La UE confía en que el resultado de la cumbre reduzca la presión sobre España

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 29 jun (EFE).- Los líderes de la UE se mostraron hoy satisfechos con las decisiones adoptadas en la reunión de dos días que han mantenido en Bruselas y confiaron en que las nuevas medidas a corto plazo sirvan para rebajar la presión de los mercados sobre España e Italia y las de medio y largo para superar la crisis.

“Por primera vez en un tiempo, se han dado pasos que los mercados percibirán como que Europa está poniéndose por delante en el juego”, llegó a decir el tradicionalmente escéptico primer ministro británico, David Cameron, quien no obstante señaló que dichos pasos “necesitarán ser continuados y aplicados” más adelante.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, opinó tras la cumbre que “el Consejo ha lanzado una señal política inequívoca” y el euro “es hoy un proyecto más fuerte y creíble que ayer”, pero también advirtió de que “queda mucho camino por recorrer”.

Su gran aliado en esta cumbre, el primer ministro italiano, Mario Monti, expresó su confianza en que las decisiones tranquilicen a los mercados, aunque reconoció que “es difícil predecir cómo responderán” porque en el pasado se adoptaron medidas que parecían suficientes, pero que no sirvieron para generar confianza.

Tras más de dos años y medio de crisis y numerosas medidas parciales para acabar con la desconfianza en la economía europea, los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios han aceptado permitir iniciativas como la recapitalización directa de la banca y un uso más flexible de los fondos europeos de rescate para la compra de deuda.

Estas medidas a corto plazo se completarán con un plan para potenciar el crecimiento económico y el empleo, que estará dotado de 120.000 millones de euros, y con un acuerdo para avanzar a largo término hacia una nueva arquitectura europea mediante una unión bancaria, fiscal y política y superar así la crisis de la eurozona.

Con las primeras, los líderes de la eurozona esperan poder ayudar a países como España e Italia -pese a que ambos han descartado de momento solicitar una compra europea de bonos soberanos- para que puedan volver a financiarse a precios razonables.

Para muchos, Rajoy y Monti, que bloquearon la aprobación del pacto de crecimiento hasta que hubiera medidas inmediatas que aliviaran sus problemas en los mercados, vencieron sobre la canciller alemana, Angela Merkel, quien hasta el último momento se oponía a una recapitalización directa de la banca, pero sus homólogos no quisieron hablar de una batalla entre dos grupos.

“No formo parte de los que distinguen entre dos grupos, entre líderes vencedores y perdedores, sino que creo que estamos juntos para encontrar una intersección que espero que tenga buenos resultados en los mercados financieros”, comentó el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en referencia al cambio de posición de Alemania, que algunos interpretaron como una derrota.

España lo que ha ganado es que, con la recapitalización directa, el préstamo de hasta 100.000 millones de euros no impacte en su deuda.

También ha conseguido que la eurozona no sea acreedora preferente cuando la ayuda europea se transfiera del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), una medida destinada a evitar una huida de los inversores y a fomentar la confianza en los mercados.

En cualquier caso, la recapitalización directa no estará disponible hasta que se haya creado, previsiblemente a principios de 2013, un supervisor bancario único para la eurozona, papel que asumirá el Banco Central Europeo (BCE).

Pese a que hoy varios líderes europeos, como el presidente del BCE, Mario Draghi, insistieron en que las medidas van acompañadas de estrictas condiciones, Merkel aclaró que no habría una troika -formada por la entidad monetaria, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional- para España o Italia.

La flexibilización de los fondos para intervenir en los mercados de deuda consiste en que a partir de ahora serán las recomendaciones específicas por país, vinculantes y con un estricto calendario de aplicación las que servirán de base para elaborar un memorando de entendimiento, explicó.

Los mercados reaccionaron hoy con cierto espíritu positivo a las medidas y la prima de riesgo española ha caído 68 puntos, hasta los 475 puntos básicos, y han dejado la rentabilidad en el 6,33 %.

Por su parte, la prima italiana ha descendido 45 puntos, hasta los 424, y ha registrado al cierre un rendimiento del 5,82 %.

Para España, la prueba de fuego tras la cumbre llegará el próximo jueves cuando se realicen nuevas subastas de bonos a tres, cuatro y diez años.

Bruselas, 29 jun (EFE).- El presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, confió hoy en que las decisiones de la cumbre de líderes europeos que concluye hoy en Bruselas sirva para tranquilizar a los mercados.

“Vamos a tomar decisiones coherentes y consecuentes destinadas a tranquilizar a los mercados financieros”, señaló Juncker a su llegada al encuentro de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Los líderes de la zona del euro abrieron la puerta esta madrugada a la recapitalización directa de la banca y a facilitar el uso de los fondos europeos de rescate para comprar deuda de países bajo presión en los mercados, las dos principales reclamaciones de España e Italia.

El acuerdo ha tenido una acogida positiva en los mercados al inicio de la sesión de hoy: la prima de riesgo española se sitúa en estos momentos en los 501 puntos básicos, después de haber caído en lo que va de mañana hasta los 474, tras el cierre a 542 puntos de ayer.

El interés del bono español a diez años está en el 6,62 %, después de haber llegado ayer al 6,93 %.

La primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, cuyo país sustenta la presidencia de turno de la UE hasta mañana, ha considerado que se trata de un “acuerdo muy sólido en la línea de lo que habían pedido España e Italia y eso es una muy buena señal para los países del euro y para todos nosotros”.

Thorning-Schmidt también destacó que los líderes europeos hayan llegado a un acuerdo “firme” para potenciar el crecimiento y el empleo y afirmó que pone de manifiesto que “cuando los países del euro quieren llegar a soluciones, cumplen”.

El canciller socialdemócrata de Austria, Werner Faymann, por su parte, también se mostró satisfecho por el resultado alcanzado hasta ahora en la cumbre y consideró que envía una “buena señal” y muestra que “todos quieren que la Eurozona exista y sea estable”.

“Estoy satisfecho porque, por supuesto, todos deseábamos fortalecer el mecanismo de protección” sostuvo, y añadió que en su opinión se necesitan “condiciones a medio y largo plazo” para que sea posible “una recapitalización más fuerte”.

El primer ministro de Bélgica, Elio Di Rupo, estimó que se ha llegado “a una etapa importante” para consolidar el euro y la confianza en la moneda única y celebró que se haya avanzado tanto en el pacto por el empleo y el crecimiento como en las soluciones solicitadas por España e Italia.

“Hacía falta un acuerdo global, y cada uno ha trabajado para favorecer un pacto global y responder, particularmente, a cuestiones importantes planteadas por Italia y España”, comentó.

“Es claramente una posición encaminada a detener ese círculo vicioso que consiste en que se hundan los bancos y, finalmente, los estados”.

La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, consideró que el acuerdo logrado anoche por la eurozona es “equilibrado” al lograr una concordancia “entre ayuda y asistencia financiera y responsabilidad y control”.

“Es el inicio de un camino muy largo donde se tendrá probablemente que invertir más para la unidad bancaria”, añadió.

Bruselas 29 jun (EFE).- Expertos comunitarios han alertado hoy de que los acuerdos de la cumbre europea son positivos para la eurozona, pero insuficientes como solución a medio plazo dadas las dudas sobre la recapitalización bancaria o sobre el uso de fondos para comprar deuda, que aún deben ser solventadas.

El director adjunto del centro de estudios bruselense Bruegel, Guntram Wolff, ha asegurado que constituye un “muy buen acuerdo” ya que “ofrece la perspectiva de escapar” al riesgo de insolvencia de España, ya que la recapitalización del sistema financiero será directa en el futuro -no computará como deuda- y se elimina el estatus de acreedor preferente del fondo emisor.

Menos claro ha visto el uso de los fondos europeos de rescate para comprar deuda, que queda por definirse, ha advertido.

En su participación en un seminario del Centro Europeo de Periodismo, ha puesto de manifiesto que el acuerdo alcanzado ayer de madrugada es “bastante fuerte” porque es “la primera vez que los jefes de Estado o Gobierno admiten por escrito que hay una conexión entre el sistema financiero y la deuda pública”.

Sin embargo, Wolff ha hecho hincapié en que para España las ayudas a la banca sí computarán como deuda pública hasta que no haya un mecanismo efectivo de supervisión en el que participe el BCE, discusiones que podrían iniciarse a finales de este año.

Ha considerado que quedan otras cuestiones por aclarar como el modo en que se transferirá la ayuda financiera del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) al mecanismo permanente de rescate (MEDE).

También fuentes de la Comisión Europea han subrayado que los mercados han reaccionado con fuertes subidas a los acuerdos de la cumbre porque no esperaban nada de la reunión, pero este es un estado de confianza que no se sostendrá en el tiempo fácilmente.

Estas fuentes creen que el acuerdo no es suficiente, y que a corto plazo hará falta un intervención directa del Banco Central Europeo (BCE).

También han puesto énfasis en que la previsión de que se firme un memorando de entendimiento vinculado al apoyo financiero a España implicará una nueva condicionalidad, aunque en este caso -en principio- estará referida solo al sistema bancario.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo