Nueva tragedia de inmigrantes indocumentados que navegaban hacia Australia

Por Publimetro Colombia

Sídney (Australia), 27 jun (EFE).- Un emigrante indocumentado ha muerto, 125 han sido rescatados y se cree que 24 están desaparecidos en el naufragio de otra embarcación que se dirigía a Australia desde Indonesia, en el segundo suceso marítimo de estas características en menos de una semana y en la misma zona.

La portavoz de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima, Jo Meehan, informó de que todavía no tienen cifras exactas, pero creen que en la embarcación viajaban unos 150 solicitantes de asilo, la mayoría mujeres y niños procedentes de Afganistán.

Dos barcos mercantes iniciaron las tareas de rescate y luego se unieron un buque de la Armada australiana y aviones de vigilancia, pero al anochecer se han suspendido las operaciones hasta las primeras luces del jueves y un navío se ha quedado de guardia en la zona, entre las islas de Java (Indonesia) y de Christmas (Australia).

Las condiciones atmosféricas y del mar fueron “aceptables, pero no ideales”, según la portavoz.

El director de control de operaciones de la autoridad marítima indonesia de búsqueda y rescate (Basarnas), Agolo (con un solo nombre como muchos de sus compatriotas), declaró a periodistas australianos que creen que los propios inmigrantes sabotearon el barco para que pareciera que estaban a punto de hundirse y que los rescatase Australia.

Un miembro de la tripulación de la nave supuestamente en problemas pidió socorro a la Policía Federal de Australia por un teléfono por satélite poco después del amanecer y el primer barco arribó el lugar unas cuatro horas después, según informaciones del medio australiano “Ninenews”.

“Probablemente pensaron que si (los guardacostas australianos) veían que el barco estaba en buenas condiciones les obligarían a regresar”, opinó Agolo.

La Policía indonesia cree que se trata de la misma banda de contrabandistas implicada en el naufragio del 21 de junio, que también transportaba, en su mayoría, afganos y cuyo hundimiento tuvo lugar a unos 24 kilómetros del ocurrido hoy.

De aquel naufragio, 110 personas, incluidos niños, fueron rescatadas, dos continuaban hospitalizadas ayer y otras 90 siguen desaparecidas en aguas del Índico.

Los primeros barcos con solicitantes de asilo empezaron a arribar a Australia en 1976, tras la Guerra de Vietnam, y el flujo se mantuvo moderado hasta el periodo 1999 y 2001, donde se registraron 12.176 personas.

De nuevo aumentó entre 2009 y 2001 a 13.846 inmigrantes, todos ellos principalmente provenientes de países en conflicto como Afganistán, Irak y Sri Lanka.

La isla de Christmas o de Navidad es, por su proximidad a Indonesia, a unos 360 kilómetros al sur de Yakarta, uno de las rutas más frecuentadas por contrabandistas para introducir gente en Australia.

Muchos barcos son interceptados por los guardacostas australianos pero otros protagonizan trágicos desenlaces, como el SIEV X, que se hundió el 13 de octubre de 2001 de camino a las Christmas y murieron 353 inmigrantes indocumentados.

La primera ministra de Australia, la laborista Julia Gillard, aprovechó hoy los dos últimos naufragios para presionar en el Parlamento para que aprobase, como así ocurrió, su plan de reubicar a los solicitantes de asilo en un tercer país.

No obstante, los analistas creen que la iniciativa perecerá en el Senado por los votos de la oposición y del Partido Verde.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha criticado este proyecto y ha recordado a Australia que el número de extranjeros que llegan al país para solicitar asilo es mucho menor a los que reciben países como Italia o Malta.

Según el ACNUR, los naufragios en el Índico ponen de manifiesto “las medidas desesperadas y peligrosas a las que se arriesga la gente cuando intenta escapar de la persecución en sus países”.

“También reafirma la necesidad de la cooperación y solidaridad internacional para hallar alternativas con las que proteger a esta gente y reducir la necesidad de que se embarquen en este tipo de viajes arriesgados”, indicó el ACNUR.

Rocío Otoya

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo