La UE y Colombia y Perú firman el tratado de libre comercio

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 26 jun (EFE).- La Unión Europea y Colombia y Perú firmaron hoy el tratado de libre comercio que acabaron de negociar en mayo de 2010, aunque aún será necesario el visto bueno del Parlamento Europeo para que pueda entrar en vigor.

A la ceremonia de la firma, que tuvo lugar en la sede del Consejo de la UE en Bruselas, asistieron el comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht, y el embajador danés, Jonas Bering Liisberg, cuyo país preside este semestre la UE, junto a los ministros de Comercio Exterior de Colombia, Sergio Díaz-Granados, y de Perú, José Luis Silva.

“Colombia les da oportunidad a las empresas europeas”, indicó a la prensa Díaz-Granados tras la ceremonia.

El ministro colombiano se mostró confiado en que el tratado sea favorable para los consumidores al ofrecerles “mejores y más baratos” productos, y también para recibir inversiones al fijar unas reglas claras.

En su opinión, una economía fuerte contribuye a la fortaleza de la democracia y las instituciones y a que la lucha contra las guerrillas y el narcotráfico sea también más eficaz.

En esa línea, Silva destacó que el tratado aportará más posibilidades de trabajo digno en Perú y dará al Estado más recursos que podrán ser invertidos “en los más necesitados”.

“Es un hito fundamental” para el país, destacó, y aseguró que permitirá un desarrollo sostenible.

Cuando el acuerdo comercial se aplique en su totalidad, los exportadores de la UE se ahorrarán 270 millones de euros anuales en derechos de aduanas, según datos de la Comisión Europea.

También contribuirá a una mayor apertura de los mercados por ambas partes e incrementará la estabilidad y previsibilidad del marco comercial.

La negociación del tratado concluyó hace más de dos años, pero durante ese tiempo el texto ha sigo sometido a verificaciones legales y ha sido traducido a las 23 lenguas oficiales de la Unión.

El tratado fue rubricado por la Comisión Europea, Colombia y Perú en abril de 2011.

La firma de hoy permite poner en marcha los procedimientos de ratificación formal en la UE, así como en Colombia y Perú.

El Parlamento Europeo, que será el primero en intervenir, votará su aprobación este año, y si emite un “dictámen conforme” y hacen lo propio las instituciones de Colombia y Perú, empezará a aplicarse de forma provisional hasta que los legislativos nacionales de los Estados miembros de la UE adopten el texto en una fase posterior.

El objetivo del acuerdo es eliminar aranceles en todos los productos industriales y pesqueros, ampliar el acceso al mercado de productos agrícolas, o mejorar el acceso a los contratos públicos, los servicios y los mercados de inversión.

Además, reducirá aún más los obstáculos técnicos al comercio y establecerá disciplinas comunes, entre otras cosas, en materia de derechos de propiedad intelectual, transparencia y competencia.

Incluye también cláusulas para la protección de los derechos humanos y el Estado de derecho, así como compromisos para aplicar efectivamente los convenios internacionales en materia de derechos laborales y protección del medio ambiente.

Las organizaciones de la sociedad civil también tendrán garantizada una participación sistemática en el control de la aplicación de dichos compromisos, que también estarán sujetos a un sistema de arbitraje, indicó la Comisión.

De Gucht dejó claro que el tratado prevé su suspensión unilateral si alguna de las partes observa violaciones de los derechos fundamentales.

Para ello, se creará un órgano que vigilará el cumplimiento de los derechos laborales y medioambientales. En la UE, si se da cuenta de irregularidades, el acuerdo podría ser suspendido a propuesta de la Comisión y con el respaldo de una mayoría cualificada de los países en el Consejo, explicó.

En 2011, el comercio bilateral total de mercancías entre la UE y Colombia y Perú ascendió a 21.100 millones de euros.

Las exportaciones de la UE a Colombia supusieron 5.000 millones de euros y las de ese país a la Unión, 6.900 millones de euros.

Por otra parte, las exportaciones comunitarias a Perú supusieron 2.800 millones de euros y las de ese país a la UE, 6.400 millones de euros.

Bogotá, 26 jun (EFE).- El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, consideró hoy que el Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado este martes en Bruselas por Colombia, Perú y la Unión Europea (UE) representa una “relación comercial preferencial” para su país.

“Este acuerdo significa una relación comercial preferencial con el primer importador mundial de bienes y de servicios, siendo además un mercado con una gran capacidad de compra”, afirmó Santos en referencia a la UE, durante el acto de celebración de los 15 años de la Zona Franca de Bogotá.

En el mismo acto, Santos indicó que los TLC son, además, “una magnífica noticia para las familias que viven de las zonas francas”, ya que serán ellos los principales beneficiados con la oferta laboral que generarán dichos acuerdos.

El ministro colombiano de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados y el comisario de Comercio de la Comisión Europea, Karel De Gucht, firmaron el acuerdo, considerado como el segundo más importante de la agenda comercial en la historia colombiana, seguido por el de Estados Unidos, en vigor desde mayo pasado.

Para el presidente colombiano, los operadores, teleoperadores, auxiliares de bodega, coordinadores logísticos, técnicos, tecnólogos y profesionales en comercio exterior son apenas algunos de los muchos beneficiados.

“Todos ellos ganan con los TLC y, a la vez, con su trabajo contribuirán al crecimiento económico de Colombia. Y no sólo me refiero a quienes pueden seguir teniendo una garantía de estabilidad laboral, en vista de los nuevos negocios y mercados a los que podemos llegar”, puntualizó Santos.

Desde Bruselas, Díaz-Granados indicó que Colombia aspira a triplicar las exportaciones no mineras hacia la UE en la próxima década como consecuencia de ese TLC.

“Las exportaciones no mineras son el 75 % del total y nuestro reto es triplicar el otro 25 % en los próximos diez años” en la UE, un mercado de más de 500 millones de consumidores, explicó el ministro.

El objetivo del acuerdo es eliminar aranceles en todos los productos industriales y pesqueros, ampliar el acceso al mercado de productos agrícolas y mejorar el acceso a los contratos públicos, los servicios y los mercados de inversión, entre otros puntos.

La firma de hoy permite poner en marcha los procedimientos de ratificación formal en la UE, así como en Colombia y Perú.

El Parlamento Europeo, que será el primero en intervenir, votará su aprobación este año, y si emite un dictámen conforme y hacen lo propio las instituciones de Colombia y Perú, empezará a aplicarse de forma provisional hasta que los legislativos nacionales de los Estados miembros de la UE adopten el texto en una fase posterior.

Bruselas, 26 jun (EFE).- La Confederación Europea de Sindicatos (CES) lamentó hoy la firma del acuerdo de libre comercio entre la UE, Perú y Colombia, al considerar que en este último país la situación sigue siendo “totalmente inaceptable” para los trabajadores debido a los ataques a sus derechos.

La CES se pronunció así sobre la firma del tratado que tuvo lugar hoy en Bruselas y que todavía debe recibir el visto bueno del Parlamento Europeo para entrar en vigor.

Los sindicatos europeos creen que son necesarios “resultados positivos tangibles” sobre el respeto de los derechos laborales en Colombia “antes de que la UE pueda emprender relaciones comerciales”, destacaron en un comunicado.

“A pesar del cambio de discurso del Gobierno de (Juan Manuel) Santos, la realidad sobre el terreno sigue siendo totalmente inaceptable para los trabajadores colombianos”, afirmó la CES.

La confederación reclamó “un plan de acción vinculante” centrado en la mejora de los derechos laborales y de otros derechos humanos e indicó que dicha estrategia debe ser aplicada “antes de que se tomen otras medidas precoces”.

En Colombia, los dirigentes y activistas sindicales “continúan siendo asesinados, amenazados e intimidados mientras los autores de los hechos gozan de una impunidad casi total”, señaló la confederación.

Dichas prácticas violentas “reducen a la nada toda promesa de libertad de ejercicio de los derechos laborales y de los derechos fundamentales, incluido el de libre asociación”, destacó la CES.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo