Funes y los partidos sientan las bases de la negociación para superar la crisis salvadoreña

Por Publimetro Colombia

San Salvador, 24 jul (EFE).- El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, y los partidos políticos del país se comprometieron hoy a hallar en el corto plazo una solución política a la crisis institucional por la anulación de las elecciones de magistrados, que tiene prácticamente paralizado el sistema judicial.

También expresaron su preocupación porque la crisis pudiera afectar la ayuda internacional para El Salvador.

Funes anunció el compromiso político al término de una reunión de casi 10 horas en la Casa Presidencial con los dirigentes de los seis partidos salvadoreños.

Una declaración leída por el mandatario señaló que “se buscarán acuerdos políticos dentro del marco constitucional y legal necesarios para normalizar el funcionamiento del sistema de administración de justicia al más corto plazo posible”.

“Asumimos estos compromisos consecuentes con las aspiraciones de la sociedad salvadoreña para resolver esta problemática a la mayor brevedad posible”, agregó el texto que Funes leyó, flanqueado por los presidentes y secretarios generales de los partidos.

El diálogo “será continuo y reservado”, lo cual, según explicó Funes, significa que ninguno de los participantes “revelará el contenido de los acuerdos”.

Este fue el primer encuentro de alto nivel encaminado a superar la crisis, que estalló el 5 de junio pasado, cuando la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anuló las elecciones de magistrados hechas por la Asamblea Legislativa en 2006 y el 24 de abril.

Como producto de la crisis, El Salvador tiene desde hace más de una semana dos cortes supremas, una integrada por los magistrados cuyas elecciones fueron anuladas y la otra por la Sala de lo Constitucional ampliada con varios suplentes.

El diario local La Prensa Gráfica aseguró este martes que al menos 3.846 casos están paralizados en el Supremo por la crisis, 573 correspondientes al primer semestre de este año y los otros 3.273 a la “mora judicial” de años anteriores.

La declaración señaló que los “principios que orientarán” el diálogo son “el acatamiento de los fallos de la CSJ adoptados sobre la base del estricto respeto al texto de la Constitución, el respeto a la separación” de poderes “y el reconocimiento de que el único mecanismo para modificar la Constitución (…) es el previsto” en ella misma.

La Constitución salvadoreña no fija en qué períodos el Parlamento debe elegir a los magistrados, pero la Sala argumentó que una misma legislatura no puede hacerlo más de un vez, como ocurrió en 2006 y en abril pasado, y ordenó que la nueva legislatura, que asumió el pasado 1 de mayo, celebrara de nuevo el proceso.

El documento oficial plasmó la preocupación del Gobierno y los partidos ante la posibilidad de que la crisis afecte la ayuda internacional que recibe El Salvador, como han advertido senadores de Estados Unidos.

“Todos los participantes de esta mesa compartimos los anhelos de nuestro pueblo de continuar con el acceso a los diferentes programas institucionales, en especial a los de cooperación internacional que benefician a los grupos poblacionales más vulnerables”, apuntó la declaración.

El coordinador general del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Medardo González, reconoció ante los periodistas que “todavía no hay acuerdos” para resolver la crisis, pero se sentaron “los principios sobre los cuales se trabajará”.

“Hemos avanzando mucho (…) pero esto tampoco es algo que se resuelva en pocos minutos”, enfatizó González.

A la reunión también asistieron dirigentes de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), encabezados por su presidente, Alfredo Cristiani, quien gobernó el país en 1989-1994.

Asimismo, participaron los partidos minoritarios Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Partido de la Esperanza (PES), Concertación Nacional (CN) y Cambio Democrático (CD).

El FMLN, aliado con GANA, PES y CN, rechaza las sentencias de la Sala, que ARENA y CD respaldan.

El Parlamento acudió a la Corte Centroamericana de Justicia, que el 21 de junio resolvió suspenderlos los fallos del supremo salvadoreño en tanto emite una resolución definitiva, decisión que la Sala de lo Constitucional desechó.

Cinco de los 15 miembros de la Corte Suprema deben ser renovados cada tres años y así cumplen períodos escalonados de nueve años.

Funes indicó que la próxima reunión se celebrará el jueves.

San Salvador, 24 jul (EFE).- La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, expresó su “preocupación” y pidió la solución de la crisis institucional que vive El Salvador por la anulación de las elecciones de magistrados, según una carta difundida hoy en la capital salvadoreña.

Pillay pidió en la misiva al presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, Sigfrido Reyes, que se “preserve la independencia del Poder Judicial”, que por la crisis está dividido en dos cortes supremas de justicia.

La carta, divulgada hoy por los periódicos locales El Diario de Hoy y El Mundo, es “correspondencia oficial” enviada por Pillay a Reyes, confirmó a Efe un portavoz del Sistema de las Naciones Unidas en El Salvador.

Pillay expresó a Reyes su “preocupación ante la situación existente entre la Asamblea Legislativa y el Poder Judicial y sus implicaciones para el Estado de derecho y el goce de los derechos humanos en su país”.

Remarcó que “el Poder Judicial debe decidir los asuntos que son de su conocimiento y competencia de forma independiente e imparcial, libre de cualquier interferencia o amenaza y con irrestricto respeto a lo establecido en la Constitución y leyes de la República”.

Además, añadió Pillay, “sus fallos deben ser acatados por todos los órganos del Estado”.

La alta comisionada le pidió al jefe del Parlamento salvadoreño “tomar todas las medidas necesarias para poner fin al conflicto entre los poderes del Estado y se arribe a una solución respetuosa y consistente con los principios del Estado de Derecho, que preserve la independencia del Poder Judicial”.

Por otra parte, el diario La Prensa Gráfica asegura hoy que al menos 3.846 casos están paralizados en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por la crisis, 573 correspondientes al primer semestre de este año y los otros 3.273 a la “mora judicial” de años anteriores.

Entre esos casos hay demandas y recursos de revisión o apelación correspondientes a las salas de lo Penal, lo Civil y lo Contencioso Administrativo, según el rotativo.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, se reúne hoy con los dirigentes de los seis partidos políticos del país para buscarle una solución al conflicto.

La crisis surgió cuando la Sala de lo Constitucional de la CSJ anuló el 5 de junio pasado las elecciones de magistrados hechas en 2006 y el 24 de abril, y ordenó celebrarlas de nuevo.

El Parlamento desconoció los fallos de inconstitucionalidad y acudió a la Corte Centroamericana de Justicia, que el 21 de junio resolvió suspenderlos en tanto emite una resolución definitiva, decisión que la Sala desechó.

Cinco de los 15 miembros de la Corte Suprema deben ser renovados cada tres años y así cumplen períodos escalonados de nueve años.

La Constitución salvadoreña no fija en qué períodos el Parlamento debe elegir a los magistrados, pero la Sala argumentó que una misma legislatura no puede hacerlo más de una vez, como ocurrió en 2006 y en abril pasado.

El Salvador tiene desde hace más de una semana dos cortes supremas, una integrada por los magistrados cuyas elecciones fueron anuladas y la otra por la Sala de lo Constitucional ampliada con varios suplentes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo