeria, Cuba, Irán, Argelia, Pakistán o Egipto, figuran entre los que boicotean el tratado, dijeron fuentes presentes en la negociación.

La misiva pide a Obama que el futuro TCA incluya que los Estados establezcan regulación nacional sobre importaciones y exportaciones sobre municiones, un punto sobre el que los negociadores de Washington son reticentes.

También piden que el TCA incluya la prohibición de transferir armas a Estados de los que se sabe que con ellas pueden cometer o facilitar actos de genocidio o crímenes de guerra, así como la obligación de no transferir ese armamento si se sospecha de que “hay riesgo” de que ello produzca violaciones del derecho humanitario.

Las ONG también quieren que no se permita que haya Estados con exenciones para vender armas bajo previos contratos o acuerdos de cooperación que plantean un serio riesgo de facilitar violaciones de la ley humanitaria internacional.

Naciones Unidas, 26 jul (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostró hoy preocupado “por los limitados progresos” que los 193 países del organismo internacional están realizando en las negociaciones para lograr un futuro Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA).

Ban “sigue de cerca las negociaciones y le preocupan sus limitados progresos”, afirmó hoy su portavoz adjunto, Eduardo del Buey mediante un comunicado en el que también subrayó que apela “a que las delegaciones muestren flexibilidad y trabajen de buena fe para superar sus diferencias”.

Los 193 países de la ONU, después de casi un mes de negociaciones y en la víspera del cierre previsto, están divididos respecto al contenido y el alcance de un tratado que busca regular por primera vez el lucrativo comercio internacional de armas y que el acuerdo que resulte sea jurídicamente vinculante.

El máximo responsable de Naciones Unidas señaló estar “animado por los esfuerzos” del presidente de la Conferencia, el argentino Roberto García Moritan, que “trabaja con las delegaciones día y noche para construir el consenso entorno al TCA”.

Moritan señaló a los negociadores al inicio de la conferencia que cada minuto se produce una muerte por un arma convencional, y cada año un millón y medio de personas mueren por causa de la violencia armada.

Ban expresó también su esperanza de que los países lleguen a “un TCA robusto y legalmente vinculante que tenga un impacto real en las vidas de los millones de personas que sufren las consecuencias de conflictos armados, represión y violencia armada”.

También subrayó a las delegaciones que un TCA de ese tipo “se les debe a todos los civiles inocentes que han caído víctimas de los conflictos armados y la violencia, y a todos los niños a los que se les ha privado de un futuro mejor y a los que arriesgaron sus vidas por la paz y por lograr un mundo mejor”.

“El secretario general está preparado para proporcionar la asistencia que se le requiera y que la conferencia sea exitosa”, agregó el portavoz.

A la presión por lograr este TCA se unió hoy la Coalición Armas Bajo Control, formada por organizaciones de 125 países, que este día enviaron una carta al presidente de EE.UU., Barack Obama, en la que piden que Estados Unidos sume sus esfuerzos en favor de ese futuro acuerdo.

“Un TCA robusto y efectivo establecería estándares internacionales que prohibirían todas las transferencias de armas que pudieran facilitar el genocidio, los crímenes contra la humanidad y otros crímenes de guerra serios”, afirma la Coalición.

“Pedimos a Estados Unidos y a otros exportadores de armas a que trabajen juntos, especialmente los más afectados por la violencia alimentada por el tráfico ilícito de armamento, y para que muestren liderazgo y flexibilidad de cara a alcanzar un acuerdo el viernes”, señaló la directora de Control Arms Association, Daryl Kimball.

La carta dice que tal como la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, subrayó al rendir homenaje a las víctimas del Holocausto “hay que enfatizar en la prevención” y “como ella dijo presionar directamente a los que cometen esas atrocidades y acabar con los recursos que necesitan para continuar su violencia”.

Para las organizaciones no gubernamentales el alcance previsto del TCA sobre la mesa es “entre débil y confuso”.

Entre las armas a regular el borrador incluye las pequeñas y ligeras como ametralladoras, pistolas o rifles de francotirador y una estrecha franja de las mayores armas convencionales, como buques de guerra o sistemas de artillería de gran calibre, pero no lo hace de otro tipo como los aviones militares no tripulados (Predator Drones).

Las ONG buscan presionar a los países para que solucionen las brechas jurídicas de algunas partes del proyecto de tratado que tienen sobre la mesa.

Mientras EE.UU. mantiene algunas reservas al borrador, otros como Rusia y China -al igual entre los grandes vendedores de armamento- se oponen a que el TCA incluya derechos humanos y legislación humanitaria internacional.

Venezuela, Corea del Norte, Siria, Nigeria, Cuba, Irán, Argelia, Pakistán o Egipto, figuran entre los que boicotean el tratado, dijeron fuentes presentes en la negociación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo